Golpe en apuros

papel toale
Después de cien días de intento golpista por parte de la derecha nacional e internacional, apoyada a fondo por las corporaciones criollas y transnacionales que se han incorporado al delirante proyecto como nunca antes en lo que va de revolución bolivariana, así como por las cadenas y canales de televisión, de radio y de prensa escrita de naturaleza profundamente reaccionaria, cuyo mayor esfuerzo desestabilizador se ha profundizado durante este último periodo como no se ha conocido antes en la comunicación de masas, las perspectivas parecen ser cada vez más alentadoras para las fuerzas del chavismo y cada vez más patéticas para la famélica oposición venezolana.

Esconden el aceite, la leche, los huevos y la harina de maíz precocida, y el país no solo no se detiene sino que sigue adelante con el mismo entusiasmo que pidiera en su última hora el Comandante Supremo, por lo cual deciden avanzar en el sabotaje, ya no sólo alimentario sino higiénico, escondiendo durante semanas el papel tualé. Pero la gente sigue comprando pasajes como en ninguna otra parte del mundo para viajar al exterior, no sin antes adquirir cuanto carro de último modelo salga al mercado y abarrotar diariamente los restaurantes de lujo libando aguardientes de los más altos precios, así como agotando absolutamente todo artículo novedoso en las decenas de nuevos centros comerciales que inundan el país de extremo a extremo y comprando sin ningún resquemor a cada rato entradas para ver artistas nacionales e internacionales por miles de bolívares por apenas una o dos horas de espectáculo.

Nada se agota por falta de dinero, sino por exceso de compras. La reposición de las mercancías en los anaqueles reduce sus lapsos entre una y otra, alcanzando niveles jamás calculados por la ciencia mercadotécnica, con reposiciones permanentes de esos productos, o a lo sumo cada dos o tres días en la mayoría de los supermercados, y el problema más angustiante termina siendo por lo general que no hay ni en el más grande establecimiento suficientes cajeros para atender a tantos compradores.

Capriles sigue haciendo el ridículo reuniéndose con vetustos carcamanes del más putrefacto fascismo continental y la revolución sigue conteniendo robusta los intentos delirantes del arrechito caprichoso… como si nada.

Anuncios

Un comentario sobre “Golpe en apuros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s