¿Por qué un anacrónico grupo de hippies nos ataca?

– Publicado en el Correo del Orinoco el 30 de marzo de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

Con un grafismo crudo como pocos en la actualidad, alguien escribía hace poco en las redes sociales que la diferencia entre el México de Lázaro Cárdenas y el actual de Peña Nieto, es que en el primero cuando se excavaba la tierra en cualquier parte aparecía petróleo y en el de hoy aparecen por doquier cadáveres de mexicanos vilmente asesinados.

La masacre silenciosa que padece México en la actualidad es solo comparable en su horror y dimensión a las que llevan a cabo el sionismo israelí contra el pueblo palestino y el paramilitarismo instaurado por Uribe Vélez en Colombia. Tanto la una como las otras son cubiertas sistemáticamente por el mismo manto de impunidad y criminal indiferencia de los gobiernos del mundo sometidos al dominio hegemónico del imperio norteamericano y por el silencio inmoral de las grandes cadenas y medios de comunicación.

Salvo la valiente y decidida postura de Rubén Albarrán, líder del grupo Café Tacuba, resteado junto a los dolientes de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa en las marchas por la justicia por la que claman los indignados de México, nadie en el mundo musical de esa nación ha levantado su voz en forma categórica para denunciar la criminalidad de un sistema cómplice de la muerte y de la inmoralidad como el que allá impera.

No tienen por qué hacerlo, ni nadie tiene el derecho de reclamárselos. Todo grupo musical por muy frívolo o comercial que sea, compone alguna vez (o varias inclusive) alguna pieza dedicada a alguna causa social. Pero ni están obligados a hacerlo ni su gesto los convierte necesariamente en activistas comprometidos con ideas de corte revolucionario, ni mucho menos. Si lo hacen bien, y si no lo hacen también.

El problema es cuando, además de ser sistemáticamente indiferentes a la dura realidad que golpea de manera brutal y violenta a su propio pueblo, el talento de artistas como Maná se coloca abierta e impúdicamente al servicio del opresor y en contra de las luchas populares.

Para entender esto, habría que revisar con detenimiento quién es en efecto Maná más allá de la grandeza de sus múltiples records como banda de género musical impreciso orientado, al parecer, exclusivamente a divorciadas antiguas y sin esperanzas, tal como se desprende de la empalagosa y confusa languidez de sus letras, generalmente referidas a amores desvaídos más allá de los puertos abandonados y las aves sin rumbo, muy al estilo del mejor cultor latinoamericano del género, el también muy prominente cantautor Arjona.

Un primer indicio lo permite establecer el tan meticulosamente cuidado look hippie de los integrantes de la banda. Cuando ya ni siquiera los escasos sobrevivientes del festival de Woodstock que puedan quedar por ahí en algún triste asilo del olvido se atreven a hacer el ridículo ataviándose con las estrafalarias fachas de las franelas psicodélicas o chalecos de semicuero con flecos desvencijados y haciendo hondear su larga melena de desaseado desaliño, el que unos músicos mexicanos ya en las puertas de la decrepitud lo hagan sin el más mínimo rubor como si de erráticos viajeros del tiempo se tratara, es más que indicativo de que algo más hay detrás de todo eso.

El movimiento hippie fue hace más de medio siglo la respuesta de la sociedad norteamericana a la insurgencia juvenil que convulsionaba al mundo a mediados de los años 60’s, desde el impulso de la Revolución cubana y luego con el mayo francés como detonante de reformas estudiantiles y laborales, evolucionado a lucha mundial antiimperialista en solidaridad con Vietnam.

¿Por qué en la nación más poderosa del planeta la juventud en vez de activarse masivamente contra una injusticia que le afectaba directamente (su país era el autor de la infame y cruel masacre contra el pueblo de Vietnam) se entregada frenética al delirante mundo de las drogas y la banalidad que comprendía el movimiento hippie? Nadie más que uno de los más emblemáticos representantes de la cultura juvenil de aquel entonces, George Harrison, integrante nada más y nada menos que de la banda más trascendental e importante de la historia, Los Beatles, puede tener la autoridad que éste tiene al referirse a la supuesta contracultura que representaba aquella repentina moda: “Fui a Haight Ashbury –dijo- esperando encontrar un lugar magnífico, pero solo era un lugar lleno de adolescentes descarrilados y drogados (…) No era como me lo había imaginado; gente maravillosa teniendo experiencias espirituales y creando arte. Era simplemente como un barrio de borrachos.” (George Harrison. The Beatles Anthology, 1995.)

La respuesta puede inferirse en la afirmación del presidente de la Michigan State University, John Hannah, al explicar las funciones de la universidad en los Estados Unidos: “Nuestras escuelas superiores y universidades han de considerarse bastiones de nuestra defensa, para conservar nuestro país y nuestra forma de vida, como los bombarderos supersónicos, los submarinos nucleares y los misiles balísticos intercontinentales.” La versión según la cual el movimiento hippie fue solo una gigantesca operación llevada a cabo por el FBI y la CIA en contra de la rebeldía juvenil que comenzaba a contagiar a las universidades norteamericanas (lo que explica que la nación supuestamente más cerrada al uso de estupefacientes haya permitido y sin ningún problema el consumo libre e ilimitado de marihuana, hachis y LSD entre casi toda la población joven del país, producto de lo cual se han convertido desde aquel entonces hasta nuestros días en la nación con el mayor consumo de drogas del planeta) es la que mayor fuerza ha tenido siempre como explicación a tan absurdo fenómeno.

El vocalista de Maná, quien seguramente pasará a la historia como “el último hippie”, rinde culto a esa concepción de la supremacía del modelo de vida norteamericana. Su respaldo no a una, sino a las dos campañas presidenciales de Barack Obama (2008 y 2012) así lo confirma. En la primera, ante la inmensa expectativa que el afrodescendiente causaba, dijo “Ésta es una oportunidad histórica para construir un mundo mejor”. Cuatro años después, frente a la decepción mundial por el incumplimiento de todas las promesas de aquel primer periodo, el cantante reincidía en ayudar al presidente a cautivar al voto latino en esa nación. En su cierre de campaña en Nevada decía que para él y sus compañeros, el demócrata era “la única opción viable para llegar a soluciones concretas para quienes viven, trabajan, estudian en Estados Unidos sin ser estadounidenses en su raíz o de nacimiento”.

Los que padecen en México el genocidio que causan el tráfico de armas y de drogas desde los EEUU, no fueron considerados ni un instante por el líder de la banda. La óptica de quien vive en el imperio y solo sale de ahí para abultar su fortuna en conciertos puntuales y muy a la carrera, modifica el alma por completo.

¿Por qué entonces Maná no se pronuncia contra el gobierno de México pero sí se pronuncia insistentemente en contra del gobierno popular legítimamente electo por los venezolanos? Todo grupo musical latinoamericano comprometido políticamente por lo general construye su propuesta a partir de la defensa de la dignidad de sus pueblos; Cultura Profética, Buena Fe y Calle 13 lo hacen. Maná es el único grupo que ataca a los pueblos de la región erigiéndose en vocero musical del imperio.

En el Estamento de los Guardianes, de su “Teoría Política y Práctica Política en Platón”, Poratti lo pone de esta manera: “Música” (de “musas”), en griego, comprende tanto la poesía como la música propiamente dicha. Su enseñanza consiste en el canto y memorización de los poetas, con Homero a la cabeza, los cuales, en ausencia de un texto sagrado u otra forma consagrada de autoridad, sustentan el saber colectivo como depositarios y transmisores de las concepciones religioso-políticas tradicionales sobre las que se basa la vida ciudadana. Platón incluye en ella también los cuentos de la primera infancia. Ese momento tempranísimo donde el carácter es maleable al máximo, fue siempre visto por Platón como decisivo y peligroso, y como una de las claves de la estabilidad política.” (1)

Las grandes corporaciones que controlan el poder en Estados Unidos no van a permitir jamás que la estabilidad política de su imperio dependa de la relativa efectividad o no de un eventual decreto contra una nación indoblegable. Si pueden usar la musa de una banda sumisa y suficientemente vendepatria para lograrlo, pues la banda será usada. Más aún si lo único que les llegue a costar será unos cuantos premios de fascinante notoriedad.

(1) Teoría Política y Práctica Política en Platón

@SoyAranguibel

Anuncios

6 comentarios sobre “¿Por qué un anacrónico grupo de hippies nos ataca?

  1. ESTIMADO CABALLERO, CON SINCERIDAD LE DIGO QUE AUN CUANDO NO SOY AFECTO A AL GOBIERNO, COMPARTO SI, MUCHAS DE LAS INTENCIONES Y OBRAS EN BENEFICIO SOCIAL. ENFRENTAMOS HOY, UNA NEO EPIDEMIA CAPITALISTA, DISEMINADA POR LA CULTURA CONSUMISTA Y AL IGUAL QUE LA RELIGIOSA ADORACIÓN AL DOLAR, REPRESENTAN LOS GRANDES MALES CULTURALES DEL MUNDO. LA GRAN MAYORÍA DE LOS HABITANTES DE ESTE PLANETA, DESEAN, ANHELAN EL PODER ACUMULAR LA FORTUNA FANTASIOSA EN DOLARES, USTED LO HA PENSADO, YO LO HE PENSADO, CASI TODOS LO DESEAMOS. ESTA CONTRADICTORIA Y GROTESCA CULTURA, SE HA PODIDO ARRAIGAR EN LA SOCIEDAD POR LAS CARENCIAS E INEPTITUDES DE LOS GOBIERNOS AL NO OFRECERLES ALTERNATIVAS CREATIVAS PARA DESAHOGAR SUS ENERVADAS HORMONAS. AHORA MISMO, ESTAMOS EXPERIMENTANDO UNA LETANÍA INVENTIVA A CAUSA DEL IDIOTIZADOR TELÉFONO CELULAR Y NO HACEMOS NADA PARA EVITAR LAS CONSECUENCIAS, A LAS QUE ESTA LLEVANDO A LA JUVENTUD ESA FANTÁSTICA MODA COMUNICACIONAL QUE APORTA INFORMACIÓN AMANADA AL INSTANTE Y CONVIERTE EN SABELOTODO A LOS LERDOS JUVENILES. ENTONCES, QUIERO CON ESTO GRAFICAR ALGUNOS MOTIVOS POR LOS QUE ESTE VIEJO DECREPITO DE MANA, LUEGO DE SER DOMADO Y ADOCTRINADO CON EXPLOSIVAS INYECCIONES CREATIVAS EN EL CAMPUS DE LA SUMISIÓN NORTEÑA, NOS CRITICA DE MANERA ROBOTICA O, AUTOMÁTICA. TAMBIÉN DEJO CLARO LO SIGUIENTE, NO ES EL ÚNICO, LO QUE LE OCURRIÓ A EL, LE ESTA PASANDO A NUESTROS JÓVENES YA Y AHORA.

    Me gusta

  2. Hola Aranguibel. Nos conocemos muy poco fìsicamente. quizà nos vimos. hablamos un tanto al pasar en casa de alguna gente amiga comùn (Maritza R, Beatriz Perez,Luis Grioni, no se … ) y mis 90 años no son buena ayuda memoria en MI actualidad Sin embargo ahora SI te leo cada vez que apareces en OL aunque no soy un buen “computista” De todos modos, aunque tu dicusiòn informàtica me ilustra en muchos casos como èste de esa historia cercana y èse absurdo presente de Manà y cìa. a veces me pregunto ¿vale la pena el tiempo dedicado ? Quizà si, porque posiblemente tienen algùn arratre indigno y populachero (sin desprecio verbal alguno por el PUEBLO al que respeto mucho) Mis cordiales saludos Alejandro Dehollain

    Date: Tue, 31 Mar 2015 00:17:41 +0000 To: adehollain@hotmail.com

    Me gusta

  3. El irrespeto de los artistas!!! No critico que tengan su tendencia ideológica, son seres humanos libres de pensamiento, pero un artista que se debe al PÚBLICO EN GENERAL debe ser muy cuidadoso e inteligente en asuntos plíticos o Religiosos. O eres POLITICO o eres ARTISTA… Cuando el público compra discos o entradas para una presentación no le preguntan si es de una tendencia u otra. Siempre me imagino un concierto repleto de gente alegre que quiere cantar, bailar, divertirse…. Imagínese al Artista una vez en tarima, y después de varias canciones comienza a gritar: “Soy Católico! Fuera los Evangélicos! Fuera los Mormones! Fuera los Ateos!” Se imagina? A caso ese artista pensó en el RESPETO que le debe a su público? Acaso ese artista manifestó antes del concierto, qué público debía asistir? En resumen, lo que quería decir es que muchos ARTISTAS han faltado el RESPETO a su público, aquel que le dio de comer con sus aplausos, apoyo, comprando sus discos, entradas a conciertos…y solo dejan una Terrible Decepción, irreversible ante cualquier disculpa…

    Le gusta a 1 persona

  4. Cuando una persona en su temprana formación no tiene valores ni principios y su actitud ante la vida es indiferente es probable que se comporte como una veleta y el viento de la deformación y manipulación lo empuje a la nada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s