Realidad aumentada

Según Bill Gates, la mayor aspiración de los creadores y desarrolladores de la tecnología informática no es la de construir máquinas de escribir avanzadas (como casi todo el mundo asume que es la función primordial de la computación), sino alcanzar el fascinante ideal de la “realidad aumentada”, que no es otra cosa que un mundo virtual en el cual todo es perfecto y todo está bajo control absoluto del usuario.

Es lo que persiguen llevar a cabo los muchachos que, cada vez con mayor frecuencia, aparecen acribillando a la gente en colegios y centros comerciales en los Estados Unidos y en otras partes del denominado “mundo desarrollado”. Sucede que la “realidad aumentada” que puede fabricarse con la computación se está quedando atrás en relación a la velocidad en la que avanza la ansiedad de esos jóvenes que se levantan a la vida formados en la lógica ilusoria que vende el violento contenido mediático que impacta hoy a la sociedad, en virtud de lo cual salen a buscarla en los espacios de la “realidad verdadera” con el objeto de encontrar allí nuevos estadios de dificultad y de logros para sus destrezas como jugadores.

Exactamente lo que pasa con Capriles Radonski, empeñado como ha estado toda su vida en entender la inmensa responsabilidad que comprenden la carrera política y el liderazgo social como un juego de realidad virtual en el cual él puede avanzar por los distintos mundos de una fabulosa irrealidad simplemente aplicando estrategias y movidas audaces y sin temer a la idea de la derrota, porque en la realidad virtual eso no existe.

De ahí que no le importe en lo más mínimo el cambio de roles de capitalista a socialista según vaya viniendo. Ni le preocupe para nada la inmoralidad que implica la usurpación del discurso de su contendor o el pillaje con los logros de éste, como eso de querer adueñarse de las Misiones.

Sólo un desquiciado por la lógica de la virtualidad, sale a recorrer frenético el país en un absurdo rally de barriadas y poblados para ofrecer a diestra y siniestra soluciones prodigiosas a cuanto problema exista, prometiendo a todo el que se encuentra en su fugaz “toque y despegue” el irresponsable y disparatado compromiso de arreglar todo en un año.

La verdadera realidad le estallará en la cara el 7 de octubre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s