Vida fingida

Por: Alberto Aranguibel B.

Más que un sector político, o una clase social, existe una parte de la población venezolana que en su afán de contrariar todo cuanto diga o tenga que ver con el chavismo ha terminado erigida en una triste sociedad del fingimiento.

Primero fingió la conmiseración por los pobres. Gente que desde siempre aborreció a los que denominaba “los pata en el suelo”, aparecía de repente vociferando consignas de dolor por el sufrimiento de aquellos a los que despreció cuando sus partidos fueron gobierno, y a los que todavía hoy no soporta ver entrar siquiera en el mismo restaurante de la gente refinada.

Luego, después de maldecir día y noche la hora en que un patizambo de Sabaneta llegó a la presidencia de la República, fingió que era chavista para ver cómo se enchufaba en algún ministerio, para fingir después que jamás en su vida había firmado contra Chávez y que lo que aparecía en aquella lista (atribuida por ellos a Tascón, en otro fingimiento que buscaba esconder la perfidia de Súmate) no era sino una vulgar equivocación.

Más adelante le tocó fingir su lealtad al proceso poniéndose con la más dura pena la camisa roja que le permitiera pasar por debajo de cuerda en todos los procesos licitatorios en los que fue metiendo poco a poco a sus amigotes, primos, compadres y hasta ex amantes, en ese festín de saqueo al erario público que llevó a cabo a lo largo de toda la revolución con el disfraz de ese militante al que día a día odiaba cada vez más a muerte y al que persiguió por las calles en medio de las guarimbas terroristas, que ideó para fingir después que nunca las había inventado, hasta hacerlo arder en carne viva y así fingir que lo habían prendido en fuego unos supuestos “infiltrados” que también inventó.

En todo ese tiempo, ese mismo sector ha tenido que fingir la honra a una Constitución que aborrece; a un sistema democrático al que sueña con erradicar desde su más profunda raíz; a unas leyes y unas instituciones que ansía derogar para abrirle paso al libre mercado que tanto venera; llegando incluso a fingir en su discurso antimadurista que después de todo consideraba a Chávez un buen presidente.

Ahora tiene que fingir la indignación que le permita esconder su amistad y hasta sus estrechos nexos con los delincuentes de la oposición que aparecen cada día más involucrados en los desfalcos a la nación que hoy el Ministerio Público, siguiendo instrucciones precisas del Presidente Maduro en ese sentido, persigue por primera vez con implacable verticalidad.

Una vida de tanto fingimiento, no puede llamarse vida.

@SoyAranguibel

Anuncios

2 comentarios sobre “Vida fingida

  1. Estimado amigo; recuerdo haberle escrito antes con respecto a la politica de precios, y la forma como era desacatado cualquier iniciativa del gobierno en poner orden. Ud, me ocontestó que el principal problema era político y porconsiguiente habia que atacarlo y que los demás dependian de ese problema. Ahora le pregunto después de leer su reciente trabajo; Es hora de atacar el problema de produccion, inflación, y alto costo de la vida .

    Me gusta

    1. Un placer saludarle. Ciertamente, le referí en su oportunidad lo que desde mi modesto punto de vista era la realidad que enfrentábamos de acuerdo a la coyuntura del momento. Lo que de ninguna manera pudiera entenderse como algún tipo de evasiva a los problemas que enfrentamos, y que desde la revolución hemos venido encarando dentro de las limitaciones y posibilidades objetivas que la intensidad del despiadado y multiforme ataque contra nuestro pueblo lo permite. Hoy, como usted lo señala, hay una fase completamente distinta de la que en aquel momento nos correspondió asumir, y en ese sentido se viene trabajando con el mismo interés y dedicación. El Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica lanzado por el Presidente Maduro es un instrumento fundamental en esa lucha. Sí. Hay todavía un escenario adverso que debemos superar. Pero el que hasta el momento no hayamos podido triunfar definitivamente sobre el enemigo no quiere decir que no se está trabajando con ahínco. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s