¡Gloria eterna, María!

Acaba de fallecer la más grande cultora del joropo oriental, llevándose consigo la gloria de haber alcanzado con su arte maravilloso el respeto y la admiración del mundo entero, hasta donde llegó con su belleza y su sencillez inigualable pero fundamentalmente con la calidad extraordinaria de su inconfundible voz de cumanesa íntegra e indoblegable. En este video, grabado en 2008, una muestra apenas de su inmenso canto:

@SoyAranguibel

Matar para ganar

- Publicado en Últimas Noticias el 27 de septiembre de 2014 -

barack 2014

Por: Alberto Aranguibel B.

Desde la óptica burguesa en la que se ha desenvuelto siempre, el derecho político ha establecido que “totalitarismo” es aquel sistema en el cual las libertades individuales se supeditan a los intereses del colectivo que a su vez son resumidos en un poderoso Estado que representa al conjunto de la sociedad y que en función de ella decide todo y controla todo.

Cuando esa concepción arbitraria de la democracia es ejercida por los imperios, la ciencia social no hace objeción alguna. El término “totalitario” se adjudica solamente a los gobiernos que surjan de la voluntad popular y que persigan construir su bienestar económico, social y político, bajo la premisa de la independencia y la soberanía. Se oculta así que “totalitarismo” es lo que surge del desespero de las clases pudientes al verse desplazadas por las mayorías depauperadas cuando estas ejercen el poder para labrar la justicia y la igualdad social.

Por eso, el que un emperador abogue frente a una treintena de millonarios por la libertad de unos cuatro o cinco presidiarios del mundo desde un gran salón de festejos en la segunda capital del imperio norteamericano, es algo muy bien visto por las clases con mayor poder económico y político de todo el planeta. De ahí que todos los medios de comunicación coloquen ese gesto demagogo como noticia principal de primera plana.

“Leopoldo López merece estar libre”, dice el cínico emperador, y su voz retumba en el salón como la tromba ensordecedora en que se convierte la voz de los dioses cuando ordenan desde El Olimpo.

Le han puesto preso a un soldado. A un gladiador de sus ejércitos. Y con su necia bravata deja claro que le importan un comino los más de cuarenta y tres muertos que ese miserable terrorista mandó a matar en las calles de Venezuela, con el audaz propósito de asaltar el poder mediante el único mecanismo con el que cree que tiene alguna ventaja sobre la mayoría que no ha aceptado, ni aceptará jamás, su propuesta neoliberal como proyecto de país… la muerte.

Solo un emperador desquiciado como él, que delira de gozo cuando desata el horror de la muerte contra los pueblos a los que acusa de totalitarios para justificar sus genocidios, puede ufanarse de exigir libertad para los criminales.

¡Sí será pendejo ese emperador!

@SoyAranguibel

¿Qué significa “Chúo”?

- Publicado en noticiasbarquisimeto.com el 23 / 09 / 2014 -

chuoPor: Alberto Aranguibel B.

Cuando a mediados de los años noventa el partido social cristiano COPEI decidió nombrar presidenta a la inefable periodista Rosana Ordóñez, todo el mundo supo que hasta ahí llegaba la legendaria organización creada medio siglo antes por Rafael Caldera con la intención de usarla como palanca para alcanzar en algún momento la presidencia de la República, tal como lo hizo en 1968.

La señora venía de ser la más pintoresca fablistana del país por aquellos años del último cuarto del siglo XX, fundamentalmente por lo caída de la mata que solía ser cuando ejercía como entrevistadora, inundando siempre con preguntas idiotas cualquier rueda de prensa o programa de opinión por muy simple que fuera el tema que se abordara. Durante su tiempo de estudiante, en la Universidad Central de Venezuela, era común el grito “¡Otra rosanada más!” cada vez que la ingenua levantaba la mano para preguntar algo en clase.

Tan cierta fue la apreciación de la gente con aquel estrambótico y deschavetado nombramiento, que COPEI nunca más volvió a levantar cabeza y su espacio vacío y lastimoso, terminó siendo llenado por la pléyade de recogelatas políticos que desde entonces constituyen su menguada y siempre languideciente dirigencia.

En AD la cosa no fue distinta. Desde que Carlos Andrés salió corriendo apenas le abrieron las puertas de La Ahumada, donde estuvo recluido por los juicios que se le seguían por corrupto, a gastar su dinero en un ambiente menos adverso a su plan de pacífico retiro mayamero, nunca más se vio en ese partido aquel esplendor combativo que le caracterizó desde su nacimiento, allá por los mediados de los años treinta del mismo siglo pasado, ni la vitalidad que le imprimió Rómulo con su jerga grandilocuente que heredaron después sin ninguna fortuna ni gloria todos los demás dirigentes que por tales cargos fueron desfilando.

Se dice que es tan dolorosa la precaria condición de orfandad que se respira en la sede de la tolda blanca, que muchos están convencidos de que los que acuden hoy en día a sus aniversarios lo hacen más como si fuera el cumpleaños de Ramos Allup que el del partido. Han llegado a decir algunos, que cuando se muera Henry y lo saquen para el entierro, el último que salga cerrará y botará la llave sin ni siquiera mirar para dónde cae.

Primero Justicia anda en su rocambolesco plan golpista, en que el todos, desde Capriles hasta Julio Borges y Tomás Guanipa, parecen el espía Salazar, que el único que cree que nadie lo ha descubierto es él mismo. María Corina y Leopoldo, del puro afán terrorista, ya ni partidos tienen porque todos van a dar con sus huesos en la cárcel. En la Causa R, ni se diga. Y en alianza Bravo Pueblo, no hay ni quien recoja la basura.

De modo que nombrarle un Secretario Ejecutivo a ese desastre que es la MUD, en la que se unen a la perfección solamente la nada con el olvido, no puede ser sino una medida de extremaunción. Más o menos como hizo COPEI cuando nombró a Rosana Ordóñez. O cuando AD decidió entregarle para siempre la Secretaría General a Henry Ramos Allup, convencidos como seguramente están en el CEN de que ahí no hay más nada que buscar.

Después de tanto vociferar su anticomunismo visceral por las pantallas televisivas de la ultraderecha, el tránsfuga saltamontes en que ha devenido el antiguo “camarada Chúo” terminará siendo recordado, cuando mucho, como “El viejo enterrador de la comarca”.

 

@SoyAranguibel

Capitalismo, cine y cigarrillos… las tres C de la perversión

- Publicado en Correo del Orinoco el 22 / 09 / 2014 -

fumador

Por: Alberto Aranguibel B.

Una de las reglas fundamentales de Hollywood, en términos estrictamente ideológicos, es la del uso intensivo de estereotipos para definir sus personajes. Sea cual sea la trama, la época o el lugar en el que se desarrolle la historia de cada película, los personajes responderán siempre a un mismo perfil que servirá para que el público capte con facilidad de quién se trata en cada caso. Al “muchacho bueno” le corresponderá invariablemente el aspecto del muchacho bueno y al “chico malo” el del deplorable pendenciero, mugroso y repugnante.

Entre los elementos infaltables a la hora de recrear a cualquier indeseable en la pantalla, estará siempre el cigarrillo y el hábito de fumar con la mayor fruición y el más angustiante desespero. El villano de toda producción de cine o televisión, se identificará de inmediato, incluso sin pronunciar todavía parlamento alguno, por el empeño en encender cuanto antes cigarrillo tras cigarrillo, simplemente para poder pensar o para llevar a cabo cualquier acción que demande un mínimo de concentración mental. Toda situación delicada o tensa será abordada invariablemente en los guiones cinematográficos con una invitación a fumar o a tomar un trago, colocado prodigiosamente a la mano en todo momento en un frasco de cristal con una hielera a su lado, ya sea en una sala, un comedor, una oficina, un avión, un barco camaronero o una carpa en medio de la selva.

El acto de fumar en pantalla colma de punta a punta las películas de hoy en día, al extremo de colocar a un mismo personaje encendiendo decenas de cigarrillos en un mismo film, como sucede por ejemplo en “Carlos”, la película del director francés Olivier Assayas que recrea en 2010 la vida de Ilich Ramírez, y en la cual el protagonista del film enciende y fuma a lo largo de las cerca de 48 escenas del largometraje un promedio de 3 cigarrillos por escena. Según el esquema discursivo del guión, el personaje debe ser presentado como todo un desquiciado y desalmado terrorista, para lo cual la asfixiante presencia del cigarrillo y del maniático empeño en fumar por parte del actor Edgar Ramírez, resultan esenciales en la conformación de ese estereotipo.

Pero el estereotipo del villano al que se le asocia el hábito de fumar como parte de su despreciable personalidad no fue utilizado por el cine de manera exclusiva para promover el cigarrillo entre los millones de espectadores que acuden a las salas cinematográficas del mundo entero. El estilo de vida de los personajes más diversos en las películas y series de televisión de todo género, estuvo desde siempre caracterizado por el afán de fumar hasta en las situaciones más absurdas e inverosímiles. Un cigarrillo inmediatamente después de hacer el amor es probablemente la más frecuente. Solamente en Mad Men, la famosa serie televisiva producida por Lionsgate Television y estrenada en 2007 por el canal de cable AMC (que llega a más de 96 millones de hogares norteamericanos, más o menos 300 millones de personas), se contabilizaron 1.194 cigarrillos, el equivalente a 59 cajetillas, fumados en pantalla en apenas 5 de sus 7 temporadas. Las escenas de seducción y de sexo son las más recurridas. (1)

El propósito de tan demencial persistencia, como es obvio, no es otro que el de sembrar entre los espectadores el hábito de fumar, sin importar en lo más mínimo las alarmantes cifras de daños a la salud y de muertes ocasionadas por la inhalación del humo del cigarrillo y sus venenosos componentes. El inmenso poder de las grandes corporaciones que hoy mueven el descomunal negocio del tabaco en el mundo, hace que el cine se haya convertido en un arma de destrucción masiva que año tras año acaba con millones de vidas en el mundo entero, con su invitación directa e indirecta a fumar. Invitación en la cual los más susceptibles de caer son siempre los más jóvenes, que encuentran con mayor facilidad en el cigarrillo la realización del fabuloso estilo de vida mundano que recrea la ilusoria ficción de las producciones de Hollywood. De acuerdo a un informe presentado por la BBC de Londres en 2011, el impacto del cigarrillo en las películas sobre los jóvenes motivó que un alto porcentaje de los encuestados (73% de la muestra) mostrara inclinación a fumar luego de ver filmes en los que se ve gente fumando. (2)

Es exactamente la concepción capitalista que subordina la vida al interés del dinero la que mueve hoy en día esa poderosa máquina de destruir seres humanos solo por el afán de vender cada vez más su venenoso producto. Como está demostrado, el ser humano en el capitalismo tiene valor únicamente si produce dinero. Y eso en el mercado del cigarrillo es determinante, porque, en la medida en que se conoce más globalmente el fenómeno de los factores perjudiciales que afectan la salud de la gente y se acortan las posibilidades de una larga y tranquila vida, la sociedad tiende a ser cada vez más reacia al hábito de fumar.

De ahí que el rol de los medios de comunicación, valga decir, la publicidad (y todas sus formulas engañosas), sea tan relevante en el mantenimiento de ese perverso mercado que el capitalismo vende a través de su distorsionador contenido mediático como sano, como económicamente necesario, incluso como indispensable para la generación de desarrollo, para la creación de fuentes de empleo, de programas sociales, de salud, etc. La publicidad es el instrumento mediante el cual el capitalismo narcotiza a la población con la falsa promesa del confort y del glamour que entusiasman a la gente en la idea del consumismo, de la frivolidad, la estulticia y del aire de grandeza que transmite el estereotipo del éxito al cual se asocia el cigarrillo.

En virtud de esa conciencia que la sociedad va adquiriendo progresivamente respecto del letal daño que causa el humo del cigarrillo sobre el ser humano, es que la industria del cine se ha visto en la obligación de recurrir a fórmulas cada vez más tramposas, como la publicidad subliminal, por ejemplo, para convencer a la gente de consumir sin ninguna necesidad un producto que con toda seguridad le hará daño y que podría incluso causarle la muerte. Algo que nadie en su sano juicio aceptaría de manera conciente. Por eso ningún actor ofrece el cigarrillo al espectador sino que lo fuma persistentemente en pantalla. Su actuación solo persigue explotar la tendencia natural de la gente a imitar modelos que le resulten atractivos o admirables.

Hace pocos años, en Caracas, una inmoral campaña publicitaria llenó de vallas la ciudad con mensajes subliminales de una importante marca de cigarrillos orientados directamente a estudiantes para invitarlos a fumar desde la más temprana edad. Se trataba de Marlboro, que en una serie de 6 absurdos motivos de vallas con el tema de los autos de carrera, les decía a los lectores que tenían que inscribirse, tomar nota, sacar sus apuntes, etc., nada de lo cual se hace en la Fórmula 1, pero que sí lo hacen los jóvenes en sus centros educativos.

Mientras el capitalismo los invitaba a su autodestrucción, el Comandante Hugo Chávez les brindó a esas y esos jóvenes, y al país entero, la posibilidad de una vida plena a través del impulso al deporte, de una educación gratuita y de calidad a través de decenas de nuevas universidades y centros de enseñanza a nivel nacional, con planes masivos de becas estudiantiles a todo nivel para proteger el ingreso familiar, de una ingesta calórica que asegurara su mejor y más sano desarrollo, de viviendas dignas que les sacaran de la miseria y la pobreza extrema en que el neoliberalismo los hundió en el pasado, de una opción liberadora a través de la creación cultural en todas sus ramas, incluyendo la música, el teatro y el cine. Y les dio lo que probablemente resulte más importante frente al criminal empeño capitalista de promover el hábito de fumar entre los jóvenes; prohibió mediante la resolución 030 del Ministerio para la Salud, fechada el 02 de marzo del 2011, fumar en espacios cerrados, sean públicos o privados, “al considerar que el cáncer de pulmón es el tipo más frecuente y principal causa de muerte en el mundo.”

Diferencias que reafirman el carácter salvaje de un modelo perverso como el capitalismo y la esperanzadora posibilidad de vida plena que garantiza el socialismo.

@SoyAranguibel

 

FUENTES:

Los carajtos me aprietan, las medias me dan calor y el beso que me dio mi madre…

IMG_1791.JPG
Por: Alberto Aranguibel B.

Es como cosa de cuentos. La persistencia en la torpeza, en el equívoco, en el dislate consuetudinario e irrefrenable de la oposición, no hace sino ratificar de manera creciente e incontrovertible que el verdadero problema de ese entente antichavista no es en modo alguno político, sino… maternal.

Luego de su arrogancia inicial, aquella de los primeros años de la revolución bolivariana, durante los cuales la oposición, derrotada estruendosamente por el líder que el pueblo había designado ya como su conductor indiscutible, se presentó al país como el súmmum de la sabiduría política, que resumía en una misma entidad polivalente el genio de Betancourt elevado a su máxima expresión, la densidad académica de Caldera, el brillo deslumbrante de Raúl Ramos Gimenez, Ruíz Pineda, Calvani y hasta del mismísimo Jóvito, amalgamados todos en una sola masa pluscuamperfecta, la dirigencia cuartorepublicana entendió, con base en sus propios fracasos, que la lucha que pretendía librar contra el proceso iniciado con la muerte del inviable modelo neoliberal a finales del siglo XX, no era un asunto tan simple que pudiera resolverse con el solo concurso de esas eminencias en las que ellos se constituyeron a sí mismos. Que debían apelar a ejecutores con mayor capacidad de choque. Es decir, que no fueran tan incompetentes, tan cobardes ni tan embusteros como ellos.

Fue así como llegaron en algún buen momento a la clara convicción de que debían poner al frente de la pelea por la reinstauración del neoliberalismo a los que por aquellos tiempos, en el 2001, se llamaban todavía los ¨padres y representantes¨, a quienes sacaron a marchar furiosos contra el Decreto 1011 a lo largo y ancho del país, pero sin obtener en modo alguno la ansiada respuesta del derribamiento del régimen. Meses después del sofoco de padres, madres y farsantes que asumían el rol de representantes en los colegios de toda la nación, la revolución y el chavismo seguían intactos. Había que cambiar de ejecutores.

Sucesivamente se enarbolaron como promesa contrarrevolucionaria después de los derrotados padres y representantes la engreidísima Gente del Petróleo, los militares en retiro vergonzoso, las actrices desvencijadas del siglo pasado, las divorciadas sin esperanzas de las urbanizaciones del este, todos y cada uno de los sectores de la más pastosa “sociedad civil”, como ellos gustan llamarle para diferenciarla de la sociedad salvaje que según ellos el chavismo encarna, se turnaron al bate a través del tiempo para tratar de sacarla de jonrón con el plan golpista del Departamento de Estado norteamericano, pero ninguno dio pie con bola, como le dicen los que saben, hasta que pensaron (más por descarte que por ninguna otra razón) en los muchachitos bien, cuyas ganas de protagonizar alguna película de Rambo les desvela hasta la narcosis desde que agarraron por primera vez un joystick de Play Station y supieron lo que era el éxtasis del asesinato por placer.

Los llamados líderes de la derecha tuvieron entonces que acordar probablemente un proceso de educación neonatal antes que de formación política o ideológica propiamente dicha. Educar a combatientes en la lucha contrarrevolucionaria no es en modo alguno lo mismo que entrenar imberbes para que pongan bombas por el simple placer de la figuración temprana en las pantallas de la televisión y las fotos de prensa, y que además de eso tengan la suficiente perspicacia y talento como para saber quedarse callados frente a la policía cuando de explosivos y acciones terroristas se trata.

Educar carajitos en el lenguaje de la conspiración, sobre todo cuando se tiene montada la fachada de la lucha democrática recorriendo el país con mitincitos de lastimosidad (que bien pudieran hacerse dentro de un ascensor y sobraría espacio) para dar la impresión de que no se tiene nada que ver con esos niñitos bien que estás usando como carne de cañón para que sean ellos los que se jodan a la hora de las chiquiticas, es un trabajo arduo y difícil que no cualquiera puede hacer bien, por mucha cancha que se tenga con el Departamento de Estado o con el dueño de la Polar, por decir algo. El que con muchachito se acuesta, con toda seguridad resultará embarrado, dice la voz popular. Y seguramente será por algo.

Ahora, como siempre, cuando esos, sus niños consentidos, la embarran hasta más no poder, por impericia, inmadurez y hasta por imbecilidad, como el caso de los niños bomba que conmocionan hoy al país y al mundo con sus disertaciones sobre las muertes que pretenden causar en Venezuela con sus jueguitos de “Maricori tumba a Maduro” versión 2.0, el liderazgo opositor no consigue articular respuesta alguna y solo alcanza a poner cara de mamita consternada porque papá Barack no logra poner en cintura a sus lindas criaturas. Toda madre sabe que los muchachitos van a salir igualitos a sus padres. O por lo menos eso procuran. Por eso aquí la culpa no es de los monos sino de quienes les dan los garrotes… o los explosivos.

No se sabe quién la embarra más, si los niñitos que la ponen o las mamás que los pellizcan.

@SoyAranguibel