El falso padecimiento migratorio de la burguesía

– Publicado en el Correo del Orinoco el 27 de octubre de 2014 –
joven viajero

Por: Alberto Aranguibel B.

La migración no es un percance que pese de manera negativa sobre las sociedades. Por el contrario, sobre ella se asienta la riqueza del mestizaje que a través del tiempo ha permitido a la humanidad hilvanar conocimientos, culturas y tradiciones que le han abierto a los pueblos las posibilidades de una perspectiva cada vez más amplia para su florecimiento.

A diferencia de los grandes conquistadores de la antigüedad que recorrían el mundo diezmando civilizaciones con el único propósito de su engrandecimiento político, quienes hace quinientos años llegaron a esta “tierra de gracia” buscando descubrir un nuevo mundo no lo hicieron movidos solamente por una demencial ambición de poder (como en efecto lo fue), sino que, más allá de eso, procuraron la construcción de un nuevo porvenir alejados para siempre de sus países de origen en vez de retornar a ellos para disfrutar sus triunfos de ultramar como era de esperarse. De ahí que para muchos historiadores suela tener más sentido la versión que presenta a Hernán Cortez ordenando quemar sus naves durante su incursión en México en 1519, para marcar un infranqueable “punto de no retorno”, antes de las que lo ubican simplemente barrenándolas o encallándolas. La intención no era regresar. Desde la llegada de Colón, la mayoría de los conquistadores vinieron para quedarse. Es decir, lo que nos llegó desde aquel entonces fue una verdadera avalancha inmigratoria, extendida progresivamente a todo el continente y que hoy se expresa en la riqueza étnica de nuestros pueblos forjada por las innumerables oleadas de colonias que vinieron a estas tierras suramericanas a través del tiempo.

Transcurridos ya tres lustros del siglo XXI, el flujo migratorio es una realidad social, cultural, política y económica completamente institucionalizada en el mundo. Solamente en Europa se contabilizaron en 2012 más de 2.7 millones de inmigrantes de sus propios países. De acuerdo al más reciente informe de la Comisión Europea en esa materia, Alemania recibió ese año a 592.200 inmigrantes, Inglaterra a 498.000, Italia a 350.800, Francia a 327.400 y España a 304.100. Para ese mismo periodo España alcanzó una emigración de 446.600 ciudadanos que decidieron abrirse espacio en otras naciones del bloque, seguida por el Reino Unido con 321.200, Francia con 288.300, y Polonia con 275.600. (1)

De modo que el fenómeno de la migración en la sociedad actual no es algo que pueda atribuirse a particularidad alguna de la realidad política venezolana como pretende hacer ver la burguesía en este momento.

Fracasada en sus intentos por reinstaurar en el país un inviable modelo neoliberal que desde hace décadas ha demostrado su ineficiencia para resolver los problemas económicos del mundo capitalista, y luego de apelar a infinidad de mecanismos democráticos y no democráticos para tratar de alcanzar en vano su objetivo de hacerse del poder en Venezuela, ahora esa burguesía acude al absurdo expediente de la que arrogantemente denomina “fuga de cerebros” en un nuevo intento de mal poner a la revolución venezolana ante el país y ante el mundo.

La dirigencia opositora, y la mayoría de los adultos de ese sector que constituye la oposición venezolana, por lo general fueron formados de una u otra manera en universidades extranjeras antes de pensarse siquiera en la posibilidad del triunfo en el país de una revolución como la bolivariana. De lo que se desprende que la tragedia que representa hoy para ellos que sus hijos aspiren a lo mismo, es más una falacia que ninguna otra cosa. Irse a estudiar al extranjero para esos sectores fue desde siempre no solo una opción sino una obligación impuesta por su condición de clase. El odioso complejo de superioridad que rige la filosofía burguesa, orientado por la lógica orwelliana según la cual los pueblos no son aptos para dirigir sino para ser dirigidos, ha sido en eso un factor determinante. Su rechazo a un modelo socialista como el que propone Chávez al país desde hace quince años tiene su origen en la necia convicción de que un gobierno popular sería una salvaje alteración de las leyes naturales del universo. Expresión de esa arrogante deformación es la idea de la “meritocracia” con la que quisieron perpetuar el control absoluto de esas élites dominantes sobre la más importante industria nacional.

La visión que tanto Estados Unidos como Europa tenían en aquel entonces sobre el tema migratorio, contribuía decisivamente a que esa opción de estudios en el exterior resultara para los sectores pudientes de la sociedad una alternativa interesante. Además, en Venezuela existía para aquel momento un escaso número de universidades, la casi totalidad de ellas pagas o con matrículas o gastos de estudios elevados. La política de privatizaciones instaurada en el país hacía que las fuentes laborales más atractivas fueran aquellas que se alineaban de una u otra forma con el modelo neoliberal imperante. Pero más allá de todo eso, estaba el componente ideológico. No había en el país un proyecto nacional que fomentara el desarrollo de nuestra propia industria. La cultura del consumismo y la importación comenzaba a hacer estragos en la fibra moral de la sociedad y acababa con nuestra identidad como pueblo.

Quienes se van hoy (una ínfima cantidad en relación al número de estudiantes que actualmente se benefician con la creación de más de 36 universidades durante el periodo revolucionario, incluyendo instituciones específicamente concebidas para formar en ciencias de la salud, en artes, etc.), ni son “los cerebros” de la sociedad ni están emigrando. En muchos casos son jóvenes ya no de sectores con alto poder adquisitivo, cuyas posibilidades económicas siguen siendo suficientes para sufragar una relativamente cómoda estadía en el extranjero, sino jóvenes de clase media cuyo interés no es cursar carreras universitarias más allá de nuestras fronteras sino hacer cursos de ingles por unos pocos meses con la finalidad de acceder a una asignación segura de divisas que por lo general son destinadas por ellos o por sus padres a la especulación en el mercado paralelo, en virtud de lo cual el Estado se ha visto en la obligación de restringir su otorgamiento. Esa moda, además del poder de manipulación de la derecha que la misma evidencia, pone a la vez de manifiesto el innegable fenómeno de movilización social que se experimenta en el país, que le permite a los sectores menos pudientes optar a posibilidades que antes eran impensables para ellos.

El modelo socialista por el que tanto rabia la burguesía ha incluido de manera gratuita en el sistema universitario a más de dos millones y medio de jóvenes, lo que de acuerdo a la ONU nos coloca como el quinto país en el mundo en matrícula estudiantil y el segundo en Latinoamérica después de Cuba, con una política de Estado orientada al fomento del empleo de calidad una vez finalizada la carrera.

Sin embargo, la infame acusación que desde esos sectores se hace contra el proceso de transformaciones no cesa. Las campañas de manipulación mediática sobre nuestra economía, empeñadas en culpabilizar a la revolución por las crisis en que ha sumido al país la guerra económica desatada por el sector privado, insisten en torcer la realidad para favorecer la falsa percepción de catástrofe que se les siembra a esos jóvenes.

Una falacia que distorsiona incluso la realidad de la mayoría de las naciones hacia las cuales acuden en busca de nuevos horizontes, en los que el trabajo precario que se les ofrece como inmigrantes solo sirve de colchón para mitigar la crisis que esas sociedades padecen como consecuencia de la destrucción de la protección social del trabajo, lo que ha provocado el sentimiento xenófobo que crece hoy fundamentalmente en Europa y Estados Unidos.

Por eso ninguno de ellos jamás quema sus naves. Todos terminan regresando al confort de su hogar en cosa de meses porque, visto de manera objetiva, en ningún país del mundo las perspectivas y posibilidades de bienestar económico son tan promisorias como las que construye con su amor a la patria la Venezuela revolucionaria.

(1) Migration and migrant population statistics

@SoyAranguibel

Anuncios

2 comentarios sobre “El falso padecimiento migratorio de la burguesía

  1. Algunos disociados se van huyendo, esos duran menos fuera del país, regresan con las tablas en la cabeza. Ellos mismos han visto la oportunidad de constituir empresas para guardan bienes muebles; de manera que cuando regresen a nuestro hermoso país consigan sus peroles que no botaron o vendieron con su locura de huir. Es necesario el seguimiento y se publique las estadísticas de los que regresan dándose cuenta que un país cómo Venezuela no hay en el planeta Tierra.

    Me gusta

  2. Los profesionales de la medicina, gremio favorecidos por las politicas del gobierno Chavez-Maduro no se van del pais esta teta que tienen no la van a dejar.Este gremio y su represente eterno habla gamelote y vociferan cual pendejada que se les ocurra, se van del sector público al privado. Se reunen 4 0 5 medicos de diversas especialidades medicas alquilan una quinta la acondicionan y la convierten en pequeñas clinicas privadas. De donde provienen los recursos para ejecutar este tremendo negocio que tiene…… pues del HCM que pagan los organismos del estado a sus trabajadores, Sus clinicas o pequeños consultorios estan siendo alimentada por el personal del gobierno,, porque el sector privado no tiene este beneficio del HCM a sus trabajadores. Ese es el negocio, tu crees que con esta teta se van ir del pais, no niño pendejos que fueran, se iran a vacacionar a disfrutar y adarse la gran vida en Europa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s