¡Que nadie se contente mucho!

- Publicado en Últimas Noticias el 19 de diciembre de 2014 -

obama-castro-handshake copia

Por: Alberto Aranguibel B.

En uno de los discursos más inmorales que jamás haya pronunciado presidente alguno, Obama le dice al mundo que va a dar un paso histórico reanudando relaciones con Cuba como si el asunto fuera un magnífico triunfo de su gestión y no el más resonante fracaso de la política exterior del imperio desde la vergonzosa derrota que EEUU sufriera en Vietnam hace ya medio siglo.

Reconoce que la política del bloqueo ha sido un gran fracaso, es verdad, pero deja de lado que lo que más queda al descubierto con su declaratoria es la ineptitud de diez, óigase bien; diez, presidentes norteamericanos para percatarse de esa torpeza.

Durante todo ese tiempo el imperio yanqui pretendió no solo asfixiar sino desprestigiar a la revolución cubana por su supuesta incompetencia para impulsar la economía de la isla, dejando de lado que a pesar de verse sometida a un infame bloqueo económico, el pueblo cubano goza de educación y salud gratuitas de las más avanzadas del mundo y es una potencia latinoamericana en medicina, deportes, literatura, música, lo que ha puesto en evidencia que para progresar no hace falta el capitalismo sino la justicia social.

Con base en esa innegable verdad, y por la injusticia que encarna el atrasado e ilegal cerco al hermano país, el Comandante Chávez logró concitar muy rápidamente desde su llegada al poder el respaldo creciente de las naciones del mundo en defensa de los derechos de los cubanos a su libre determinación. Por eso en los últimos quince años EEUU se ha quedado solo en todas las votaciones, primero de la OEA y luego de la ONU, en las que los pueblos progresistas claman por el cese a la criminal medida del imperio.

De ahí que el anuncio no puede ser entendido sino como un inmenso logro de la revolución cubana contra la pretensión de dominación planetaria del gigante del norte. Cuba no ha claudicado ni un ápice en su planteamiento revolucionario. Obama ha tenido que acabar con un programa en el que Estados Unidos ha invertido miles de millones en recursos de todo tipo durante medio siglo.

Pero, no cantemos victoria. Detrás del santo siempre asecha el demonio. Ahora viene la batalla contra la inyección de capitalismo que el imperio debe tener preparada para la isla. Tal como pretende hacer hoy contra Venezuela.

@SoyAranguibel

desdelaplaza.com: ¿Cuál es el impacto real de las sanciones promulgadas por Obama?

- Publicado el 19 de diciembre de 2014 en DesdeLaPlaza.com -

obama firma

Por: Ernesto Navarro / desdelaplaza.com

Estados Unidos, difundió una ley que sanciona a funcionarios venezolanos acusados -estiman ellos- de violar derechos humanos.

Las medidas incluyen:

-Suspensión de visas

-Congelamiento de activos en territorio estadounidense pertenecientes a los funcionarios objetos de la ley.

Hasta ahora sólo ha habido una tanda de pronunciamientos mediáticos de ida y vuelta entre Caracas y Washington. Quizá lo más contundente, fue la respuesta del Presidente venezolano en la marcha por los 15 años de aprobada la Constitución bolivariana: “Agarren su visa y se la meten por donde tienen que meterse la visa de los Estados Unidos de Norte América, insolentes imperialistas yanquis”.

El venezolano Alberto Aranguibel (@soyaranguibel), es analista político y columnista de varios medios impresos nacionales. En su opinión esa medida del gobierno de Obama es “eminentemente comunicacional. No es una medida práctica” ya que su objetivo es atacar y golpear, en términos de opinión pública, a líderes de la revolución.

Alberto Aranguibel analista político venezolano.

“No debe extrañarnos que en esa lista aparezcan desde Nicolás para abajo. Eso sólo busca mermar la lealtad al partido, porque resulta difícil o casi imposible verificar si los señalados poseen realmente bienes o dólares. Incluso las autoridades de ése país tampoco facilitan que eso se sepa. Por eso digo que es una acción comunicacional”.

Si alguien lo negase, a nivel de percepción, siempre quedará como una polémica de tu palabra contra la mía.

El periodista argentino Marcos Salgado, corresponsal del canal Hispantv, lo pone más simple aún: son ‘sanciones’ contra particulares, no contra el país.

Trasfondo

Uno de los triunfos indiscutibles del Comandante Hugo Chávez, fue haber construido para Venezuela un importante y sólido prestigio internacional que liberó al país de la careta de la nación del petróleo y las mises.

“Todas esas listas en las que Estados Unidos nos incluye: que si no luchamos contra las drogas, que si los derechos humanos, que si esclavitud o trata de blancas o cualquier vaina que se les ocurra, intentan minar la imagen del país. Ese sería el colchón que necesitarían para eventuales acciones realmente impactantes”.

En opinión de Aranguibel, más allá de Obama, Estados Unidos se encuentra en la encrucijada de resolver temas que lo impactan como nación de cara a los próximos 50 años:

-la energía,

-la estabilidad del dólar

-y el surgimiento de modelos alternativos a capitalismo neoliberal, principal activo político de esa nación.

Con cada enfrentamiento (China, Rusia y ahora Venezuela) Estados Unidos aspira resolver uno de los tres temas fundamentales enumerados por Aranguibel. La polémica alrededor del fracking (por ejemplo), estriba en que los gringos privatizaron todo su potencial petrolero y tienen la imperiosa necesidad de convertirse en una potencia energética.

“Si luego de todas las listas publicadas y las medidas tomadas contra Venezuela, procedieran -por ejemplo- a expropiar Citgo, se mostraría comunicacionalmente como una acción necesaria, pero en el fondo eso les otorgaría una capacidad de refinación y propiedad sobre activos que no poseen en la actualidad”, agrega.

Cuba en medio del juego

Como ya se ha dicho hasta la saciedad, las medidas contra Venezuela se publican justo cuando se deshielan las relaciones de USA con Cuba.

Alberto Aranguibel lo ve de esta manera: “Cuba le ha salido carísimo al gobierno de Estados Unidos. Saca la cuenta que hasta las declaraciones de Obama hubo 10 presidentes en la casa blanca. No haber acabado con Cuba le costó mucho a Washington en términos de imagen. Es decir que un país pueda lograr avances significativos en medicina, educación, desarrollo industrial, etc., fuera del capitalismo ¡Eso es muy costoso para ellos!”.

El turno de Venezuela

Pero el intercambio de prisioneros no es un hecho aislado, nada en política internacional lo es. Pareciera, que por primera vez en 15 años de revolución, Venezuela realmente se tambalea, se desata una euforia consumista, la economía se dolariza y que aumentamos las compras hacia esa nación porque no nos quedan más opciones.

Estados Unidos sabe que esa es un arma letal que ha empuñado por años: su penetración ideológica a través de sus medios masivos de comunicación. Con ellas se quiere salvar Obama.

“Si Obama aprueba sanciones duras contra Venezuela sin hacer esos gestos de buena voluntad, como lo ocurrido con Cuba, quedaría con una imagen de monstruo. Pero si llega a conseguir el desbloqueo a Cuba y luego emprende sus agresiones contra China, Rusia y Venezuela, ante la comunidad internacional, no quedaría tan mal parado. Por eso digo que juega mucho lo comunicacional. Para Obama, Cuba fue como un enroque”.

Inyección de capitalismo

Alberto Aranguibel nos recuerda la importancia de mirar ejemplos como los ocurridos en China y Rusia con la apertura al capitalismo. En aplicar esas inyecciones, Estados Unidos está más que adiestrado.

“En China, a pesar de haber aplicado impuestos carísimos a los productos que llegaron con la apertura, son incontables los ejemplos de personas que llegaron a vender uno de sus riñones o hasta un hijo para comprar se un teléfono de última generación o vainas así”.

Mientras que la Rusia de la restructuración o Perestroika, no fue muy diferente. “Los rusos hablaban pestes del comunismo, mientras veían las películas gringas, que les decían que ellos eran unos borrachos, unos sucios, una sociedad de mierda… además se lo decían en ruso. Eso si, había muchos productos que comprar”.

Años más tarde, cuando el capitalismo neoliberal hizo lo que mejor sabe hacer, producir para los que pueden costearlo, mientras se funde el resto, los rusos comenzaron a recordar que con el comunismo tenían cosas preciadas como: trabajo, salud, viviendas y educación.“Algo similar tiene en mente Estados Unidos para Cuba”.

Les sale más barato que bloquearlos. Cuba en todos estos años sumó en la región un peso político importantísimo. Minar a Cuba es hacérselo al continente.

¿Se imaginan lo que vale para Estados Unidos una foto donde los cubanos acampan -al estilo Daka en Venezuela- para comprar un tv de pantalla plana? Siempre se cuenta con la formación política de un pueblo que heroicamente ha resistido las peores agresiones…

Pero una vez más le toca a los cubanos demostrar de qué están hechos.

Fuente: DesdeLaPlaza

Rosebud o la navidad que nunca fue

- Publicado en Correo del Orinoco el  15 de diciembre de 2014 -

rosebud_1941
Por: Alberto Aranguibel B.

Nada es más desconcertante que la inexplicable fascinación que produce la bola de cristal que recrea la síntesis navideña tal como la explica la religión católica desde que el papa Julio I la instituyera por allá por el 350 d.C., reducida en una pequeña burbuja de agua con glicerina que ayuda, según se le agite, a minúsculas motas de plástico a imitar la cadencia de la nieve sobre un paisaje nórdico con casitas de montañas nevadas, renos, trineos, pinos adornados, o muñecos de nieve y a veces hasta de un absurdo gélido pesebre, con niño Jesús, San José, Virgen María y hasta con mula y buey.

De origen impreciso, se dice que el invento data de mucho más de un siglo y que, según el portal “Bolas de Nieve”, en su evolución habría transitado desde Europa hasta América impulsado por el boom del cual el raro artificio habría sido objeto con su aparición en la primera Exposición Universal de París en 1878. En Viena, sin embargo, la familia Perzy, dueña de una famosa casa fabricante de bolas de nieve, sostiene que su abuelo, Erwin Perzy, fue quien en 1900 habría llegado por accidente a la creación del mítico juguete cuando intentaba perfeccionar una lente con luz incorporada para su uso en quirófanos.

De acuerdo a los Perzy, la pequeña empresa familiar vienesa produce un promedio de 200.000 esferas al año, siendo sus clientes más importantes los Estados Unidos y Japón, a quienes atienden con pedidos no solo con motivos navideños sino para toda ocasión, incluso como souvenir para eventos como las inauguraciones presidenciales, para las cuales han producido ediciones especiales con motivo de la juramentación de los presidentes Reagan, Clinton y Obama. Algo perfectamente comprensible en culturas familiarizadas con los elementos con los cuales el sincretismo de la navidad se ha resuelto a partir del entorno natural que les corresponde, como el pino o la nieve, pero que desconcierta en las cálidas regiones tropicales del planeta, como el Medio Oriente, norte de África, el Caribe y Centroamérica, donde la bola de nieve cautiva a millones de niños y adultos por igual, independientemente de su credo o profesión religiosa.

En su afán de dominación la doctrina de la iglesia católica persigue abarcar cada vez más allá, incluso hasta de sus propias fronteras estrictamente religiosas, fundamentalmente en la búsqueda del control social al cual se considera predestinada y en función de la supremacía que su carácter indefectible, con sentido de totalidad y de santidad intrínseca, le confieren por encima de cualquier otra forma de organización social. De ahí su ancestral preocupación por hacerse de ese valioso y poderoso instrumento de captación de la fe que es la Navidad. Con ella ha logrado llegar hasta el último rincón de la tierra sin mediar preocupación alguna de nadie por la infinita cantidad de inconsistencias bíblicas que rodean la liturgia de la Navidad tal como ella nos la presenta.

Sai Baba, en su discurso de Navidad de 1972 en Bangalore, sostiene que “Los grandes maestros pertenecen a la humanidad; es un error creer que Jesús pertenece sólo a los cristianos y que la Navidad es un festival sagrado sólo para Occidente. Aceptar a uno de ellos como propio y desechar al resto por pertenecer a otros, es una muestra de mezquindad. Cristo, Rama, Krishna, son para todos los hombres de cualquier lugar.” La fiesta se impone sin importar credos ni razas.

Los “aconfesionales” en España, por ejemplo, dan un vuelco total al concepto argumentando el asalto de la iglesia católica a una festividad que según ellos data de mucho antes de la cristiandad, acusándola de imponer el nacimiento de Cristo (de quien no se supo jamás la fecha exacta de su nacimiento) en la fecha del solsticio de invierno para aprovechar la popularidad del mismo en la expansión de su religión. Por lo cual celebran la Navidad pero sin la connotación religiosa que la asocia a la iglesia.

Por lo general los ateos de todas partes del mundo celebran durante esas fechas el encuentro familiar, la cena, los regalos, y hasta montan el árbol con adornos alegóricos, obviando sin perturbación alguna el carácter confesional de la Navidad. Según reportaje del portal español Público.es, Ana García, atea junto a su marido y sus dos hijos, e integrante de las asambleas vecinales surgidas en Madrid a raíz del 15-M, es organizadora del movimiento “Otra Navidad es posible”, cuya finalidad es crear consciencia sobre el carácter eminentemente consumista de la celebración. Pero, tal como ella lo dice “No creemos en dios, pero no por eso vamos a renunciar a la fiesta, ¿no?”

Al respecto el mismo Sai Baba concluye en aquel mensaje de 1972: “La forma en que actualmente se celebra la Navidad muestra cuánto se han alejado los hombres de esos ideales, ¡cuánta ignominia están acumulando en su nombre! Se reverencia la hora de medianoche; se adora con luces; se pone el árbol de Navidad y después se pasa la noche bailando y tomando.”

Pero ¿cuál forma de Navidad es la que se ha impuesto definitivamente en la sociedad actual, más allá del carácter religioso o de naturaleza consumista al que en principio se le asocia? La bola de nieve pudiera entrañar una respuesta.

La posibilidad de capturar en la palma de la mano la síntesis de todo lo maravilloso que la Navidad representa en el imaginario del ser humano desde su más temprana edad, construida desde hace dos mil años a lo largo y ancho del planeta por la más poderosa institución de la historia, es sin lugar a dudas una motivación principalísima. Pero su valor fundamental está oculto tras la fascinación y el encantamiento pueril que nos ofrece el (en apariencia) inofensivo juguete.

El cine, que no ha perdido jamás la perspectiva de su rol como instrumento de alienación y de enajenación social, ha registrado de manera memorable esa fascinación que causa en la gente la bola de nieve, elevándola a niveles filosóficos complejos de la mayor significación para la doctrina de la dominación de los sectores hegemónicos sobre los pueblos.

En una de las escenas más empalagosamente cursis que se recuerden, Mary Poppins enternece a los niños a su cuidado con una bola de nieve mientras les arrulla con una canción de cuna que describe a una pordiosera implorándole al gran banquero (el padre de los niños) que le compre unas migas de pan para echárselas a los pájaros. La repugnante discriminación social que el mensaje encierra salta de la pantalla y estalla cual vómito en la cara del espectador.

Pero es en El Ciudadano Kane, considerada todavía hoy como la mejor película de todos los tiempos, donde la simbología oculta del cine con la navidad como respuesta al inmemorial sueño de la felicidad del ser humano se hace patente en la forma más cruda y bochornosa. La angustiosa búsqueda de “Rosebud” a la que es invitado el espectador, concluye en la inevitable solución a la que suele llegar Hollywood en igual disyuntiva entre los ricos y los pobres, según la cual nadie, por muy acaudalado y poderoso que sea, será feliz si no es pobre. En un momento del film, un viejo y agotado Kane le dice a su asistente, el señor Berstein, “De niño no quise nunca ser adinerado ni privilegiado; de no haber sido tan rico quizás habría sido un gran hombre”. El cine es el único espacio del capitalismo donde ser rico es malo.

Al final de la historia, la bola de nieve terminó siendo el único objeto de importancia que Kane encontró en medio de la devastación del fin de sus días, precisamente por la posibilidad que le brindaba de atesorar en esa minúscula farsa de cristal la felicidad a la que solo tuvo acceso cuando era pobre y de llegar de nuevo hasta Rosebud aunque solo fuese con el pensamiento.

Como en toda secta, ya sea religiosa, política o de clases, el dogma es solo el instrumento para el ejercicio del control social que se realiza en el aniquilamiento de la potencialidad intelectual del individuo. La Navidad, desde el ángulo que se le vea, no ha sido nunca conmemoración sublime de la elevación espiritual, sino el dogma de la más abyecta opresión capitalista engalanada de pureza.

 

@SoyAranguibel

Aranguibel: “Detrás de la sanción a Venezuela está el interés de los EE UU en la empresa Citgo”

- Publicado en el portal Noticias24 el 12 de diciembre de 2014 -

aranguibel en N24_2

(Caracas, 12 de diciembre- Nota de prensa).- El analista político, Alberto Aranguibel, afirmó este viernes que las sanciones que intenta promover el gobierno norteamericano contra Venezuela “no tienen ningún efecto práctico en cuanto a supuestos capitales de ningún funcionario del gobierno revolucionario en esa nación”.

Explicó que de acuerdo a la Constitución Bolivariana de Venezuela y a las leyes venezolanas, “las decisiones de un país extranjero no son para nosotros vinculantes en modo alguno, pero además de eso es que en los Estados Unidos los únicos capitales de venezolanos que allá existen son los de los prófugos de la justicia que han ido a recibir el cobijo de ese gobierno cómplice del terrorismo y de la corrupción que es el gobierno de Obama”.

“Si alguna intencionalidad tiene esa agresión contra nuestro pueblo es la de crear la percepción internacional de que Venezuela es un país forajido, tal como ha hecho siempre el imperio norteamericano con las naciones de economías emergentes que no se subordinan a los intereses de los Estados Unidos, pero eso no es nada nuevo. Actualmente vemos como esa nación intenta hacer lo mismo contra Rusia, China y otros países del mundo”, precisó el analista.

Tal como lo plantea Aranguibel “el verdadero interés de esa acción que adelanta el gobierno de Barack Obama contra Venezuela, sería el de ir allanando el camino para una eventual expropiación de los activos de la empresa Citgo, cuyo capital mayoritariamente venezolano está constituido por más de 17.000 estaciones de servicio, así como por más de cinco refinerías y otros activos de gran valor, con lo cual el gobierno norteamericano daría un duro golpe a nuestra economía y fortalecería sus planes de expansión como productor petrolero”.

“De adelantar una temeraria acción como esa, que afectaría el patrimonio de todos los venezolanos y no solamente de los chavistas, Barack Obama estaría revelándose ante el mundo como el más grande criminal de estos tiempos, lo que generaría un mayor repudio hacia la pretensión imperialista de los Estados Unidos y fortalecería aún más la posición de nuestro país en el escenario internacional”, sentenció el analista.

Fuente: Noticias24

¿Quién es el enemigo?

- Publicado en el Correo del Orinoco el 08 de diciembre de 2014 -
churchill

Por: Alberto Aranguibel B.

El liderazgo de Winston Churchill como uno de los políticos más prominentes del siglo XX, tiene su origen, más que en ningún otro rasgo suyo, en la extraordinaria capacidad para convocar al pueblo a entregarlo todo por el imperio británico en momentos en que avanzaban cada vez más las peores amenazas de destrucción que jamás se cernieran sobre Inglaterra. Su discurso “La mejor hora”, pronunciado ante el parlamento el 18 de junio de 1941, es todavía hoy considerado como el mejor discurso político de habla inglesa, fundamentalmente por el vigor de su llamado a los ingleses a asumir con la mayor gallardía el reto histórico que se les presentaba con la inminencia de la guerra. “Preparémonos para nuestros deberes y no dudemos de que si el Imperio Británico dura unos mil años, los hombres del futuro dirán: aquella fue su mejor hora“, les dijo entonces.

churchill6- Churchill supervisa los destrozos dejados por los bombardeos -

El del 13 de mayo de aquel mismo año, su primer discurso como Primer Ministro trascendió como el que convirtió en gloriosa la frase “No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor“, inicialmente atribuida a Teodoro Roosevelt, con la que anunciaba al mundo su temple combativo.

Pero quizás las más estremecedoras palabras son las que pronuncia días después, el 4 de junio, en el contexto de la invasión nazi a Holanda, Bélgica y Francia, cuando convoca no solo a los soldados de la corona, sino a la población entera, a entregar todo de sí por su país, en estos términos:“Defenderemos nuestra isla a cualquier precio. Combatiremos en las playas, en los lugares de desembarco, en los campos y en las calles; combatiremos en las montañas; no nos rendiremos jamás; y por más que esta isla o buena parte de ella quede dominada y hambrienta, algo que de momento no creo que ocurra, nuestro imperio de ultramar, armado y protegido por la Flota británica, continuará la lucha hasta que, cuando Dios quiera, el Nuevo Mundo, con todo su poder y su fuerza, dé un paso al frente para rescatar y liberar al Viejo.”

London metro

londres guerra- Las penurias azotaron a Londres durante la guerra contra Alemania -

Las difíciles circunstancias padecidas por Inglaterra a lo largo de toda la segunda guerra mundial, llevó a la población a sufrir las penurias del hambre y la miseria como nunca antes en su historia, llegando a la necesidad de refugiarse permanentemente como ratas en los oscuros e insalubres sótanos del metro para protegerse de los bombardeos alemanes que a cada rato les sorprendían, teniendo que dormir unos encima de otros en el frío e inmundo piso de los andenes. Sin embargo, ni en la peor de esas terribles circunstancias, nadie se atrevió jamás a sugerir la insensata idea de cuestionar a Churchill por tan severos padecimientos, ni mucho menos a hacerlo responsables de los mismos.

En medio de la guerra, la polémica sobre la vigencia o no del liderazgo que esté al frente de los ejércitos es la más remota y absurda de las ideas que nación alguna pueda plantearse jamás. Sólo los más disparatados irresponsables llamarán a cuestionar las decisiones que los comandantes de los ejércitos se vean obligados a tomar para repeler al enemigo, por muy duras que ellas sean.

La claridad en la precisión del enemigo es la primera obligación del liderazgo en toda batalla. Pero el aseguramiento de la confianza y la lealtad del pueblo hacia ese liderazgo es su deber más ineludible e impostergable. Sin lealtad no hay posibilidad alguna de cohesión y por ende de direccionalidad o de éxito en la lucha.

Homero, tanto en la Ilíada como en la Odisea, habla del sitio de Troya en el que el rey Príamo convoca a su pueblo a resistir tras sus murallas la agresión de los ejércitos griegos comandados por Agamenón, en un cerco que duró diez años. Ese pasaje histórico, que durante siglos fue tratado de reducir a legendario (y que el cine de Hollywood altera arbitrariamente colocándolo como sucedido en unos cuantos días apenas), resulta relevante por el estoicismo que se le reconoce a un pueblo que de manera disciplinada acompaña a su líder frente a la agresión.

Por eso Bolívar, en medio de la confusión y el desespero reinantes entre la población caraqueña por el terremoto que azotó al país la noche del Jueves Santo de 1812, arenga con la magnífica frase “Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”, a una multitud enardecida por las siniestras palabras del Arzobispo Narciso Coll, quien argumentaba el castigo divino a la causa independentista como explicación del sismo. El grito del Libertador no comprendía en modo alguno la intención de insulsa vanagloria épica, como algunos han querido ponerlo, sino el alerta imperioso y necesario para evitar el resquebrajamiento de la lealtad del pueblo a la incipiente y difícil lucha por la independencia, en lo cual el imperio español estaba determinado a hacer hasta lo imposible.

lenigrado2

leningrado1   leningrado3
lenigrado5- Casi 3 años de hambre y crudo invierno padeció el pueblo ruso en el sitio de Leningrado -

Es ese mismo talante de estoica entrega a la causa de la justicia y la igualdad el que lleva en 1941 a más de tres millones de habitantes de Leningrado a soportar por casi tres años el sitio que el ejército nazi impuso sobre la ciudad, impidiendo durante todo ese tiempo el ingreso de alimentos y medicinas, causando una de las más crudas hambrunas que guerra alguna haya desatado contra una población, que se vio obligada a practicar incluso antropofagia y tráfico de cadáveres para sobrevivir no solo al hambre sino al inclemente invierno que les azotaba.

Fue con base en esa unidad y esa convicción del pueblo que revoluciones como la china, la vietnamita, la coreana y la cubana, han logrado sobrevivir al inclemente y brutal asedio del imperio norteamericano a lo largo de todo el siglo XX y lo que va del XXI.

La bolivariana, que es una revolución asediada ya no en términos estrictamente militares, sino que es objeto de la más cruenta arremetida económica y mediática que jamás haya conocido país alguno, enfrenta hoy un insólito fenómeno de cuestionamiento cuya naturaleza profundamente neoliberal coloca a sectores de la población en una de las contradicciones más descabelladas que se recuerde en el debate político contemporáneo.

De manera paradójica, tanto los sectores de la derecha que vieron en el Comandante Chávez un enemigo imposible de vencer en virtud del inmenso respaldo popular del que gozaba, así como los sectores de izquierda que desde una óptica esencialmente trotskista cuestionaron en algún momento su liderazgo, coinciden de nuevo, luego del fallecimiento del líder de la revolución bolivariana, en una misma idea. Esta vez en la que coloca a la dirigencia revolucionaria como causante de los problemas que agobian al país, aduciendo fallas o desviaciones en “el modelo” socialista y exigiendo soluciones que apuntan inequívocamente al fortalecimiento del modelo neoliberal-capitalista, verdadero y único causante de las distorsiones por las que atraviesa nuestra economía.

Para ambos sectores, tanto la derecha como el trotskismo, el enemigo en la guerra que las grandes corporaciones nacionales e internacionales han desatado contra el país mediante la especulación desmedida, el contrabando de extracción y el mercado paralelo de divisas, no es en modo alguno el capitalismo. Ese fenómeno, que no es sino la reinstauración por los “caminos verdes” del ALCA que gracias a Chávez Latinoamérica desechó como opción para el desarrollo de nuestros pueblos, no es ni para la derecha (por supuesto) ni para el trotskismo la razón de las calamidades por las que atraviesa hoy el pueblo venezolano para obtener los alimentos o los productos básicos.

Papeltualera
- La “crisis” en la Venezuela revolucionaria -

Con sincronía sorprendente, y cada uno a su manera, procuran quebrar la cohesión de la militancia revolucionaria mediante un ejercicio de legitimación del capitalismo, al que en sus disparatadas disquisiciones economicistas colocan como el verdadero afectado por las políticas económicas del gobierno. Según sus rebuscadas tesis, la satisfacción de las necesidades del pueblo no es la que deriva de la profundización de los programas inclusivos de la revolución, sino la que según ellos debe surgir de la búsqueda del reordenamiento de la economía a partir de la lógica de las leyes y de la aplicación del instrumental burgueses que la rigen. De ahí que su explicación de la inflación o de la cuantificación del PIB, por ejemplo, siempre va a resultar negativa. Porque en Venezuela lo que está funcionando mal es el capitalismo; los programas y políticas socialistas cada día llegan a más venezolanos.

Por primera vez en la historia una sociedad asediada por un claro e inconfundible enemigo es invitada de manera tan impúdica por una exigua minoría a claudicar en su arrojo y en su compromiso con la patria, para deponer las armas de la unidad y la cohesión nacional en nombre de un tan inmoral e irresponsable entreguismo.

 

@SoyAranguibel