No había ninguna dictadura

Por: Alberto Aranguibel B.

La novedad de las artistas (ya no una, sino varias) anunciando por las redes sociales su complacencia con lo hermoso que han encontrado el país luego de años de autoexilio mayamero, conmocionó al escualidismo como ninguna otra novedad lo había hecho desde hace casi una década, cuando el fallecimiento del Comandante Chávez estremeció más que ninguna otra noticia en la historia reciente a chavistas y antichavistas por igual.

¿Cómo que Venezuela está bonita?” les respondieron exactamente igual de coléricos que cuando hacían guarimbas al frente de sus propias casas para decirle al mundo que el régimen estaba acabando con su libertad.

“¿Es que acaso no han visto LOS MILLONES de muertos en las marchas?”, se atrevió a decir un escuálido desaforado por las mismas redes.

Así, poco a poco, fueron llegando “influencers” como arroz, a decir no solo lo mismo que las actrices, sino a poner en video lo que estaban encontrando, ya no en Canaima o en Los Roques, sino en los barrios más candelas de todo el país, hasta donde empezaron a meterse para comprobar de primera mano hasta dónde era verdad lo de la supuesta “crisis humanitaria” que esos mismos escuálidos coléricos le habían dicho insistentemente al mundo que había en Venezuela.

Ahora aparece nada más y nada menos que Ricardo Koesling, el más furibundo fascista de toda esa cáfila de trogloditas incendiarios que un día decidieron que en el país había que poner el gobierno que a ellos les diera la gana y nada más, rumiando su más grande arrechera porque todo lo que dicen las actrices y los influencers es no solo verdad, sino que se quedan cortos.

¿Esa es la tiranía venezolana…!!!?” grita desquiciado, como buscando desesperado que alguien del gobierno le responda que él también puede venirse sin problemas cuando quiera, como si eso fuera así de simple con un terrorista consumado como él. Farsantes como son por antonomasia, no tienen jamás ni el más mínimo pudor para contradecirse y presentarse con su cara muy lavada a cuanto jolgorio chavista se les ponga enfrente, o para disfrutar a pierna suelta las infinitas bondades de vivir en Venezuela. Por eso no salen de un solo fracaso.

Y uno se pregunta… Si el presidente, el gobierno y el país, son los mismos de hace nueve años, cuando ellos se fueron, entonces ¿Qué pasó ahí? ¿Qué fue de aquel irracional empeño negacionista de la legitimidad del gobierno revolucionario del que tanto se ufanaban?

La respuesta es muy simple; el asunto es que nunca hubo dictadura alguna en Venezuela, sino una brutal guerra de desinformación y de distorsiones infames inventada por la pérfida mente del liderazgo opositor para engañar a su propia gente mientras buscaban hacerse con total impunidad de los activos de la República en el exterior.

Sucedió que no calcularon nunca que el gobierno bolivariano tendría la inmensa fortaleza de apoyarse no en la ficción opositora de las redes sociales, sino en la voluntad mayoritaria del pueblo, por el cual el presidente Nicolás Maduro ha entregado su mayor esfuerzo en protección, precisamente contra la brutal guerra promovida por esos apátridas de la oposición.

Eso fue todo.

@SoyAranguibel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s