Guaidó residual

Por: Alberto Aranguibel B.

La sicología ha identificado un particular comportamiento del ser humano que se rehusa a aceptar el tránsito hacia nuevos escenarios que por alguna causa o razón no le resulten convenientes o favorables, denominándolo “estado de negación”.

La mayoría de las veces quien padece tal anomalía no se percata de ella, sino que, más bien, la expresa con un alto grado de inconsciencia, usualmente signada por la irracionalidad y la irresponsabilidad en la forma de conducirse, en un proceso de agotamiento o fatiga gradual que va generando la imposición progresiva de la nueva realidad, conocido comúnmente como “ansiedad residual”, a lo largo del cual suelen presentarse las denominadas “patalequeras” o “pancadas de ahogado”, es decir; el estado de negación del que hablamos.

Por lo general, el fenómeno de la “ansiedad residual” aparenta cierto grado de autenticidad en la medida en que suele expresarse con los elementos cognoscitivos propios de la realidad en extinción. La idea de que nada ha cambiado y que todo sigue igual es la primera que trata de imponerse en tales circunstancias, aún cuando los elementos de la nueva realidad sean perfectamente insoslayables e irrefutables.

El caso de Juan Guaidó y su patética campaña de medios presentándose todavía hoy como “presidente de la República” en algunos videítos de lastimosidad que circulan por las redes sociales, es una muestra más que reveladora de esta patología de la negación irracional.

Habiendo culminado el periodo parlamentario para el cual alguna vez fue electo; extinguido ya su cuarto de hora, como en su momento se extinguieron los de Henrique Mendoza, Manuel Rosales, Enrique Capriles, y tantos otros líderes de la oposición que terminaron hundidos en el olvido; no existiendo ya Donald Trump ni aquellos “miles de países” de los que una vez se jactó, Guaidó lo que hace hoy con esas cuñas de falsedades es solo un ridículo mundial de dimensiones incalculables.

Ahí están las cuñas. Pero que nadie se confunda; Quien ahí aparece no es ningún líder de masas ni un redentor promisorio en tránsito hacia ningún paraninfo, como el comercial pretende venderlo. Ese es solo el “efecto residual” de un sainete bochornoso que en mala hora pretendió ser la verdad que ningún venezolano en su sano juicio jamás habría aceptado. Como en definitiva nunca la aceptó.

Guaidó, él mismo es el primero en saberlo, es hoy solo un destartalado residuo de su propio excremento de ilegalidad e inconstitucionalidad.

@SoyAranguibel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s