La cultura de las guarimbas

jesus-es-mi-amigoPor: Alberto Aranguibel / Últimas Noticias 17 / 05 / 2014

Una amiga, educadora de profesión, colocaba esta semana en su muro de Facebook lo siguiente: “He sentido una particular tristeza esta mañana. La causa: mis estudiantes -venidos todos de sectores opositores- no sabían quién es Jacinto Convit”. Más adelante, otro muralista ponía: “¿Cuántos conocen la obra de Jacinto Convit y cuántos la de Chino & Nacho? La respuesta sabemos cuál es, lo que demuestra la degradación cultural de la sociedad”.

Los orientadores de la ética de la sociedad moderna suelen ser los mismos que promueven su enajenación.

Así nos encontramos con que quienes aterrorizan a la gente como nunca antes en nuestra historia contemporánea, desplazan en popularidad y casi de manera instantánea a los líderes naturales de su sector político.

Una desclasada y muy desvencijada actriz de relleno, que después de cuarenta años de haber abandonado el país con su iluso y fracasado proyecto de estrellato en Hollywood, se arropa las nalgas con la bandera nacional y con ello hace que la militancia opositora le dé la espalda ipso facto a su más impetuosa lideresa, a quien dejan en el olvido sin importar ya si es por fin o no diputada.

Otra compatriota narra crispada de horror el encuentro en el colegio de sus hijos para discutir la resolución 058. “Una ciudadana muy ‘decente’ y perfectamente arreglada afirmó que la educación de antes era la mejor, donde Cristóbal Colón era un “HÉROE” y que el 12 de octubre toda la vida se celebró el DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA, hasta que este gobierno se encargó de llamarlo (en tono de burla) DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA”.

Dice la amiga que cuando alguien la refutó señalando el genocidio que los conquistadores llevaron a cabo contra nuestros aborígenes, la mujer respondió airada y a fuerza de gritos “¡Por supuesto que nos hicieron un favor los conquistadores, de lo contrario seguiríamos siendo UNOS INDIOS IGNORANTES Y COCHINOS!”. Lo más aterrador, según comenta la compatriota, era la cantidad de padres y madres que avalaban en esa reunión su miserable discurso. Esa es la sociedad “decente” que luego no sabe de dónde salen los guarimberos. Y que, como quien se niega a reconocer a su hijo como drogadicto, acusa a los demás de echárselo a perder.

Algo así como el necio cuento de “los infiltrados”, con el que ahora pretenden esconder el terrorismo de sus niños lindos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s