El engaño del miedo

guarimbera3

Publicado en Últimas Noticias el 05 / 04 / 2014

Una desaforada antichavista se desgañita en un vagón del Metro de Caracas vociferando en contra de la dictadura que, según ella, no la deja hablar y que supuestamente tiene a su hijo de 4 años preguntándole a cada rato, también según ella, que en qué tipo de democracia irá a vivir él cuando sea grande.

Al parecer, el prodigioso muchachito es infinitamente mucho más cuerdo que ella, que apenas con cuatro años de edad se preocupa por los asuntos por los cuales hasta el mismísimo Andrés Bello se vino a preocupar por ahí por cerca de los 38 años, más o menos, siendo como lo fue el más grande precursor del Derecho Civil en nuestro continente.

Nadie le hace caso, pero la desgañitada mujer insiste en reclamarle con furia amenazante a los pasajeros del Metro exactamente lo mismo que el resto de los guarimberos, terroristas y paramilitares importados por Leopoldo López y María Corina Machado por instrucciones expresas del Departamento de Estado norteamericano con la aviesa finalidad de aterrar a la población mediante acciones violentas y criminales de perfecto corte fascista, le vienen reclamando a la población desde hace más de una década, instándoles a “despertar” y a “perder el miedo”, como si la democracia fuese un asunto de sonambulismo o un torneo de fuerzas y de gallardía y no una cuestión de simples votos electorales.

Se indignan (o se arrechan, como a ellos les gusta decir) porque la gente no los ayuda a “salir” de Maduro, en lo que ellos califican de infame indiferencia, pero no se les pasa en lo más mínimo por sus desquiciadas mentes que no es que la gente está dormida o que sea indiferente, sino que no les venga en gana estar de acuerdo con la barbarie neoliberal que le proponen al país desde ese sector ultraderechista.

No se les ocurre en modo alguno que el silencio de esa gran mayoría que ellos ven como vulgares zombis, obedece a una clara convicción revolucionaria del pueblo que juró una y mil veces defender la Patria que su líder redentor le pidió en su última proclama que defendiera, hasta con entrega de su vida si fuera menester hacerlo.

No les entra en su obtusa cabeza de vendepatrias trasnochados, que en vez de dormida esa inmensa mayoría de pueblo al que ellos asumen como indiferentes, está más despierta que nunca y más consciente de lo que un guarimbero cualquiera estará jamás en toda su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s