Sin excusas

Por: Alberto Aranguibel B.

Refistolero y echado pa’lante como ha sido desde siempre el venezolano, no ha habido nunca asunto sobre el cual no elabore siempre una apreciación o un razonamiento analítico sin necesidad de que se le requiera.

El venezolano es monosabio; todo lo sabe, todo lo tiene claro. Cualquier desperfecto o circunstancia anómala encuentra en el diagnóstico inmediato que hace el venezolano la explicación más lúcida de todas cuantas puedan ofrecerse, incluso desde el ámbito de la academia o de la experticia profesional en cada materia.

Ya sea referida a la razón por la que un caucho de la moto se revienta en plena travesía, o a las posibles causas de la explosión del transbordador Columbia, el venezolano no se arredrará jamás para emitir su esclarecido dictamen frente a quien sea con la mayor convicción y contundencia. 

Su eterna actitud sin viso alguno de inseguridad, refleja siempre la reciedumbre de ese carácter sobrado, de completo control, que cree tener sobre lo humano y lo divino.

Hoy ese carácter, esa gran autoestima que lo caracteriza, lo lleva a desbordar en displicencia, en indiferencia total, las medidas de prevención que el gobierno revolucionario ha activado contra el feroz virus que nos amenaza como sociedad, seguramente porque piensa que a él ese virus no lo jode.

A medida que transcurre la cuarentena social, va fortaleciendo la confianza en sí mismo con la certeza de que ya han pasado muchos días sin percibir él, el venezolano sobrado, ni la mortandad de la que hablan los escuálidos ni la amenaza de la que habla el gobierno. Lo que le ha llevado progresivamente a convencerse de que eso de estar encerrados es solo para los incautos que creen lo que lo demás dicen.

Claro que hay mucha gente, la inmensa mayoría, que entiende la gravedad del asunto y considera que salir a la calle será solo por la necesidad impostergable de buscar con esfuerzo y desespero la comida o la medicina que haga falta en la casa.

Pero esa cantidad de irresponsables que se empeñan en contravenir la cuarentena por puro guachafiteros, arriesgando no solo su salud y su vida, sino la del resto de los venezolanos, no tienen ninguna excusa.

Con su insensatez están tentando a un demonio que después ni ellos ni nadie sabrá cómo contener. Por mucho que crean saberlo todo.

@SoyAranguibel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s