Guaidó Chogüí

Por: Alberto Aranguibel B.

“Cuenta la leyenda que en un árbol se encontraba encaramado un indiecito guaraní que, sobresaltado el grito de su madre, perdió apoyo y cayéndose murió. Y que entre los brazos maternales, por extraño sortilegio, en chogüí se convirtió… chogüí, chogüí, chogüí, cantando está mirando, allá volando, se alejó… Qué lindo es, qué lindo va perdiéndose en el cielo azul turquí”

Era la letra de la legendaria canción paraguaya que hiciera famosa en el mundo el venezolano Néstor Zavarce, que hace más de sesenta años relataba casi la misma historia del inefable mozalbete que la derecha golpista venezolana escogió para autojuramentarlo como presidente de la República y ponerlo a recorrer el mundo ejerciendo como tal… pero sin serlo.

El pintoresco personaje terminó creyéndose de tal manera la fábula de su imaginario cargo, que hasta comenzó a nombrar embajadores y directivos de instituciones y organismos de aquel Estado que sus alabarderos le habían metido en la cabeza que él presidía. Pero siempre en el exterior, porque dentro del país, aunque sus acólitos se lo ocultaban, gobernaba un presidente verdadero que no era él.

Fue así como el indiecito de esta otra leyenda se cayó, ya no de un árbol cualquiera sino de una altísima mata de coco, cuando se dio cuenta de que aquellos que antes lo aplaudían y lo celebraban eufóricos, en realidad no lo hacían muy sinceramente, porque de la noche a la mañana comenzaron a granputearlo en todas las formas imaginables como al más miserable de los delincuentes, achacándole toda clase de corruptelas y sinvergüenzuras como si hubieran descubierto de repente el agua tibia en Las Trincheras.

Le indignaba que lo trataran como si él fuera otro, cuando en realidad era el mismo. Con la única diferencia de que antes no era presidente y no tenía de dónde robar ni un centavo.

Pero tampoco era como para tanto lo que bajo su ficticio mandato se había apropiado como para que lo trataran con tanto desprecio y tanto irrespeto a su alta investidura, porque él no se estaba robando el dinero de la República, sino el de la ayuda humanitaria. Y todo el mundo supo siempre que él, como ser humano fue en todo momento una persona muy necesitada de ayuda.

Al final la nueva leyenda concluyó en que también este indiecito autojuramentado quedó convertido en ave luego de la caída de la mata. Pero ave de rapiña que arrasó con todo para terminar en el fracaso, haciendo como el del canto paraguayo.. “chogüí, chogüí,chogüí” y perdido en el cielo azul turquí.

@SoyAranguibel

Un comentario sobre “Guaidó Chogüí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s