Contra la Patria

MCH Carrera

Ciertamente es una contrariedad que a estas alturas de la historia de las sociedades modernas, la teoría política todavía no se haya puesto de acuerdo en una definición universalmente aceptada del concepto de Patria, como entidad sustantiva para el asiento de las virtudes de la nacionalidad.

Existen acepciones diversas, es verdad, que colocan al término en una suerte de espacio impreciso en el orden jurídico de las naciones. Pero ello en modo alguno legitima la ancestral pretensión neoliberal que desde siempre ha procurado acabar con tal noción, la de Patria, para avanzar en su despropósito de la extinción del Estado.

Los sectores neoliberales tenderán en todo momento a la detracción y al choteo (si no a la procura de la abolición) de la idea de Patria, porque en ella reside el sentido de soberanía inherente a la legítima independencia de las naciones. De ahí que el término, intangible como es, signifique tanto para los pueblos que luchan por su emancipación y por el sostenimiento del principio de autodeterminación que debe regir a toda sociedad libre en el mundo. Solo los pueblos que persiguen la justicia y la igualdad social comprenderán el valor inmanente de la Patria, porque solo ellos tendrán clara noción de las terribles consecuencias de la indefensión a la que se exponen cuando el único escenario que prevalece es el de los linderos infinitos de la globalización y del derribamiento de las barreras que la Patria le opone a la dominación hegemónica de las grandes potencias y sus corporaciones.

Eso, que en términos técnicos se conoce como el “libre mercado”, es lo que más amenaza hoy a las economías emergentes como la nuestra, que luego de años de infatigable lucha por conquistar nuestra verdadera independencia sigue expuesta a los embates de la guerra económica que a través de los actores prominentes de ese mercado se libra hoy contra la revolución bolivariana. Su idea es reinstalar aquí el modelo neoliberal que tanto daño nos hizo, pero que tanto benefició en el pasado la voracidad de esas corporaciones.

Por eso la derecha venezolana jamás respaldará un modelo como el Plan de la Patria con el cual el presidente Maduro se ha comprometido. Por eso la lucha de Capriles no puede ser sino contra la Patria.

Lo demás, de su parte, es falso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s