Ilusiones perpetuas

movimiento perpetuoPublicado en Últimas Noticias el 30 / 11 / 2013

Desde mucho antes de la Edad Media, el ser humano ha procurado cada vez con mayor ansiedad la solución al insalvable reto de la invención de la máquina del movimiento perpetuo. Se dice que tanto han buscado los más tercos científicos de la historia resolver el tan inexpugnable proyecto, que en la oficina de patentes de la ciudad de París (una de las dos más importantes del mundo) habrían colocado en alguna oportunidad un cartel sobre la puerta de entrada que rezaba “Si viene Ud. con el invento de la máquina del movimiento perpetuo, por favor devuélvase y no nos haga perder tiempo… Aquí estamos trabajando”.

Son infinitos los anhelos del ser humano que perduran a través del tiempo muy a pesar de las desalentadoras constataciones de inviabilidad que la mayoría de esas ilusiones cargan sobre sí. Como por ejemplo la de la fuente de la eterna juventud, quizás la más recurrida de cuantas se han dado en el imaginario universal a lo largo de la historia. O la de la resurrección de la carne, prima hermana de la anterior, reivindicada como propuesta no sólo por el cristianismo sino por los antiguos egipcios, creadores del concepto del ceremonial fúnebre más ampuloso y arrogante jamás concebido, cuyo propósito no era otro que el de la preparación para el retorno a la vida terrenal luego de un breve paso por el inframundo después de la muerte.

Ilusiones signadas desde siempre por la naturaleza religiosa que les daba lugar, hasta que apareció la avaricia. Y con ella, el olvido de la posteridad y el empeño de unos cuantos por hacerse de cada vez mayores fortunas sin importar las penurias que causasen al prójimo con su voracidad.

En Venezuela, ese enfermizo empeño de la derecha por hacerse del poder para usarlo en beneficio de los ricos, tiene su origen en la vana ilusión de reinstaurar el neoliberalismo en el país. Por lo que aparecen siempre defendiendo las inmorales causas de criminales, farsantes y estafadores de toda pelambre.

De ahí su necia insistencia en ilusionar a sus seguidores con inventos cada vez más improbables. Como eso de que el Gobierno ya va a caer, como les dicen desde hace una década, o que en la próxima elección (cualquiera) van a resultar triunfantes, como también les juran.

Igual que aquellos inefables inventores de la máquina del movimiento perpetuo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s