Conflictividad y comunicación

Por: Alberto Aranguibel B.

En la búsqueda de soluciones al fenómeno de la conflictividad política en la Venezuela de hoy, aparecen formulaciones referidas siempre al ámbito de lo estrictamente político o a la diversidad de puntos de vista sobre el deber ser de nuestro sistema económico, pero muy pocas veces (si no, ninguna) se propone un debate serio y profundo sobre el papel que juega el medio de comunicación en toda esta conflictividad que ya muchos denominan “la crisis venezolana”, como si de un Apocalipsis asfixiando al país se tratara.

Habiendo alcanzado niveles de avance como probablemente no lo haya alcanzado ningún otro ámbito del conocimiento humano en las últimas décadas, el medio de comunicación se ha convertido en parte esencial de la vida misma para la humanidad, cuya supervivencia no se concibe hoy en día sin la existencia de ese poderoso mecanismo de difusión de la realidad hasta en lo más recóndito del planeta.

En el mundo entero el medio de comunicación ha pasado a ejercer un rol determinante en la sociedad, modificando o imponiendo conductas a partir del cambio de percepciones que generan en un sentido o en otro los contenidos mediáticos, no solo los informativos o de prensa (como erróneamente suele creerse), sino los de simple entretenimiento, cargados como están de mensajes ocultos tras sus aparentemente inofensivas narrativas. Precisamente los contenidos que más manipulan la realidad inoculando ideas muy bien calculadas y concebidas para favorecer los intereses del inmenso capital que está detrás de las grandes corporaciones mediáticas y del modelo capitalista en general.

El debate iniciado esta semana en la nueva Asamblea Nacional sobre este tema, el de la comunicación, al que han sido convocados todos los sectores representativos de la sociedad, abre una luz de esperanza promisoria en este aspecto tan medular y tan impostergable en la búsqueda de la recuperación definitiva del bienestar al que aspira el país en su conjunto.

El deber común más insoslayable, de todas y todos quienes ahí participen, tiene que estar orientado al logro de una discusión constructiva, sin sesgos ni parcialidades de ningún tipo, que pongan en riesgo esa excepcional oportunidad para nuestro país.

Que no se pierda en posiciones sectarias este importante avance.

@SoyAranguibel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s