Las madres bachaqueras

– Publicado en el diario Últimas Noticias el miércoles 06 de abril de 2016 –

Por: Alberto Aranguibel B.

Desde los tiempos de la antigua Roma, los ejércitos han servido primordialmente a la causa de los sectores dominantes. En sus primeras formas organizativas, durante la monarquía que precedió al imperio romano, el ejército estaba integrado por soldados que debían costear su propio armamento para evitarle así gastos considerables a la corona, con lo cual terminaba convirtiéndose en una institución de acaudalados al servicio de las clases pudientes.

En la Venezuela de hoy un sector de la sociedad acostumbrado históricamente a la sumisión de las fuerzas armadas del país a sus designios, vio como contrariedad que esa institución respondiera ya no a los particulares intereses de los ricos sino a los del pueblo, guiada por un líder que surgía de las propias filas castrenses para acabar con ese pasado de indignidad en que esas clases pudientes sumieron al ejército venezolano.

De ahí en adelante la oposición ha buscado de manera infructuosa la organización de una importante masa militante con la cual enfrentar a la mayoría revolucionaria construida por Chávez desde su arribo al poder a finales del siglo XX.

Su triunfo circunstancial en las elecciones del 6-D, hizo creer a muchos opositores que el momento de la superación numérica al chavismo había llegado. Pero no a toda la oposición. Son muchos más los que hoy están convencidos de que sin la acción depredadora de los bachaqueros generando colas y haciendo padecer al pueblo el infierno de la escases y los altos precios, esas elecciones jamás las habría ganado la contrarrevolución.

De ahí que, a pesar del odio que los opositores dicen tenerles a los bachaqueros, los defiendan a capa y espada como sus aliados. Si los bachaqueros están acabando con el bienestar social creado por la revolución, entonces los bachaqueros son el ejército que tanto necesitaba el antichavismo. Tan simple como eso.

Por eso cuando hace días coloqué en Twitter la foto de una mujer a la que acababa de ver sacando cantidades enormes de dinero de un cajero a la vez que la oía hablar por celular sobre la lista de productos que estaba negociando, saltaron furiosos a acusarme de vejación a la “pobre señora que podría ser mi mamá”, como me decían todos.

Que los escuálidos sean hijos de bachaqueras no debe pues sorprender a nadie.

Anuncios

Un comentario sobre “Las madres bachaqueras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s