Derrota anunciada

Por: Alberto Aranguibel B.

El deporte es por excelencia el ámbito de la competencia entre los seres humanos. En él se procura no solo el perfeccionamiento físico del individuo sino la superación frente al contendor o los contendores de una misma categoría o disciplina deportiva. En ello el aliento, la preparación sicológica, el ánimo positivo con el que se asuma el reto en cada oportunidad será el factor determinante del triunfo. Nadie gana una pelea de boxeo, por ejemplo, gritando ante las cámaras que no subirá al ring porque el contendor se ve más grande y tiene más peleas ganadas. Por el contrario, mientras más imponente se ve el contrario, más se esfuerza el púgil en darse ánimos y prepararse mejor para la pelea.

En política la confrontación para la verificación de la fuerza de cada sector político es el evento electoral. Es el único mecanismo que la humanidad acordó como fórmula para establecer democráticamente la jerarquización política, después de milenios de confrontaciones por lo general irracionales para determinar quién dirigía el rumbo y el destino de la sociedad.

Como en el deporte, en la política se requiere un mínimo de preparación y aptitud, para optar al cargo de elección popular. Se necesita fuelle, maquinaria, capacidad de movilización social, liderazgo. Pero, sobre todo, propuestas consistentes que ofrecerle al electorado.

Tan insensato como pretender ganar un campeonato deportivo sin contar con el mínimo de condiciones para ello, es pretender ganar unas elecciones sin propuestas, sin candidatos que presentar, ni inscribirse siquiera para formalizar su participación en el proceso electoral.

El único sector político en el mundo (y probablemente de la historia) que aspira a ganar un proceso electoral negándose a participar en el mismo, es la oposición venezolana.

No lo hace porque todos en la oposición están perfectamente convencidos del triunfo del candidato Nicolás Maduro. Una revisión de los perfiles de tuiter de los opositores da cuenta de esa generalizada convicción que se tiene en el antichavismo acerca de la reelección del Presidente.

No tienen candidato, ni capacidad de movilización, ni propuestas, pero hablan de “ventajismo”.

La ventaja es el inmenso respaldo popular que tiene Maduro y que la oposición no tiene. Así de simple.

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s