¡Que viva la democracia!

Por: Alberto Aranguibel B.

“Después de tanto soportar la pena de sentir tu olvido / después que todo te lo dio mi pobre corazón herido” Wello Rivas

Tiene que ser que en alguna parte del camino la dirigencia opositora se topó con algún antiguo manual de sociología política en el que se instruía la conveniencia de ahorrarse el desgaste neuronal que comprenden los procesos de estructuración de las ideas en el cerebro humano y que, a punta de controversias y confrontaciones ideológicas intensivas,  terminaron por convertirlo en el “texto sagrado del antichavismo”.

Seguramente regresan a él con frecuencia a revisar su letra orientadora, como los practicantes del “sungazing” (la técnica hindú de la alimentación y la sanación mediante la influencia de la luz solar) que acuden a la energía del sol para nutrir la vida con su sola contemplación prescindiendo de todo alimento.

Cuando se cuenta con una fuente de alimentación intelectual tan pródiga, no se necesita recurrir a ninguna otra.

Seguramente ese texto antichavista habla del valor de la retórica pura y sin enredos, o del peso del discurso simple que conduce a la felicidad sin complicaciones filosóficas de ningún tipo, o del fraseo emocionante y simpaticón sin compromisos teóricos que dificulten el entendimiento, y uno no lo sabe.

También pudiera ser cierto lo que tanto se pregona en el fascinante mundo de la oposición venezolana, en cuanto a que somos nosotros , los chavistas, quienes no sabemos coordinar la actividad de las sustancias neurotransmisoras que producen millones de emisiones por segundo entre los axones y las dentritas del encéfalo para procesar hasta la más insignificante información, y que sea eso lo que nos hace difícil comprender la persistencia opositora en el fracaso de la lógica y del sentido común.

Pudiera ser. Pero ante el milagro que ha obrado en nuestro país con el desbordamiento de inconsistencias y contradicciones infinitas entre ellos mismos a través del tiempo, es perfectamente posible establecer sin lugar a equívocos que el liderazgo opositor es inepto como más nadie en el planeta, y posiblemente como nunca antes en la historia de la política universal.

Haber desmontado desde la oposición la falaz especie de la dictadura que reinaría en Venezuela (tal como ha sostenido tan tozudamente el Secretario General de la OEA que existiría en el país) con la más sólida e irrefutable argumentación que pudiera encontrarse en el ámbito del conocimiento humano como no lo ha estado ni remotamente cercana de hacerlo la mismísima Dirección Nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, es definitivamente un logro excepcional que no merece mayor explicación.

Después de años de invertir sus mejores esfuerzos (amén de los milmillonarios recursos económicos y materiales que le metieron a su guerra contrarrevolucionaria) en tratar de convencer al mundo de que la supuesta tiranía del Presidente Nicolás Maduro ya había acabado con todo resquicio de democracia en nuestro territorio, ellos mismos echan por tierra su infame andamiaje de falsedades con la sola inscripción de sus candidaturas para la elección de Gobernadores.

Para Luis Almagro debe ser todo un bochorno el choteo del cual tiene que ser víctima desde entonces a lo largo de la avenida Constitución (cruce con calle 17) en Washington. “¡Sí hay democracia en Venezuela!”, deben gritarle desde los embajadores hasta los perrocalenteros.

¿A quién se le ocurre inscribirse para una elección cualquiera en el mismo país al que se le ha acusado por años de tener el sistema electoral más fraudulento del mundo y donde se ha perdido hasta el galillo de la garganta gritándole a todos los organismos multilaterales que hay una dictadura brutal y sanguinaria que le cercena hasta la la más mínima posibilidad de respiración a la gente?

¡Claro que hay división de Poderes!

¿No ven cómo el Poder Legislativo acude tan entusiasta con candidatos propios a esa elección?

¡Por supuesto que es confiable el sistema electoral!

¡Es el mejor del mundo!

¿No ven cómo tratan a los opositores con la mayor cordialidad después de llamar de prostitutas pa’ abajo a las autoridades del organismo rector de las elecciones?

¡Claro que hay democracia!

Mandaron a asesinar sin ningún pudor a decenas de venezolanos, luego de lo cual, Armani de por medio, corbata italiana de por medio, y anteojos Dolce&Gabbana de por medio sustituyendo las repugnantes máscaras antigases, los pavosos escudos de cartón piedra, y las asquerosas franelitas de Leopoldo, el Consejo Nacional Electoral les ofrece todas las facilidades para su postulación como candidatos a gobernadores, tal como se hace en las democracias más avanzadas del mundo entero.

No existe ya Leopoldo en las portadas de la prensa internacional. El aguerrido símbolo de la lucha contra esa supuesta tiranía del castro-chavismo suramericano, único activo real de esa pelea de más de una década por hacerse de un espacio significativo en la palestra política mundial, fue destruido en cosa de días apenas por su propia esposa. La misma que hasta ayer aparecía sollozando ante las cámaras de las grandes cadenas noticiosas, en los parlamentos más ultraderechistas del mundo, en la sede de cuanto organismo de protección de derechos humanos existiera en el planeta, precisamente porque la supuesta dictadura de Maduro no le permitía ver nunca a su marido, y que de un día para otro aparece embarazada para partir silenciosa rumbo a ignotos parajes en el extranjero.

Todo su activo político (y el de su inefable mentor Almagro), demolido de la noche a la mañana por ellos mismos sin la ayuda de más nadie suena más a acto de prestidigitación que a ninguna otra cosa. Para nadie puede resultar creíble que tamaña torpeza pueda ser obra de mentes medianamente pensantes.

Termina siendo, en todo caso, que la democracia venezolana no solo existe, como lo corrobora en forma inobjetable la propia actuación de la oposición venezolana, sino que es amplia, profunda y plural como ninguna otra, al nivel de permitirle y celebrarle la insensatez del gazapo y la irresponsabilidad a un sector que con su sola presencia en la vida pública nacional demuestra la robustez del sistema de libertades que puede disfrutarse en el país.

Pero las democracias de otras latitudes no son como la venezolana. En las sociedades políticamente maduras el escarnio público y la desaprobación más categórica habrían sido las únicas opciones para un sector político tan incompetente e irresponsable como lo es la oposición venezolana.

Hace falta caminar en la dirección de esa madurez de las sociedades altamente desarrolladas, independientemente de la orientación política del proyecto de país. Necesitamos una democracia que responda no solo a las necesidades materiales del ser humano, sino a la aspiración de engrandecimiento en el plano ético y espiritual de su existencia.

Para eso, entre otras muchas cosas importantes para las venezolanas y los venezolanos, ha venido también la Asamblea Nacional Constituyente; para dignificar el ejercicio de la política que una oposición atorrante y pendenciera ha malbaratado y enlodado tan de mala manera.

Y eso, en apenas veinte días de ejercicio constituyentista, es lo que el país ha empezado a percibir de la forma seria y altamente consustanciada con el pueblo como se está conduciendo la ANC.

Un ejercicio orientado a hacernos sentir a todas y todos cada vez más orgullosos de nuestra democracia bolivariana participativa y protagónica.

@SoyAranguibel

Anuncios

3 comentarios sobre “¡Que viva la democracia!

  1. Apreciado Compatriota: Es como mucho pedir a los actuales directivos de la Oposición que tengan sindéresis. que sean coherentes con su decir y actuar. La mayoría de esos muchachos provienen de Tradición, Familia y Propiedad, y si no, andan juntos. Proverbio chino dice “aves de la misma pluma vuelan juntos”. Lo triste es que los más viejos, por no decirles “Veteranos” de la política, se han dejado arropar por esa banda de locos. De hecho creo que es por los dólares que les llegan del exterior (diferentes vías y mecenas ) y ellos no quieren quedarse fuera del reparto de dólares ni de la mediática; el ostracismo, pues, por eso se dejan arrastrar en esa vorágine de estupideces y errores.-
    Viva Chávez. Viva la Revolución. Viva Maduro!!!
    Viviremos y Venceremos!!!

    Me gusta

  2. 100% de acuerdo camarada. Ahora bien, será que la ANC entiende que el PUEBLO espera VER JUSTICIA! NO mas IMPUNIDAD para GOLPISTAS del 2002! YA BASTA de PERDÓN!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s