Reconversión es revolución

Por: Alberto Aranguibel B.

Se inicia un “nuevo comienzo económico”, como lo ha denominado el presidente Maduro. Y se inicia también lo que seguramente será un largo debate al respecto, hasta que las medidas terminen asentándose completamente y los resultados de las mismas corroboren las hipótesis económicas en un sentido o en otro.

Pero el nuevo inicio puesto en marcha por el primer mandatario nacional el día de hoy es mucho más que económico, y en eso es menester puntualizar aspectos relevantes en términos estrictamente políticos, y por supuesto sociales y culturales.

En primer lugar, que es ésta la primera medida macroeconómica de gran envergadura y alcance que ha podido tomar un presidente que desde el primer momento de su gobierno tuvo que enfrentar la incertidumbre sembrada en el país por quienes desde la derecha buscaban deslegitimarlo con la infame consigna de “Maduro no es Chávez”, sembrando profundas dudas en el país sobre la verdadera capacidad del jefe del Estado y generando desconfianza en las acciones y planes por él puestos en funcionamiento para superar la compleja situación económica que progresivamente fue avanzando en el país con la guerra orquestada por esos sectores ultra reaccionarios que lo adversan.

Una guerra cuya particularidad más importante es su capacidad para invisibilizar (mediante la sistemática manipulación de la opinión pública) el inmenso esfuerzo aplicado por el gobierno en la búsqueda e instrumentación de respuestas efectivas a la devastación que el capitalismo nacional e internacional ha desatado contra del pueblo venezolano. Fueron años de arduo combate por una verdad revolucionaria que resultaba cada vez más difícil de hacerle entender a la población, porque la derecha había enfocado su ataque en la descalificación de cuanta iniciativa emprendiera el presidente para mitigar el padecimiento del pueblo, descalificándolo a él personalmente, en primer lugar, y luego a su gobierno y a las acciones o correctivos económicos que se iban tomando.

Desde el primer momento se pretendió posicionar la falaz especie del supuesto reformismo que inspiraría al líder de la revolución en esta nueva etapa de la misma. Se les vendió no solo a los escépticos sino a los propios revolucionarios, que la ofensiva del gobierno contra los especuladores era contraria a la doctrina chavista. O, en el mejor de los casos, que no era capaz de resolver las dificultades que iban presentándose. Acciones contundentes concebidas para proteger al pueblo (desde el llamado “dakazo” hasta los aumentos salariales, los Clap y el mismísimo Carnet de la Patria) fueron presentadas en forma negativa por la derecha, impidiendo que la población las percibiera como positivas, lo que ponía en situación cada vez más difícil las posibilidades del gobierno para desarrollar una verdadera política de transformación económica en profundidad que no solo ayudara a superar y corregir las distorsiones que iban surgiendo con la evolución de la guerra, sino que le permitiera avanzar sostenidamente en la construcción del modelo socialista.

La guerra más perniciosa no era la económica, porque se sabía que de ella podría salirse eventualmente con las políticas adecuadas, sino la sicológica, que era la que obstaculizaba la comprensión popular de esas medidas y que ponía en una condición de alto riesgo la sostenibilidad y perdurabilidad misma de la Revolución. Por esa falta de comprensión, de confianza y de credibilidad, se perdió en 2015 la elección de la Asamblea Nacional. De ahí que la única carta de salvación a la que pudo asirse Maduro en un momento determinado fuese la radicalización de la batalla política, mediante la convocatoria a Asamblea Nacional Constituyente y a las tres elecciones subsiguientes.

Quienes argumentaron que los problemas derivaban de la falta de decisión en la construcción del socialismo, dejaban de lado el hecho nada sutil que nos enfrentamos nada más y nada menos que a la potencia imperialista más sanguinaria de la historia, que persigue acabar con una revolución a la que esa potencia asume como amenaza al modelo capitalista sobre el cual se erige, y que ello comprende una muy descomunal batalla económica, pero, mucho más descomunal todavía, esencialmente política. Es lo que han venido demostrando las acciones de la derecha internacional orquestadas por los EEUU desde la Organización de Estados Americanos contra Venezuela; la posterior conformación del Grupo de Lima específicamente dirigido a provocar el derrocamiento del presidente Maduro; así como los pasos orientados a destruir mecanismos de integración como la Unasur y la Celac, es decir, todo lo logrado en la última década por los gobiernos progresistas en la región en ese sentido.

El “reseteo” (valga el término informático) que comprende la reconversión económica emprendida hoy por el presidente Maduro, tiene connotaciones políticas que la colocan en el plano de los acontecimientos que pudieran desencadenar (o acelerar) el reordenamiento geopolítico del planeta. Un escenario en el que países como China, India, Rusia, irán y Turquía han venido dando pasos más que significativos. Una acción que pudiera ayudar a revertir el planteamiento del “nuevo orden mundial” que se propone los Estados Unidos bajo su lógica de la dominación. Lo que, sin lugar a dudas, le imprime una connotación altamente revolucionaria al llamado “nuevo inicio”.

Es revolucionario, porque parte de una declaratoria de independencia frente a una moneda emitida de manera inorgánica por una potencia extranjera. Algo que con toda seguridad generará repercusiones políticas de alcance imprevisible para la estabilidad misma del imperio.

Es revolucionario, porque impulsa una recuperación económica con prescindencia absoluta de los esclavizantes auxilios financieros a los que son sometidas las economías del mundo. Bajo el esquema puesto en marcha por el presidente Maduro, Venezuela no tiene que acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) ni al Banco Mundial, ni a ningún otro ente financiero para llevar a cabo su reordenamiento. A partir de hoy, nuestro país posee unas reservas internacionales que pasan del más bajo nivel en más de medio siglo a doscientas veces su tamaño; de 10 mil millones pasamos a tener un dos (2) con doce (12) ceros a la derecha, por el solo hecho de anclar nuestra economía a un activo real como el petróleo. Y esa, además de económica, es una importantísima señal política al mundo.

Es revolucionario porque con el Petro, la moneda digital que sirve de base al nuevo modelo de economía soberana respaldada por activos reales, se abre una nueva era en la lógica de los sistemas financieros que hasta hoy en día determinaban de manera exclusiva el comportamiento de la economía mundial y con ello el de la política. El poder del sistema financiero en la imposición y derrocamiento de gobiernos en el mundo, se basa en el control que sobre ese sistema ejercen las oligarquías más poderosas del planeta. De modo que una reconversión que rescate la soberanía de la moneda, que les dé el justo valor a sus activos fundamentales y que recupere el poder del Banco Central en el manejo de su economía, tendrá siempre fortalezas inexpugnables para interactuar con ese perverso sistema e impedirle la imposición arbitraria de sus normas y principios.

Pero es todavía más revolucionario ese nuevo inicio económico, porque se consustancia no con los deseos de las élites oligarcas, sino con la cultura indómita de un pueblo que no se arrodilla frente a imperios ni se somete a colonización alguna, por muy compleja que sea la realidad a la cual se enfrente, y que es capaz de formular modelos innovadores para impulsar el bienestar y el desarrollo en el marco de una paz social labrada a pulso, con dolor, sufrimiento y un gran estoicismo, pero con mucha convicción y sentido del compromiso patrio, por su propia gente.

Por eso es éste y no otro el momento correcto para el lanzamiento de esta tan importante reestructuración del sistema económico venezolano, determinada como ha estado por razones de naturaleza económica, pero también, y muy fundamentalmente, políticas, que tenían que ser controladas o superadas. Con una oposición estructurada y activa como la que existía en el país hasta hace algunos meses, habría sido definitivamente imposible acometer un proyecto de tales dimensiones.

Es revolucionaria, en fin, porque surge del empeño y la tenacidad de un estadista de dimensión excepcional, que ha venido a este momento de la historia venezolana para romper esquemas y convencionalismos en nombre de su pueblo, sin contemplaciones ni concesiones de ninguna naturaleza como él mismo ha venido demostrándolo a cada paso, en cada acción revolucionaria que toma, y en cada riesgo al que se expone… como solo un auténtico hijo de Chávez puede hacerlo.

@SoyAranguibel

Anuncios

Un comentario sobre “Reconversión es revolución

  1. De acuerdo, con el planteamiento de su artículo. Y aplicando las Leyes, es necesario, que no se deje nunca jamás que se llegue, de nuevo, a este abuso continúo del aumento de precios en todos los sentidos, porque están usando los millones que nos cobran por cualquier cosita para llegado el reseteo, quitando los cinco ceros, los precios sigan tan inasequibles que la situación quede en el mismo plano, y de paso con desabastecimiento, inclusive, los vendedores de verduras y afines (llamados gochos) que traen sus mercancías desde el interior están en el mismo orden de sobre precios, aparentemente hay una org. ‘agrícola’ que se encarga de organizarlos para este fin. No dudo que surja ‘ongs ganaderos, polleros,etc.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s