¡Volvió Facebook!

Por: Alberto Aranguibel B.

Sam Uncle, Vicepresidente General Adjunto del consorcio Facebook Inc., se acercó cauteloso a la hamaca en la que, como todos los días, descansaba su jefe Mark Zuckemberg en «Mi Terruño«, su modesto yate de 95 pies frente a las costas de Daytona Beach, donde más le gusta veranear al magnate, para informarle que el servicio estaba caído y que todas las plataformas de la empresa estaban fuera de servicio.

Zuckemberg, que desde hace un cuarto de siglo se mantiene inamovible entre los cinco multimillonarios más ricos del mundo, lo miró con la misma sonrisita plácida con la que mira a los senadores del Congreso cada vez que lo interpelan por cualquiera de las transgresiones a la ley que sus empresas cometen, y le preguntó, sereno y sin aspavientos.. ¿Y yo qué tengo que hacer con eso, Sam?

Atribulado, Sam le explicó que la gente se estaba volviendo como loca en todo el mundo. Que los medios de comunicación estaban informando noticias verdaderas porque ya no tenían de dónde sacar sus titulares. Que en los hospitales estaba muriendo mucha gente por falta de la principal herramienta de consulta de los médicos. Que Decenas de jefes de Estado estaban al borde del derrocamiento porque no podían comunicarse con sus ministros. Que una ola de suicidios juveniles estaba por estallar porque los jóvenes no tenían dónde mostrar sus videos batiendo el trasero y ya no le encontraban sentido a sus vidas.

Y, lo que era peor, que millones de seres humanos de todo el planeta estaban descubriendo que el celular podía usarse como instrumento de comunicación para llamar a otras personas en vez de escribirles. Miles de niños estaban usando su tiempo de ocio para dibujar y millones estaban empezando a interesarse por los libros.

Con la misma fría indiferencia Zuckemberg le insistía… ¿Pero eso qué rayos me importa a mi?

Bueno, es que hemos perdido ya siete mil millones de dólares en apenas dos horas”, respondió Uncle. 

Lo que hizo saltar a Zuckemberg de la hamaca y empezara a gritar despavorido… “Revisen la brequera a ver si hay algún fusible quemado. Averigüen si los servidores están funcionando. Que alguien vaya a ver si Julian Assange se escapó o si Nicolás Maduro no ha activado algún ejército de hackers chavistas”.

Al poco rato todo se normalizó. Facebook siguió funcionando y Zuckemberg volvió a su hamaca a seguir disfrutando en la placidez del mar los cientos de miles de millones de dólares que tanto sacrificio le han costado en la vida.

@SoyAranguibel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s