¿Insensatez premeditada?

Por: Alberto Aranguibel B.

En su precaria capacidad para razonar con un mínimo de sensatez y buen sentido, la oposición venezolana estructura como discurso político ideas tan rocambolescas que avergüenzan y a veces, por lo desquiciadas, hasta mueven a compasión.

Como se ha demostrado hasta la saciedad desde el punto de vista clínico, “escualidismo” más allá de la connotación política que se le ha dado en virtud de su muy escasa capacidad de convocatoria, se refiere a la depauperación mental de aquel individuo que entiende la naturaleza del universo y la vida misma desde una lógica retardataria, contradictoria e incoherente. Así es la forma de pensar del opositor promedio en Venezuela.

Como esa forma de pensar no surge de las ideas sino del odio a Chávez y a todo lo que con él tenga que ver, no es posible encontrar racionalidad alguna en los planteamientos que formulan en su confrontación contrarevolucionaria.

El más descabellado de esos planteamientos en los últimos años es, sin lugar a dudas, el de acusar a Rusia de injerencista por la visita que hiciera recientemente al país una representación de su fuerza armada, invitada por el gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, en el marco de las relaciones de cooperación entre ambas naciones. Relaciones que datan de más de quince años de esfuerzos conjuntos entre ambas naciones para consolidar un intercambio fructífero, basado en la solidaridad y el respeto mutuos a la soberanía de cada país.

Un connotado dirigente adeco se mostraba entonces alarmado, como si esa modesta comitiva de apenas unos cien efectivos (no olvidemos que Rusia posee uno de los más numerosos y mejor armados ejércitos del planeta) se tratase de una amenaza a la paz continental y hasta del mundo.

“Provocación innecesaria” dijo que era. Y se preguntaba en tono de perfecto talante pitiyanqui: “¿De quién y ante quién se va a “defender a Venezuela”?”, refiriéndose socarronamente a las palabras del Ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, que agradecían la cordial visita de la misión.

Nunca antes, desde que somos República, el país había sido tan gravemente amenazado como lo hace hoy Estados Unidos. Pero el viejo dirigente, zamarro y astuto como es, pretende no percatarse de ello. Que no ve las insolencias y amenazas que a diario profiere el imperio contra nuestro país ni el daño que le causan sus ilegales y genocidas sanciones a nuestro pueblo.

Por eso esta vez no parece ser solo una irracionalidad sino un discurso caza bobos.

@SoyAranguibel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s