Aranguibel: “El capta-huella” es en verdad un “capta-malandro””

Alberto Aranguibel sostiene el lunes 01 de septiembre de 2014 en el programa Vladimir a la 1, que transmite diariamente el canal Globovisión, que el sistema biométrico anunciado por el gobierno nacional como combate al contrabando, no es una medida contra el pueblo sino contra los contrabandistas.

La farsa del modelo

vision_1

Por: Alberto Aranguibel B. / Últimas Noticias 30 de agosto de 2014

En medio de la reunión de diálogo convocada en abril por el presidente Maduro en Miraflores, el diputado ultraderechista Julio Borges sorprendió a la audiencia en cadena nacional de radio y televisión, con una sentencia estrafalaria en la que hablaba sobre la necesidad de cambiar el modelo económico venezolano por uno que nunca terminó de explicar.

La frase pareciera haberle prendido alguna luz al final del túnel a la maltrecha unidad opositora, si se considera la persistencia en su repetición por parte de los voceros más diversos de la derecha venezolana, incluso más allá de las fronteras de la MUD (o de lo que pueda quedar de ella por ahí).

Visión_2

Capriles en su gira de campaña no electoral por el estado Zulia afirma que “en nuestra Carta Magna no establece un modelo comunista (sic)”. El inefable presidente de Fedecámaras en entrevista a El Nacional sostiene que “el problema es el modelo económico y la tasa de cambio”. Conindustria, por su parte, dice más o menos lo mismo en su documento “Visión Venezuela” presentado en su convención anual de este año.

Todos, sin excepción, sostienen que el modelo actual debe revisarse para eliminar en primer lugar la Ley del Trabajo, para dar paso a una que estimule la competitividad, dicen. En segundo termino, declarar la liberación de precios para todos los productos regulados. Seguidamente, rescatar el carácter autónomo del Banco Central. En cuarto lugar, acabar con el control cambiario de divisas. Y finalmente, decretar la reprivatización de la actividad portuaria y de controles aduaneros.

Visión_3

Ninguno explica jamás, cómo es que se corrigen las distorsiones en la economía despidiendo empleados, legalizando la especulación, dando rienda suelta a la fuga masiva de divisas y eliminando toda posibilidad de verificación en los puertos de la mercancía que dice estar trayendo el sector privado, que por lo general ni trae mercancía alguna ni devuelve los dólares que se le otorgaron sino que los pone a jugar en el mercado negro.

¿Cómo es que la crisis surge supuestamente de la falta de producción nacional pero lo único que hacen es pedir dólares para importar cada vez más y tratar de controlar el Banco Central, los puertos y las aduanas? ¿Ninguno va a pedir bolívares para sembrar la tierra o fabricar zapatos?

 

@SoyAranguibel

Así nacieron las torturas en el ejército de los Estados Unidos

- En su impresionante libro Guerras sucias, el periodista norteamericano Jeremy Scahill explica, entre otras muchas cosas, de dónde nace la iniciativa de la Administración estadounidense de comenzar a torturar a sus prisioneros -

Unknown

Por: Pascual Serrano / Publicado en el Nº 274-275 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2014

Vale la pena conocerlo. Allá por 2002, con Donald Rumsfeld de secretario de Defensa, el ejército de Estados Unidos tenía una unidad especializada en preparar a los miembros de las fuerzas estadounidenses para que supieran resistir los intentos del enemigo para extraerles información si eran capturados. Todos los efectivos de los comandos pasaban por un programa de adiestramiento denominado SERE (Survival, Evasion, Resistence and Escape). Probablemente el oficial estadounidense mejor conocedor sobre prisioneros de guerras y supervivencia de rehenes sea Malcolm Nance, quien trabajó en el programa SERE entre 1997 y 2001. Ha sido consultor del Congreso de

abu ghraib 2

EEUU y analista de Fox News. Nance explica que el programa SERE se crea para familiarizar a los soldados norteamericanos con la gama completa de torturas que “una nación totalitaria y perversa, sin la más mínima consideración por los derechos humanos ni la Convención de Ginebra”, podía aplicarles si los capturaba. Nance y los instructores del SERE estudian los informes conseguidos a lo largo de la historia por diversos prisioneros de guerra estadounidenses y así diseccionan las tácticas de interrogatorio de los nazis, de diversas organizaciones terroristas, incluso documentos que se remontaban a la guerra de Secesión. El SERE, según Nance, “era depositario de todas las [tácticas de tortura] conocidas”, con el objetivo de preparar al personal militar estadounidense para hacer frente a las tácticas de unos enemigos sin ley.

Abu ghraib 3

Fue entonces cuando Rumsfeld y su equipo tuvieron la idea de someter el SERE al proceso inverso. Es decir, en lugar de estudiar las torturas para preparar a sus soldados en defenderse de ellas, adiestrarlos para aplicarlas. De modo que esas “tácticas medievales que habían estudiado y aprendido de los mayores torturadores de la historia compondrían su nuevo manual para interrogadores”. La Agencia responsable del programa SERE (Agencia Conjunta de Recuperación de Personal-JPRA) puso las lógicas objeciones a las intenciones de Rumsfeld, pero al final tuvieron que acatar las órdenes y, a principios de 2002, el psicólogo en jefe del SERE comenzó a elaborar un “plan de explotación” para que los interrogadores de la CIA y de la DIA (Agencia de Inteligencia de Defensa) recibieran instrucciones y psicólogos sobre tácticas de interrogatorio extremo. Una investigación del Comité del Senado sobre

Abu Ghraib 4

Fuerzas Armadas desveló que, ese mismo mes, la oficina de Rumsfeld solicitó documentos del JPRA, “incluidos extractos de los esquemas de los cursillos y las lecciones de los instructores del SERE, una lista de las presiones físicas y psicológicas usadas en la formación en resistencia del SERE, y un memorando de un psicólogo de ese mismo programa que evaluaba los efectos psicológicos a largo plazo”. El informe del Senado señalaba que el Departamento de Defensa quería aquellos documentos para someter los conocimientos del SERE sobre tácticas de tortura empleadas por enemigos de Estados Unidos a un proceso de “ingeniería inversa” para su uso en prisioneros detenidos por Estados Unidos.

Y así es como todas las atrocidades utilizadas por los grupos armados y gobiernos más aberrantes fueron perfectamente recogidas para ponerlas en práctica por el gobierno de Estados Unidos.

Fuente: Red en Defensa de la Humanidad

Aranguibel en CNN: El contrabando es una forma de capitalismo

En el programa Café CNN con la periodista Glenda Umaña, Alberto Aranguibel habla acerca del funcionamiento del sistema biométrico que ha anunciado el Gobierno de Venezuela como una nueva acción para controlar el contrabando de extracción.

La campaña del terror

capriles-llorón

Por: Alberto Aranguibel B. / noticiasbarquisimeto.com 27 de agosto de 2014

Uno de los rasgos que mejor define al liderazgo opositor (o a lo que pueda quedar de él por ahí), es sin lugar a dudas la desvergüenza con la que asumen su papel en el debate político venezolano, bajo la inmoral premisa de tirar la piedra y esconder la mano.

El yo-no-fui-ismo, común a la cúpula antichavista como norma recurrente de conducta, es ya proverbial en un sector habituado a la condescendencia revolucionaria a la que obligan la naturaleza tolerante del proyecto bolivariano y el carácter humanista del modelo de igualdad y justicia social que el Comandante Chávez promovió en el país desde el primer momento de su aparición en la escena política venezolana a finales del siglo XX.

Un aspecto diferenciador como pocos entre la infinidad de rasgos que distancian de manera diametralmente opuesta al liderazgo opositor con la forma en que se asume la conducción política en las filas revolucionarias es sin lugar a dudas el sentido de la responsabilidad. Ese mismo sentido que determinó desde un primer momento el inusual e indetenible crecimiento del liderazgo político del Comandante y que lo convirtió no solo en Venezuela sino en el mundo entero en una referencia de rectitud y lealtad a los principios que le inspiraron y que perfiló en todo momento su actuación como luchador consecuente con su palabra y con su comportamiento público.

Algo verdaderamente difícil de encontrar en el liderazgo opositor, que pareciera jactarse de su conducta evasiva y contradictoria sobre los asuntos por los cuales le corresponde responderle a ese sector de la sociedad que, en pleno ejercicio de sus derechos constitucionales, decide no militar en la causa revolucionaria y prefiere intentar abrirle cause a su visión del país desde una posición neoliberal o de derecha. Llega a ser tan persistente la conducta ambigua y evasiva del liderazgo opositor frente a los temas de interés nacional, que queda perfectamente claro que, más que deficiencia o muestra de mediocridad en la capacidad política de la MUD, de lo que se trata en el fondo es de una expresión de perversa maquinación para utilizar al pueblo de la manera más inmisericorde, usando siempre la necesidad, el hambre y el dolor de la gente para alcanzar el poder y colocarlo de nuevo al servicio precisamente de los intereses de quienes generaron en el pasado esa miseria, esa hambre y ese dolor que hoy con tanto esfuerzo supera el país gracias a la revolución.

De ahí la inmoralidad de ese siniestro personaje en que se ha convertido el dirigente de Primero Justicia, Henrique Capriles, derrotado como candidato y como jefe de campaña de toda la oposición en los cuatro procesos electorales más importantes de nuestra historia reciente, en los que en apenas un año y medio fue derrotado en dos procesos electorales para elegir Presidente de la República, uno para elegir Gobernadores y otro para escoger Alcaldes y Concejales, quien se ha dedicado ahora a recorrer de manera extemporánea el país en una absurda campaña electoral para tratar de sumar adeptos a una causa que no pareciera ser ninguna otra que la del terrorismo guarimbero.

No hay en este momento declarado periodo alguno de campaña, simplemente porque las elecciones que manda nuestra Constitución ya se realizaron (muy a pesar de quienes desde las filas opositoras coquetean con el golpismo) y porque la gente quiere que así como se respetan en el mundo entero los periodos electorales, también deben respetarse los no electorales para que el país pueda seguir su curso normal de trabajo en la construcción de su porvenir. Como en toda democracia avanzada en el mundo, Venezuela tiene derecho a disfrutar en paz de sus periodos no electorales; no todo es campaña electoral y elecciones, como quiere hacernos creer esa obtusa e inepta dirigencia opositora.

Por eso, la única explicación de la campaña de Capriles por el país, justamente en momentos en que el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro está enfrentando con tenacidad, coraje y mucha eficiencia, la crisis y las expresiones de terrorismo a los que nos ha querido llevar esa misma derecha irresponsable que el fracasado dirigente opositor representa, es que su propósito es el de alentar la conspiración fascista que se esconde tras la fachada de la supuesta lucha social que esos sectores dicen encarnar.

Obviamente para esa tozuda oposición la desestabilización es una oportunidad sin importarle para nada el padecimiento y el dolor por las muertes que por lo general sus acciones terroristas generan, ni mucho menos el daño en términos de pérdidas cuantiosas de recursos que le ocasionan al país con su terco empeño en torcer antojadizamente la voluntad popular.

Que quede claro; si Capriles, en vez de atender sus obligaciones como Gobernador, está recorriendo el país fuera de periodo alguno de campaña, proclamando al mundo su infamante y provocador discurso incendiario contra el Gobierno legítimamente electo, además de darle argumentos alentadores al terrorismo para reincidir en la violencia, está incurriendo inequívocamente en instigación al delito y a la rebelión. Delitos ambos contemplados en la Constitución, de los cuales seguramente dirá luego, como siempre, “yo-no-fui”.

 

@SoyAranguibel