Cómplices

Por: Alberto Aranguibel B.

Coautor de un delito es todo aquel que promueva, facilite o coopere en su ejecución de manera directa o indirecta, así no conozca las consecuencias legales que esa complicidad acarrea.

En los delitos cometidos por Juan Guaidó contra el patrimonio nacional y los dineros púbicos, otorgados arbitraria y persistentemente por él a terceros en detrimento de los intereses del país basándose en la espuria e inconstitucional figura de presidente autojuramentado que algunos países reconocieron como titular del Ejecutivo Nacional por conveniencia propia en la ejecución de esas acciones, cómplices son todos aquellos que de una u otra manera avalaron ese saqueo perpetrado a Venezuela.

Quienes insistieron terca y reiteradamente en la falsa legalidad del sainete montado por el Departamento de Estado norteamericano, promoviendo a Guaidó como presidente con todas las prerrogativas y atribuciones de un cargo para el cual no fue jamás electo, ni mucho menos proclamado por el órgano competente del Estado para tal función, son de hecho cooperantes en la conspiración contra la Constitución y las Leyes venezolanas que sirve de génesis al despojo del cual ha sido víctima el país, porque sin ese apoyo (fundamentalmente el que le brindaron los voceros de eso que hoy en día se conoce como la opinática comunicacional, es decir; todos esos supuestos analistas políticos de la derecha que a la larga no son más que conmilitones políticos del autojuramentado, a quien le hicieron intencionalmente la imagen de Primer Mandatario que éste necesitaba a nivel internacional para cometer sus fechorías a su antojo sin obstáculos o limitaciones de tipo legal) fue lo que permitió en definitiva que el delincuente pudiera actuar con la más entera libertad y el más perfecto blindaje.

Esos “analistas”, que se escudaron siempre tras la figura del periodismo precisamente para protegerse de las leyes y poder así llevar a cabo su tan decisivo aporte en la comisión de los delitos que a todas luces estaba perpetrando Guaidó, no pueden ahora escapar al juicio, a la evaluación pública que hoy le hace el pueblo venezolano al impostor y a su banda de saqueadores por los daños y el sufrimiento que con su actuación le han causado al país.

A sabiendas no solo de la ineptitud y la mediocridad del impostor y muy fundamentalmente de todo lo que involucraba la inconstitucional farsa del gobierno de transición, lo defendieron hasta con los dientes a pesar de los cientos de señalamientos que desde un primer momento lo dejaban en evidencia. Decir ahora que fueron sorprendidos en su buena fe no es sino una fase más del engaño que ellos mismos urdieron a conciencia y con total intencionalidad.

Así sea una sanción moral les corresponde.

@SoyAranguibel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s