¡Que ahí llegó el lobo!

La razón que se esgrimió el 2002 para explicar la sorpresa que significó el golpe de Estado que la derecha perpetró aquel entonces, fue la ingenuidad e inexperiencia de muchos dirigentes revolucionarios que no llegaron jamás ni a percatarse de la magnitud de la conspiración que durante meses se movió dentro del gobierno.

Hoy todo apunta a que seremos sorprendidos pero por exactamente todo lo contrario. De tanto denunciarse la presencia y el trabajo soterrado de la derecha en los organismos del Estado, pareciera que mucho ministro ya ni le para al asunto, y que más bien conviven con el enemigo en todos esos ministerios en una suerte de penitente hermandad religiosa, casi como en expiación de un castigo divino que nadie entiende.

Tanto, que el propósito de los escuálidos ya no es ni siquiera esconderse ni implorar porque se incineren a toda carrera los cuadernos electorales que los pondrían en evidencia, sino que ahora, cuando son encontrados in fraganti, por ejemplo en actividades de espionaje y de trasiego de información a potencias extranjeras, claman al cielo demandando respeto a sus “Derechos Humanos”.

En Estados Unidos, sin ir muy lejos, el precio de la practica de espionaje es la pena de muerte. Por algo será.

Sin embargo, aquí una connotada contra revolucionaria, dedicada por años a la extracción de información sensible en el área militar, denuncia por televisión (en horario estelar) que fue despedida “injustamente” de su cargo en Fuerte Tiuna, así como su pareja (al parecer un militar de alto rango) y argumenta, en favor de su cuñada (detenida esta semana por espionaje nada más y nada menos que en el Palacio de Miraflores), que si eso no será lo que hacen aquí los cubanos y los iraníes. Es decir, ellos espían a favor de los Estados Unidos porque les parece que lo que hacen los hermanos cubanos en el país es espionaje.

Súmele usted a esa barbaridad, la cantidad de contrarrevolucionarios activos ya no sólo desempeñando altos cargos, sino haciendo los gigantescos negociados que hacen con las contrataciones públicas, para despotricar luego del gobierno, y verá la inmensidad del peligro en el que está hoy la Patria que tanto empeño ha puesto Chávez en rescatar para los venezolanos.

El lobo ya llegó, está en el gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s