¡Así estará aquella crisis!

rayo papal

Una inflación completamente atípica, que no surge de factor inflacionario alguno, como las alzas de los impuestos, el incremento del desempleo, la caída en las reservas monetarias, la baja del precio del barril petrolero, el aumento de las tasas activas para los préstamos bancarios o el uso de tarjetas de crédito, sino que deriva exclusivamente de la especulación desatada por una empresa privada voraz y pendenciera que supone que la enfermedad del presidente Chávez es la puerta franca al desenfreno del capitalismo para arrasar la Revolución Bolivariana, es respondida por el Gobierno con una devaluación (más parecida, desde nuestro modesto punto de vista, a una claudicación que a ninguna otra cosa, pero que uno no discute ya no sólo porque no le gusta hacer el ridículo terciando en temas que no son de su experticia, sino porque la disciplina militante obliga) lleva a una “clase media en negativo” a desgarrarse las vestiduras por el supuesto cataclismo que la medida según su preclaro análisis genera, a la misma vez que se desgañita implorando artefactos eléctricos de tienda en tienda, empezando por una infinidad de televisores 3D de 77 pulgadas, neveras de cuatro puertas, lavadoras de 200 ciclos, licuadoras de 50 mil revoluciones por segundo y tosty arepas para empanadas de caviar, que hasta ayer mismo no sólo no necesitaban sino que apenas los adquieran no sabrán ni tendrán dónde ponerlos.

Las cajeras de las tiendas se ríen a sus espaldas porque son las únicas en medio del pandemónium que se percatan que todas esas mercancías, por las que están pagando tres y cuatro veces su precio verdadero desde hace meses, las están comprando al doble de la devaluación a la que le huyen, precisamente por el monto de los intereses (variables) que les cobrará el banco en cada tarjeta de crédito durante los próximos 24 meses.

Se aferran a la estúpida idea según la cual el problema es que Venezuela importa todo, tal como se los dice el necio de su líder, como si los celulares, los televisores, las neveras, las licuadoras y los carros que se venden en nuestro país no fueran los mismos que también se venden en Colombia, Chile, Costa Rica, Panamá y el mundo entero.

No ven la crisis tan berraca del capitalismo, que hasta los Papas renuncian en medio de la cuaresma…  ¡Así estará esa crisis!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s