El Chávez gigante que vive en el alma de los pueblos

Por: Alberto Aranguibel B.

Parte de la reconfiguración del concepto de relaciones internacionales que surge con la nueva visión que Hugo Chávez le imprime a la forma de hacer diplomacia en el continente, es sin lugar a dudas el carácter popular de los eventos que agrupan a la comunidad latinoamericana bajo el propósito de la hermandad y la solidaridad, que deja en el pasado el rictus acartonado y cursi que desde siempre signó a tales encuentros.

El término mismo de “diplomacia” remite a decadentes formas burguesas en el trato entre los países, derivadas de siglos de sujeción a esquemas trazados por las monarquías de la antigüedad, que otorgaban a sus emisarios frente a otras naciones cartas de representación que se convertían en licencias (diplomas) que aseguraban importantes niveles de privilegio a sus portadores.

Con la incursión de Chávez en el ámbito de las relaciones internacionales como vocero de una nación que se orientaba hacia la transformación de la sociedad teniendo como eje y centro de su accionar al ser humano y sus verdaderas necesidades, todo aquel lenguaje del frac y el paltó levita fue quedando en el más completo desuso para dar paso al estilo franco, abierto, sencillo, desacomplejado y sin rebuscamientos o modismos protocolares que Chávez le dio al intercambio entre las naciones.

Precisamente por esa razón de talante estrictamente revolucionario, es que los llamados encuentros de los movimientos sociales que han surgido al calor de esa visión innovadora en el campo de la diplomacia, ya no solo continental sino mundial, se han venido convirtiendo en los eventos verdaderamente centrales de esas convocatorias multilaterales, en las cuales se reúnen ya no solo los presidentes, cancilleres o representantes de las naciones, sino el poder popular en calidad de vocero de las grandes mayorías que desde siempre fueron excluidas de tales reuniones.

El carácter plural, abierto y sin ambages del evento que suele reunir a los más diversos movimientos a favor de la justicia y la igualdad social y en pro de un nuevo mundo en el que todos los sectores puedan expresar su voz de manera libre y sin condicionamientos de ningún tipo, es definitivamente el factor determinante de la importancia de estos encuentros que en un principio aparecían como marginales e insignificantes frente a las llamadas “cumbres” presidenciales y que hoy se convierten en la reunión necesaria e indispensable de los pueblos.

La asombrosa madurez y profundidad de la reflexión que los movimientos sociales exponen hoy en cada uno de sus encuentros, supera con creces las limitadas posibilidades del formalismo al que deben sujetarse las reuniones presidenciales.

Tal como acabamos de constatarlo en el Encuentro de los Movimientos Sociales y las Fuerzas Políticas progresistas, realizado en Santo Domingo la semana pasada con motivo de la V Cumbre de la CELAC, al cual asistimos junto a importantes dirigentes y diputados del PSUV y del Polo Patriótico, y un grupo de destacados intelectuales y artistas venezolanos, para llevar la verdad de Venezuela y denunciar ahí el inclemente asedio y la brutal guerra económica, política y mediática desatada contra nuestro pueblo por la derecha fascista nacional e internacional que hoy se propone derrocar al gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro y a la revolución bolivariana.

En todas y cada una de nuestras comparecencias en las distintas actividades pautadas para ese encuentro, tanto en la plenaria del foro, así como en los medios de comunicación y en los encuentros culturales y políticos, la constante era siempre la preocupación por la situación venezolana, conocida por los periodistas, la gente del común y los representantes de las delegaciones de todos los países de nuestra América y el Caribe a través de la campaña de distorsiones y descalificaciones sin fundamento que las grandes corporaciones mediáticas difunden por el continente sobre la realidad venezolana.

En todos los casos, la respuesta esclarecedora de nuestros voceros fue más que suficiente para despejar una infamia en la que la gran mayoría de los interlocutores jamás llegó a creer ni medianamente, acerca de las verdaderas causas de los problemas que hoy enfrenta el pueblo venezolano en virtud del terco empeño de una derecha retardataria y miserable que solo piensa en hacerse del poder por el poder en sí mismo, a costa del hambre y del dolor de todo un país.

No hizo falta en ningún momento extenderse en desgloses exhaustivos de ninguna naturaleza, porque una figura prominente resguardaba siempre de la duda sobre el quehacer abnegado de la revolución bolivariana en función de los pobres, de los excluidos de todos los tiempos, que solo esa figura pudo redimir como nunca antes a través de siglos de historia pudo nadie hacerlo.

Ese gigante es Hugo Chávez. Un líder popular que ha trascendido las fronteras más allá del ámbito geográfico para convertirse en referencia política obligada no solo para el continente suramericano, sino para el mundo (como lo expresara vehemente Piedad Córdoba en su brillante y estremecedora exposición ante la plenaria del encuentro), y que desborda los límites del nacionalismo o el regionalismo alcanzando ya el carácter de “universal”, como se le reconoció a lo largo de toda esa jornada.

No hubo exposición alguna durante el encuentro en Santo Domingo, ni espacio en el que los decorados no lo hicieran ver, en el cual no estuviera presente de una u otra forma, en el marco de las reflexiones sobre los distintos problemas y peligros que hoy por hoy ocupan a la comunidad de Movimientos Sociales organizados de nuestra América y el Caribe, el más sentido y vehemente reconocimiento al Comandante Chávez y a su lucha por la justicia y la igualdad social.

Al frente de las tribunas y de los escenarios, delante de las banderas flameantes de nuestras naciones, en cada video o presentación, estuvo siempre en lo más alto la imagen amorosa de un hombre que supo calar hasta lo más hondo del corazón del pueblo, que en cada caso le rindió el tributo del cariño y la lealtad más irrestricta, en demostración del vigor que la presencia del Comandante Eterno tiene cada vez más entre la gente.

Atrás quedaron los cuatro imbéciles de la oposición que en Santo Domingo pretendieron infiltrarse en el encuentro para intentar sabotearlo. Sus videítos de lastimosidad, tomados subrepticiamente por ellos creyendo que nadie los veía, quedarán cuando mucho para el sanitario.

Mientras los miserables que destruyen la felicidad de los pueblos para hacer cada vez más ricos a los oligarcas son desechados progresivamente por la historia, de donde siempre salen con el rabo entre las piernas y por la puerta del basurero, el gigante Hugo Chávez se eleva ya no solo en el recuerdo de quienes le profesan el amor imperecedero que por millones le han jurado hasta la eternidad, sino que crece día a día como referencia cuyo legado de honestidad, rectitud y nobleza, cimientan una visión humanista en la forma de concebir el Estado y la sociedad que progresivamente va adquiriendo una vigencia insoslayable en el quehacer político del mundo entero.

Chávez no es solo el recuerdo de un gran hombre que vino a redimir al pobre y se fue con su paso físico por la tierra de Bolívar.

Chávez es la presencia viva en expansión de un pensamiento emancipador que hoy los pueblos reconocen como “chavismo”, pero que en esencia no es sino la que fue su propuesta medular a lo largo de su vida política, como lo es el “socialismo bolivariano del siglo XXI”.

El mismo socialismo que los necios no comprendieron o se negaron a comprender, y que hoy los pueblos enarbolan como enarbolan con vigor y vehemencia la espada de Bolívar que Chávez les enseñó a enarbolar por todo el continente en contra de la tiranía y la perversión del neoliberalismo.

@SoyAranguibel        

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s