Soberanía

Por: Alberto Aranguibel B.

Los inmisericordes (de derecha y de izquierda) acusaron desde un primer momento a Nicolás Maduro de reformista, porque medían su capacidad para el ejercicio de la Primera Magistratura comparándolo con el desempeño de los presidentes en condiciones normales de gobernabilidad.

Que una cosa era la guerra económica y otra muy distinta era la falta de voluntad en la construcción del modelo socialista que había exigido el comandante Chávez, como si una cosa pudiese separarse de la otra, concluyendo, (las más de las veces) que lo único que hacía falta para hacer realidad el mítico “golpe de timón” era apenas una decisión del presidente.

Que se estaba incumpliendo el Plan de la Patria, llegaron a decir, porque se estaba pactando con los poderes fácticos del gran capital.

Pero Nicolás, en medio de la más brutal arremetida del neoliberalismo contra país alguno en el planeta, ha impulsado el socialismo mucho más allá de lo que las adversas condiciones le han permitido.

Ha impedido el derrocamiento del gobierno electo legítimamente por el pueblo. Que la democracia fuese arrasada por las hordas fascistas activadas por la derecha. Que se impusiera en el país un gobierno neoliberal dirigido por vendepatrias. Que estallara la guerra civil que necesita el Comando Sur de los EEUU para invadir nuestro territorio. Y, por si fuera poco, ha salvado su vida de las garras del terrorismo ordenado en su contra por la oligarquía colombiana. Todo ello manteniendo e incrementando los programas sociales instaurados por la revolución y profundizados por su gobierno a niveles inimaginables en un país sometido al salvaje asedio económico al que ha sido sometida Venezuela. Ninguna nación en guerra podría hoy mantener programas de protección social como los Claps, como los Bonos Soberanos, o el Carnet de la Patria (para combatir el bachaqueo y el contrabando de extracción que tanto daño le hacen al pueblo) y Maduro lo hizo.

Hoy emprende una nueva fase de profundización del socialismo independizando nuestra economía del criminal yugo del dólar que ha sido impuesto en nuestro país por el imperio para saquear el bolsillo de los venezolanos, iniciando una reconversión que prescinde por completo de fuentes externas como el fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial.

Eso es soberanía.

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s