¡Asesinos!

caprilistas incendianEl valor del liderazgo político no está circunscrito al exultante glamour de la atracción de los reflectores en las tarimas, ni de las cámaras de televisión ni de la figuración en los titulares de prensa, como tercamente insisten en suponer los dirigentes de la oposición venezolana.

Es la responsabilidad frente a esa sociedad a la que se debe el dirigente político lo que determina su estatura y su peso en la opinión pública, como lo demostró siempre el comandante Chávez, quien surge en la escena política venezolana precisamente por su extraordinaria capacidad autocrítica y su sentido de la vergüenza y el orgullo propios, cuando de manera sorpresiva le da una lección al mundo al asumir la responsabilidad personal sobre la rebelión del 4 de febrero del 92.

Una constante que marcó el perfil ético de la revolución bolivariana desde sus inicios y que hasta hoy es el rasgo fundamental que diferencia la actuación de la dirigencia revolucionaria de la desvergonzada e inmoral dirigencia opositora, acostumbrada a desdecirse y a evadir sin fórmula de continuidad su participación en los más bochornosos escándalos que se hayan producido en la historia política nacional de todos los tiempos.

La insensata irresponsabilidad del candidato de la derecha vociferando al mundo su destemplada barraquera de inconformidad frente a las cámaras en el momento de mayor tensión social que hayamos experimentado en muchísimo tiempo (precisamente por la intolerancia y la arbitrariedad de los factores derechistasque él mismo representa), no puede ser calificado sino como un acto criminal y asesino, sobre todo por la forma desalmada como ese acto de malacrianza soltó como fieras a huestes enteras de la oposición a asesinar a venezolanos humildes que se les apostaron enfrente para impedir las fechorías a las que estaban dispuestos.

Son asesinos de culposidad directa cuando con sus palabras, así como la enardecieron, hubiesen podido detener la jauría que cualquiera en un cargo de dirigencia sabe que pueden desatar los términos que utilice en su discurso.

Murieron patriotas valiosos defendiendo su patria. Pero esos inmorales instigadores del odio tienen que pagar su irresponsabilidad. Una irresponsabilidad que hoy los convierte sin duda en asesinos. Así de simple.

Anuncios

Un comentario sobre “¡Asesinos!

  1. La oposición quiere que demos el ejemplo de USA, cuando hay actos vandálicos enseguida los cuerpos del estado actúan, apresan y hasta matan al generador de violencia, (El pueblo los aplaude) .Tal como ocurrió en Boston.
    !Ha! pero aquí, si el estado actúa somos unos incivilizados,violentos y nada democráticos. Me gustaría ver a alguien asaltando la embajada de USA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s