¡Que nadie se contente mucho!

– Publicado en Últimas Noticias el 19 de diciembre de 2014 –

Por: Alberto Aranguibel B.

En uno de los discursos más inmorales que jamás haya pronunciado presidente alguno, Obama le dice al mundo que va a dar un paso histórico reanudando relaciones con Cuba como si el asunto fuera un magnífico triunfo de su gestión y no el más resonante fracaso de la política exterior del imperio desde la vergonzosa derrota que EEUU sufriera en Vietnam hace ya medio siglo.

Reconoce que la política del bloqueo ha sido un gran fracaso, es verdad, pero deja de lado que lo que más queda al descubierto con su declaratoria es la ineptitud de diez, óigase bien; diez, presidentes norteamericanos para percatarse de esa torpeza.

Durante todo ese tiempo el imperio yanqui pretendió no solo asfixiar sino desprestigiar a la revolución cubana por su supuesta incompetencia para impulsar la economía de la isla, dejando de lado que a pesar de verse sometida a un infame bloqueo económico, el pueblo cubano goza de educación y salud gratuitas de las más avanzadas del mundo y es una potencia latinoamericana en medicina, deportes, literatura, música, lo que ha puesto en evidencia que para progresar no hace falta el capitalismo sino la justicia social.

Con base en esa innegable verdad, y por la injusticia que encarna el atrasado e ilegal cerco al hermano país, el Comandante Chávez logró concitar muy rápidamente desde su llegada al poder el respaldo creciente de las naciones del mundo en defensa de los derechos de los cubanos a su libre determinación. Por eso en los últimos quince años EEUU se ha quedado solo en todas las votaciones, primero de la OEA y luego de la ONU, en las que los pueblos progresistas claman por el cese a la criminal medida del imperio.

De ahí que el anuncio no puede ser entendido sino como un inmenso logro de la revolución cubana contra la pretensión de dominación planetaria del gigante del norte. Cuba no ha claudicado ni un ápice en su planteamiento revolucionario. Obama ha tenido que acabar con un programa en el que Estados Unidos ha invertido miles de millones en recursos de todo tipo durante medio siglo.

Pero, no cantemos victoria. Detrás del santo siempre asecha el demonio. Ahora viene la batalla contra la inyección de capitalismo que el imperio debe tener preparada para la isla. Tal como pretende hacer hoy contra Venezuela.

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s