El “paga peo”

pagapeo

Publicado en Últimas Noticias el 25 / 01 / 2014

Uno de los más horrendos usos de los mantuanos en tiempos de la colonia era el de hacerse acompañar por alguno de sus niños esclavos durante los servicios religiosos para culpabilizarlos mediante un sonoro “cogotazo” a la hora en que una fetidez inundara repentinamente el área de la iglesia donde les correspondiese sentarse, evadiendo así la posibilidad de ser descubiertos como autores verdaderos de la ventosidad. A esos inocentes esclavos se los conocía simplemente como “los pagapeos”.

Es ese el origen de la tan criolla expresión venezolana “¡Yo no voy a pagar ese peo!”, usada para rechazar la responsabilidad sobre algún asunto comprometedor del que no se tenga ninguna culpa.

Hoy, cuando estamos abordando uno de los temas más importantes en la lucha contra la violencia en la sociedad, asistimos de nuevo a una transferencia de responsabilidades, al orientar la búsqueda de soluciones a ese problema enfocándonos en restringir el acceso de los niños a la agresividad de la programación televisiva.

Por supuesto que los niños son la parte más frágil de la sociedad, en la cual se concentra el ataque de los medios privados con su carga alienante y desmovilizadora llena de antivalores y conductas enajenantes. Pero no es solamente a ellos a quienes afecta el pernicioso contenido mediático hoy en día.

Además, no es solo la espectacularidad del crimen, ni mucho menos los desnudos o el lenguaje vulgar, lo que induce a la violencia en la sociedad, sino también (y cuidado si no más que la lasciva dramatización de homicidios) la exaltación de la vanidad, el egoísmo, la sed por la riqueza fácil, el consumismo, el desprecio a los humildes y, en general, la ridiculización de la buena conducta.

Creer que moviendo la programación chabacana y vulgar a un determinado horario, ateniéndose solamente a advertencias en pantalla y a ediciones parciales que eliminen algún porcentaje de imágenes o expresiones ofensivas, se reducen los niveles de descomposición que fomenta el discurso mediático, es desperdiciar la extraordinaria oportunidad que se le abre en este momento al país con el gran paso dado por el gobierno revolucionario en pro de la ansiada concertación nacional para la paz.

No juguemos de nuevo al avestruz con el viejo truco del “pagapeo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s