¿Ganar qué?

Por: Alberto Aranguibel B.

Producto del intenso debate político que se libra en Venezuela, no solo entre el socialismo y el capitalismo, sino entre las propias filas de la revolución en la búsqueda de priorizar los objetivos del proceso de cara a las exigencias y los retos del futuro, se ha abierto una línea de discusión sobre la pertinencia o no de ganar elecciones mientras los problemas económicos no son todavía del todo resueltos.

Es cierto que la paz es solo una etapa en la construcción del modelo de justicia y de igualdad que busca instaurar en el país la Revolución Bolivariana. Pero es absolutamente indispensable. Su carácter supremo está determinado por la imposibilidad de poner en marcha cualquier plan que persiga corregir las distorsiones económicas en medio de la violencia y la ingobernabilidad que promueve la derecha.

Ahora, ganar la paz no es el triunfo definitivo sobre la guerra. Es parte esencial en la lucha contra el enemigo, pero no su exterminio.

La guerra se gana cuando el enemigo es reducido hasta su rendición definitiva. Y en las actuales condiciones, ese objetivo de la desarticulación del poder contrarrevolucionario de la derecha (expresado en el posicionamiento que ella ha alcanzado en Venezuela y en el mundo como un factor con supuesta capacidad para desplazar a la revolución y tomar el poder en el país) no está logrado del todo, aún a pesar de los resonantes triunfos electorales de la revolución el 30 de julio y el 15 de octubre. Y ni siquiera con la implosión de la unidad opositora y la sustancial pérdida de credibilidad entre sus propios seguidores.

La obligación esencial de la revolución, más allá de la electoral, es derrotar la propuesta de la derecha, que no ha sido ninguna otra que la de tratar de reinstaurar el modelo neoliberal en el país derogando la Ley del trabajo, eliminando el control cambiario y acabando con las regulaciones de precios, tal como ella ha sostenido desde hace más de una década desde sus vocerías partidistas y desde sus gremios empresariales.

Por supuesto que hay que ganar elecciones. Pero un triunfo más valioso y perdurable es demostrar que cuando el país pide por unanimidad control de precios lo que está diciendo en definitiva es que no quiere saber nada de ese modelo de libre mercado que propone la derecha.

Anuncios

4 comentarios sobre “¿Ganar qué?

  1. Seguiremos batallando para ser ESCUCHADAS. NO hay otra alternativa. Resistiremos COMO SEA. Exigiremos TODOS LOS DÍAS que RESUELVAN la ASFIXIA de PRECIOS IMPAGABLES.

    Me gusta

  2. Pero sino se toman medidas definitivas contra la g.económica estamos caminando sobre arenas movedizas, que al corto y mediano plazo inciden sobre todos los aspectos de nuestra PATRIA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s