Imbecilidad tiránica

Por: Alberto Aranguibel B.

La sociedad es el conjunto de la diversidad humana reunida en un mismo lugar. En ella convive toda clase de gente, a veces con diferencias tan profundas que no se concibe otra razón que las agrupe que no sea la naturaleza gregaria que transporta el genoma humano.

Así como hay gente blanca hay negra, alta, baja, fea, bonita, gorda, flaca. Y hay gente inteligente y también gente imbécil. Es una condición inevitable si se quiere asumir la diversidad como una característica esencial de la sociedad.

Michael Jackson demostró con su cambio de color de piel, que incluso la más difícil de alterar de todas esas tipologías puede llegar a ser modificada.

Lo que no ha podido modificar ni siquiera la ciencia más avanzada es la imbecilidad.

Prueba de ello es la persistencia por más de medio siglo de una misma imbecilidad en la ciudad de Miami. Más de tres generaciones se han levantado en esa ciudad con la imbécil creencia de aquella gusanera que salió de Cuba en 1959, que sostuvo siempre con igual terquedad que en la isla se había instaurado con el triunfo de la revolución una tiranía, una cruel dictadura que oprimía a los cubanos y que sería derrocada cuando el pueblo se liberara del dictador que ellos siempre han dicho que es Fidel Castro.

Además de las invasiones, los atentados terroristas, los magnicidios frustrados, a los que apelaron para intentar cumplir esa profecía de la supuesta liberación sin poder lograrlo jamás, se cuentan por miles los intentos de derrocar al gobierno cubano mediante guerras mediáticas, bloqueo económico, cercos diplomáticos continentales, y operaciones contrarrevolucionarias de toda naturaleza que persiguieron quebrar la lealtad del pueblo cubano hacia su proceso y hacia su liderazgo revolucionario.

gusanera

Hoy cuatro docenas de apátridas fracasados celebran con champaña la muerte física del líder histórico de esa revolución en las calles del estado de Florida, exactamente igual a como lo hicieron desde hace décadas cada vez que creyeron que el deceso del Comandante había llegado.

Son tan imbéciles que no se percatan de que de esa forma le están diciendo al mundo que nunca hubo en Cuba tal dictadura.

Mientras en Miami salen esos pocos gusanos a exhibir su fascismo con el mayor orgullo, en toda Cuba, así como en el resto de los pueblos soberanos del mundo, hay millones rindiéndole a Fidel el juramento de continuar con su legado por toda la eternidad.

Dictadura es la imbecilidad de esos gusanos.

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s