¿Qué estamos comiendo?

Por: Alberto Aranguibel B.

La derecha nacional e internacional pretende darle connotación de apocalipsis a una distorsión de la vida económica en Venezuela cuyo responsable no es otro que el mismo capitalismo por el cual se orienta esa derecha avara y especuladora.

El país entero sabe cuál es el curso de toda esa mercancía que desaparece de anaqueles que desde las primeras horas del día son vaciados por todo un enjambre de bachaqueros al servicio de los grandes capitales que hoy están detrás de ese inmenso delito.

Pero lo de la salmonella que ha cundido en estos días como parte de la guerra sicológica de esa derecha irresponsable para infundir terror en la población, no debe ser desatendido del todo. Que esté montada toda una campaña para hacerle creer al mundo que en el país habría una crisis humanitaria que en realidad no hay, no quiere decir que el peligro en verdad no exista.

Ningún país consume en un día la inmensa cantidad de productos que se vende en los supermercados y que los bachaqueros agotan en pocas horas. Obviamente esa mercancía se está acumulando cada vez más en los insólitos e insalubres escondrijos que el bachaquerismo usa como caleta.

Sótanos, depósitos de maquinarias, habitaciones de hoteles de mala muerte, talleres mecánicos, y hasta drenajes de aguas negras, son hoy los lugares escogidos por esos maleantes que a través de la usura y la especulación más desalmadas están acabando con el ingreso y el bienestar que la revolución le ha dado al venezolano.

Su negocio está en agotar la existencia en los supermercados para que la gente no pueda comprarle a más nadie sino a ellos. Y al precio que les venga en gana porque, como delincuentes que son, no se rigen por ninguna de las normas legales que rigen al comercio formal.

Por eso el percance del bachaquerismo no es solo el precio exorbitante al que colocan los productos, sino el peligro de pandemia que puede desatar la contaminación a la que esas condiciones de insalubridad y falta de higiene exponen los alimentos que hoy consume la población que les compra.

Ciertamente el riesgo será cada vez mayor en la medida en que se le siga poniendo atención exclusivamente al tema económico o al comercial y no al sanitario.

@SoyAranguibel

Anuncios

Un comentario sobre “¿Qué estamos comiendo?

  1. Estamos comiendo bastante harina de maíz PAN (cuando se consigue), entiendo que los anaqueles de cualquier abasto, supermercado, mercal, Supermercal entre otros, tenga productos de la cesta básica para abastecer a la población que ahora mas que nunca estamos necesitando (Guerra económica), el día 23 de julio-sábado próximo pasado en Supermercal de la Av. José Angel Lamas-ParroquiaS. Juan, Dtto. Capital, Caracas, vendieron harina de maíz PAN a precio Bs. 19,oo lo insolito es que habia en los anaqueles harina de maíz VENEZUELA ésta no estaba facturada para la venta. así que los usuarios compraron felices el producto de unos de los tantos enemigos del pueblo como es el Sr. Lorenzo Mendoza. *OJO PRESIDENTE*. Así que, quiero ver quizas como muchos venezolanos que amamos la patria de Bolívar y Chávez, productos nacionales de la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agricolas LA CASA S.A. harina de maíz VENEZUELA, caraotas,… en los C.Madeirense, Makro, Unicasa, etc, etc. Verdaderamente, porqué no llevan la harina de maíz PAN precio Bs. 19,oo-subsidiado a los CLAP (Comite de Locales de Abastecimiento y Distribución).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s