Sancionadores farsantes

Por: Alberto Aranguibel B.

La Unión Europea, que de ninguna manera posee atribuciones legales para erigirse en juez o fiscal electoral de ningún país del mundo, ha solicitado la postergación de las elecciones parlamentarias venezolanas, a las que ha sido invitada por el gobierno bolivariano en calidad de “observadores” del proceso, argumentando que no dispone de tiempo para prepararse adecuadamente para asumir tal responsabilidad.

Una solicitud verdaderamente desfachatada, tomando en cuenta que es la misma Unión Europea que ha exigido durante meses la realización cuanto antes de elecciones en nuestro país, como si el problema que aquí existiese fuera la falta de procesos electorales.

Su injerencia en los asuntos internos de Venezuela ha sido quizás el tema más recurrente en las deliberaciones de ese organismo en por lo menos los últimos tres años, siendo que sus responsabilidades como órgano de control político y administrativo están perfectamente delineadas y restringidas por las propias leyes europeas específicamente al ámbito de las naciones que la conforman, allá en el denominado “Viejo Mundo”.

Tema, el de Venezuela, que obviamente han debatido sin noción alguna de la realidad social y política de nuestro país, y mucho menos de la verdad de la pulcritud y transparencia de nuestro sistema electoral, mundialmente reconocido como el más perfecto de todos cuanto hoy en día se conocen.

A eso se refiere exactamente la solicitud de aplazamiento del evento electoral previsto para el próximo seis de diciembre en Venezuela, tal como lo ordena la Constitución de la República. A la necesidad de conocer a fondo dicho sistema para tener elementos con los cuales evaluar con propiedad el mismo a la hora de llevar a cabo la “observaduría” para la cual han sido invitados.

Es decir; que hasta ahora han denunciado una supuesta ilegitimidad del gobierno del presidente Nicolás Maduro, sin saber ni siquiera en qué consiste el sistema electoral venezolano. Han acusado y sancionado de manera obsesiva a un país, argumentando supuestos fraudes electorales, pero sin conocer ni de cerca ni de lejos sus verdaderas características, sus componentes, sus procesos y procedimientos, ni mucho menos sus auditorías.

Reconocen, de hecho, que sus sanciones no han tenido jamás fundamento alguno. Que han sido aplicadas siempre arbitraria e ilegalmente, siguiendo la orden emanada de la Casa Blanca, a la cual le rinden pleitesías en aquellos países del continente europeo.

Son pues, unos farsantes.

@SoyAranguibel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s