La desmemoria de la papa

Por: Alberto Aranguibel B.

En verdad que McDonald’s sí supo… aplicárnosla.

Después de la verraquera que formó porque supuestamente no le daban dólares preferenciales para importarla y por eso entonces tenía que dejar al país sin el grasiento producto de la comida chatarra por la cual es famosa, ahora resulta que vuelve a vender su toxicológico combo, esta vez con papas producidas en el país pero sin rebajar el precio por el ahorro que eso le representa en términos de costos de importación y nacionalización de lo que antes importaba.

Como buena empresa capitalista, antes que mercadotecnia, a lo que juega esa cadena de comida es al “estratego” filibustero y tramposo al que juegan siempre todas las corporaciones trasnacionales que se sienten bien apoyadas por el Tío Sam, en lo que de ninguna manera puede llamarse área de negocios sino asaltos en descampado a las economías emergentes sobre las cuales se abalanzan en pos de cada vez más dinero sin importar el daño que ocasionen a los pueblos.

farsa macdonalds

El “estratego” no es sino el arte de los trucos y los ardides para despistar al contrario en un archiconocido tablero de juego que seguramente todo el mundo ha jugado alguna vez.

Un laboratorio farmacológico cualquiera sale y dice en medio de la guerra económica desatada por esas mismas corporaciones contra el pueblo, que no puede surtir el mercado con, digamos, aspirina porque supuestamente no le han asignado los dólares para importarla.

Olvídese usted de aquel cuento mitológico de la conveniencia de las inversiones extranjeras en el país y de todo aquel gamelote de que iban a generar empleos y a estimular la producción nacional. Ellos a lo que venían era a hacer plata y a llevársela cuanto antes. De eso se trata el “libre mercado” que las rige.

Fíjese solamente en que al día siguiente de cada anuncio de ese tipo siempre aparece un producto similar a la aspirina que dicen que no pueden traer, pero eso sí: más caro porque le agregan algún añadido que usted no necesita. Un añadido que para lo único que sirve es para incrementar el precio del producto.

Igual a lo que hace ahora McDonald’s con la papa criolla; sí había pero no sabían cómo cobrarla más cara. Todo era una farsa golpista. Por eso Wendy’s, Burguer King y Arturo’s nunca dejaron de vender sus combos con papitas.

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s