La imbecilidad al poder

– Publicado en Últimas Noticias el 06 de diciembre de 2014 –

Por: Alberto Aranguibel B.

En un foro realizado recientemente en Carabobo bajo el alarmante nombre “Censura, caricatura y humor”, un grupo de eminentes caricaturistas del país declara públicamente que “los caricaturistas no pueden ser amigos del Gobierno constituido. Su misión es criticarle todo lo malo que hace porque no son amigos del poder. Cuando la oposición pase a Gobierno, la cuestionaremos y no al gobierno actual, que será oposición”.

Días después, un cantante de rock, reincidente en su adicción a la denuncia infundada contra los integrantes del Gobierno (anteriormente arremetió contra José Vicente Rangel, entonces vicepresidente de la República, llamándolo “ladrón”), pide frente a miles de personas y en transmisión de televisión en vivo que “si van a seguir robando, al menos que le cambien los ladrones”.

En ambos casos se erigen en voceros plenipotenciarios de una sociedad que, según ellos, desea ver tras las rejas a los integrantes del Gobierno como mecanismo de superación de los males que padece el país.

Pero ¿cuándo eligió el pueblo a un caricaturista de esos o a un roquero mal fumado como representante del sentimiento popular? ¿Por qué hay que asumir que ellos son los que saben qué es lo que le conviene o no al país? ¿De dónde sale ese derecho a estar por encima de la gente?

Según sus propias palabras, la denuncia permanente contra el Gobierno surgida desde esa vocería autoproclamada no tiene fundamento alguno. Se basa en el puro afán de oponerse por oponerse. Sin argumentación de ningún tipo y sin el más mínimo sentido de la responsabilidad ante el país.

Un partido de oposición se crea con dinero sustraído ilegalmente de Pdvsa. Sus diputados aparecen incursos en delitos de corrupción con evidencias irrefutables. Videos, grabaciones, copias de cheques, aparecen y aparecen incriminando a destacados dirigentes de oposición. Documentos de Interpol certifican depósitos de cuantiosas sumas de dinero en el exterior por parte de uno de esos dirigentes, con la complicidad de su padre, a nombre de un criminal internacional.

Nada de eso comentan esos indignados voceros de la nada, que piden llegar al poder con el objetivo, como ellos dicen, de oponerse por oponerse y para robar mejor.

Si así es la “dictadura” que denuncian, ¿cómo será la democracia que promueven?

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s