De drones y de cobardes

Por: Alberto Aranguibel B.

El dron, o aeronave no tripulada de control electrónico a distancia, es una tecnología desarrollada por el ejército norteamericano para alcanzar objetivos de combate con el más bajo nivel de perceptibilidad y con el más alto rango de capacidad de evasión de las leyes internacionales que regulan las confrontaciones armadas en el mundo entero.

Es decir, es un artefacto que debe su origen a la naturaleza cobarde de quienes lo concibieron. Lo del uso recreativo y utilitario que algunos le han dado después, es algo sin importancia para sus creadores. Lo importante del dron es la capacidad que el mismo tiene para atacar a mansalva a la vez que el atacante queda al mejor resguardo evadiendo toda posibilidad de ser descubierto y, en consecuencia, incriminado.

De ahí que el dron haya sido visto como el arma perfecta por la oposición venezolana, que obviamente pensó que ahora sí estaba en verdad en condiciones de hacerse del poder con el descubrimiento de este prodigioso adminículo que le permite hacer lo que hasta ahora nunca había podido hacer en la vida política, que era la posibilidad de obstaculizar, destruir, sabotear, incluso asesinar, sin correr el riesgo de ser acusada de ningún delito.

Seguramente pensaba esa destartalada oposición que por fin aquel deplorable “¡Yo no fui!” que tanto ha tenido que repetir cada vez que la descubren en sus trapacerías contra los venezolanos, iba a entrar en desuso gracias a la innovadora tecnología del control a distancia que comprende el dron.

Quizás pensó que ya no tendría que hacer el ridículo poniéndose “curitas” en los cachetes para aparentar lesiones de evasión de responsabilidades en sus tropelías golpistas, porque el uso de drones le permitiría lanzar la piedra y esconder la mano desde algún estudio de televisión muy bien calculado al efecto.

Pero, como para variar, pues la oposición volvió a pelarse. El primer mandatario nacional salió perfectamente ileso, el gobierno se mantuvo firme a sus órdenes, y en menos de tres horas ya los cuerpos de seguridad tenían precisados y capturados a los sicarios contratados para atentar contra la vida del presidente.

Ni siquiera escondiendo su cobardía tras la más avanzada tecnología esa pobre gente sirve para algo.

¡Vaya capacidad para el fracaso, amigos!

 

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s