El candidato ignorante

20130505-014050 a.m..jpg

Más de diecisiete elecciones seguidas a lo largo del período comicial más intensivo de toda nuestra historia y probablemente del mundo entero, han convertido al sistema electoral venezolano en centro y eje gravitacional de la vida en nuestro país, convirtiendo al ciudadano común en una suerte de supremo gran elector universal, con rango de autoridad máxima en la materia a nivel planetario, incluyendo en ello a las llamadas “democracias avanzadas” del mundo desarrollado.

A lo largo del período en que esas elecciones se han llevado a cabo, el país ha dado saltos cualitativos en todas las áreas asociadas a sus distintos procesos. Empezando por los tecnológicos y alcanzando hasta los estrictamente culturales en términos políticos, a través de los cuales hemos roto las barreras del atraso metodológico, de las imperfecciones procedimentales, de la ignorancia tecnológica, de la desinformación, de la exclusión y de la injusticia, como en ningún otro país en el mundo en ese sentido.

Miles de horas de debate durante más de catorce años sobre el sistema adecuado a nuestras necesidades y exigencias como sociedad altamente politizada que somos hoy en día, millares de consultas a especialistas internacionales relacionados con el tema, infinidad de procesos de benchmarking (o comparación y análisis de sistemas), decenas de procesos de licitación abierta para la configuración del sistema más seguro, robusto, confiable e invulnerable del mundo, habida cuenta de la descomunal atención internacional sobre la calidad y transparencia del mismo, son los eventos que preceden a la instauración del avanzado modelo electoral venezolano de hoy en día.

Cientos de miles de venezolanos adiestrados en los procesos de verificación, auditorías previas y posteriores de los actos electorales, así como en la cultura de la observaduría y testificación del proceso, sumados al acompañamiento de miles de expertos y organizaciones electorales, políticas y de derechos humanos que asisten a los procesos, dan cuenta de la inviolabilidad y pulcritud de los mismos.

Pero el candidato de la derecha, él sólo, sin prueba sustentable alguna, aduce fraude masivo en la elección presidencial y solicita que se la repitan.

Olvida que la ignorancia no excusa el cumplimiento de la ley.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s