Crónica de una tragedia

Antes que dividir a los venezolanos, como insiste en acusarle un sector del país ubicado fundamentalmente en las clases de mayor poder adquisitivo, Chávez no solo unió por primera vez a aquellos a los que permitió visibilizar a través de revolucionarios programas sociales inclusivos, de alcance masivo entre la población más desasistida, sino también a aquellos que manteniendo desde siempre entre sí posiciones antagónicas de un color o de otro, ya fuese social-demócrata, desarrollista, centro-izquierdista o social-cristiana, se han encontrado en otrora impensables afinidades, intereses, preferencias gustos y formas de ver y de asumir la vida, más allá de lo estrictamente político.

Los antichavistas, siendo hoy un sector de la población con similitud de criterios en cuanto a formas de ver y de percibir el país y su realidad, es un conjunto humano de carácter heterogéneo, integrado por gente de diversas ramas profesionales, diferentes estilos de vida, y hasta de diversos estratos socio-económicos (aún cuando la gran mayoría se asume así misma como oligarca), a los que Chávez reunió en un solo amasijo de odio y de irracionalidad como nunca antes ningún otro referente político llegó tan siquiera a motivar medianamente.

El odio con el cual han alimentado su espíritu y su pensamiento a través del tiempo, obra en ellos como un poderoso energizante, que les lleva a comportarse frente a Hugo Chávez y todo cuanto con él se relacione de alguna manera, como verdaderas máquinas de segregación de irracionalidad y descontrol virulento y vomitivo, cuya característica o rasgo más resaltante es la convicción común entre ellos de creerse inteligentes y de no percatarse de su lastimosa y verdadera condición mental. El delirio los reúne y los fortalece en la medida en que se van reconociendo unos a otros como “pares interpares” y aprenden a admirarse mutuamente en sus descabelladas formulaciones sobre la realidad que se edifican para disfrutar el mundo y el universo a su manera y regocijarse así en el inmenso espacio virtual en el que por fin triunfan y no son derrotados por ningún advenedizo, desclasado y maloliente.

De ahí que el bochornoso desfile de liderazgos de relevo que de entre ellos surge a cada rato, como fábrica de churros en perpetua ebullición, admirados y venerados en cada oportunidad como los más luminosos e inalcanzables redentores del ser humano, resulten siempre lanzados al pantanal del desprecio más repugnante sin la más mínima piedad o conmiseración, al más pequeño atisbo de desviación por parte de esos dirigentes de los sueños y anhelos de triunfo y arrase sobre el chavismo. Ningún líder será tal si no responde a las motivaciones del odio que los reúne. Ningún líder será aceptable si se desmarca de alguna manera de la naturaleza violenta que les inspira. Ningún líder sobrevivirá entre sus filas si no garantiza su disposición a masacrar a los chavistas a la primera oportunidad que se les presente. Ningún líder contará jamás con la buena pro de quienes se saben destinados a ejecutar la obra monumental de los hombres de bien del Siglo XXI… ¡El exterminio del chavismo!

Por eso, antes que ningún político con grandes dotes y capacidades intelectuales e ideológicas, o una gran trayectoria de lucha social en las comunidades, el líder será quien les alimente lo único que en verdad ese pobre sector adinerado ha tenido en sus insustanciales vidas…. ¡el odio!

En este video se ve con la más perfecta e inequívoca claridad la tragedia que significa para un sector de la sociedad el no contar con la orientación y la direccionalidad que tiene que emanar de un liderazgo consistente, ideológicamente sólido, con capacidad de visualización de los escenarios socio-políticos y económicos desde lo minúsculo hasta lo complejo, y que ofrezca respuestas útiles y responsables a las fragilidades y limitaciones naturales y comprensibles de aquellos que no tienen la fortuna de entender de manera integral y sensata el universo, es decir; ellos mismos… Todos, aún cuando lo nieguen a muerte, siguen estrictamente lo que este siniestro personaje dictamina desde hace más de un lustro como línea de acción política para la oposición de a pie en Venezuela. No hay uno sólo de sus postulados (no solo los que aparecen en este video, sino los que durante años ha predicado a través de sus páginas en la web) que no se cumpla con el más estricto apego a la letra en el quehacer “político”del antichavismo nacional.

Esta es su promesa para el país…

“La Guarimba es totalmente anárquica. Cada quien hace lo que le venga en gana, dependiendo del grado de frustración, guáramo o los pertrechos con los cuales se cuentan” Robert Alonzo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s