Neonazis y mercenarios del mundo se reúnen en Ucrania

Según la revista Time en enero de 2021, “más de 17.000 combatientes extranjeros de 50 países han venido a Ucrania en los últimos seis años

Por: Peter Schwarz / Red Latina Sin Fronteras

Se les está dando la oportunidad de luchar, matar y adquirir experiencia en condiciones reales de guerra. El bandolerismo desenfrenado resultante está exacerbando y prolongando la guerra. Además, la movilización de tales fuerzas es un peligro para la clase obrera en los países de donde son originarios los mercenarios.

Las tropas de choque fascistas de Mussolini, que aterrorizaron a los trabajadores italianos después de la Primera Guerra Mundial, los Freikorps alemanes, que asesinaron a los socialistas Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht y a los políticos burgueses Walther Rathenau y Matthias Erzberger, y los Storm Troopers de Hitler fueron reclutados entre esos brutalizados combatientes de primera línea.

El papel de Ucrania como lugar de peregrinaje para militantes neonazis no comenzó con el comienzo de la guerra actual. Las milicias de extrema derecha que jugaron un papel central en el derrocamiento del presidente Yanukovych en 2014 y posteriormente mantuvieron la guerra en el Donbás están muy bien interconectadas a nivel internacional, manteniendo relaciones con grupos militantes neonazis en todo el mundo.

Según la revista Time en enero del año pasado, “más de 17.000 combatientes extranjeros de 50 países han venido a Ucrania en los últimos seis años”, tal y como ha informado el WSWS. En particular, el Regimiento Azov, fundado por el autoconfesado neonazi y antisemita Andriy Biletsky, juega un papel central en el reclutamiento y entrenamiento de las fuerzas de extrema derecha. El regimiento se incorporó a la Guardia Nacional de Ucrania en otoño de 2014 y se desplegó en la lucha contra los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, lo que le dio acceso a armamento de última gene- ración proporcionado por EEUU y otros países miembros de la OTAN. Desde el comienzo de la guerra actual, el recluta- miento de mercenarios ha sido política oficial del Gobierno.

A fines de febrero, el presidente Volodymyr Zelensky anunció la creación de una “Legión Internacional”. Declaró: “Si tienes experiencia en combate, puedes unirte a nosotros y defender Europa con nosotros”. Desde entonces, el Gobierno

Chechenia, también sirven como punto focal para los legionarios internacionales. Ambos se formaron en 2014 para luchar contra los separatistas prorrusos en el este de Ucrania porque el ejército ucraniano se había derrumbado en gran medida tras el golpe de la derecha en Kiev. Aunque el nuevo Gobierno restableció el servicio militar obligatorio, que había sido suspendido por el derrocado presidente Yanukovych, la mayoría de los soldados no estaban dispuestos a disparar contra sus conciudadanos en las regiones disidentes. Cientos de miles eludieron el servicio militar obligatorio escondiéndose o huyendo a países vecinos. El Gobierno realizó sistemáticamente allanamientos para detenerlos. En febrero de 2016, el Ministerio de Defensa de Ucrania informó que se habían abierto 26.800 casos de evasión del servicio militar obligatorio. En estas circunstancias, los legionarios georgianos y chechenos, vehementemente antirrusos, conocidos por su brutalidad, desempeñaron un papel decisivo en el mantenimiento de la guerra en el este de Ucrania.

El Acuerdo de Minsk de 2015, que preveía un alto el fuego y un acuerdo de autonomía para el este de Ucrania, fue firmado por el gobierno de Kiev simplemente para ganar tiempo. La Legión georgiana, comandada por el exoficial georgiano Mamuka Mamulashvili, se enorgullece de reclutar solo profesionales curtidos en la batalla. Además de georgianos, sus filas incluyen numerosos mercenarios de países occidentales y ucranianos que se ofrecieron como voluntarios para luchar contra Rusia en Chechenia y Georgia.

Un informe que apareció en el periódico canadiense Globe and Mail el 13 de febrero pinta una imagen del carácter y el espíritu de estos mercenarios. Igor Mazur, un “ultranacionalista ucraniano ha estado luchando en guerras alrededor de la exURSS desde que tenía 18 años”, informa el periódico. En 1992, se fue a Transnistria, donde se unió a la autodefensa del pueblo ucraniano (UNSO) de ultraderecha. Como miembro de la UNSO, luchó contra Rusia en Abjasia y en la primera guerra de Chechenia, y apoyó las operaciones de cambio de régimen pro occidentales en Ucrania en 2004 y 2014. Luego luchó en las filas del ejército ucraniano contra las fuerzas rusas en Mariupol. Ahora, el hombre de 48 años se ha unido a una unidad de reserva y está esperando volver a la guerra.

La cooperación entre el Gobierno ucraniano y estas milicias de ultraderecha funciona bien porque muchos miembros del Gobierno comparten sus puntos de vista de extrema derecha. Por ejemplo, Andriy Melnyk, el representante de Ucrania en Alemania desde 2014, a través de cuya embajada se lleva a cabo ahora el reclutamiento de legionarios, es un admirador del colaborador nazi Stepan Bandera, cuya Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) fue responsable del asesinato de decenas de miles de judíos y polacos.

Melnyk es conocido por sus ataques poco diplomáticos contra el Gobierno alemán, al que acusa de brindar un apoyo político y militar insuficiente. Le dijo a Die Welt que cuando se trataba de la supervivencia de la nación ucraniana, “me importa una mierda qué elección de palabras uso”. Dijo que la decisión del Gobierno alemán de continuar comprando gas y petróleo a Rusia fue “un cuchillo en la espalda de Ucrania”, y agregó que el canciller Olaf Scholz carecía de determinación en la lucha por la libertad. El comportamiento grosero de Melnyk y sus puntos de vista de extrema derecha no impidieron que los miembros del Bundestag (parlamento alemán) lo saludaran con una ovación de pie mientras observaba desde la tribuna pública su aprobación de las entregas de armas a Ucrania y el mayor rearme alemán desde Hitler.

APOYO DE LA OTAN

La mayoría de los gobiernos de la OTAN están apoyando o animando a sus ciudadanos a unirse a la lucha en Ucrania, aunque esto es ilegal en muchos países.

La secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss, dijo que las personas de Gran Bretaña que querían pelear en Ucrania tenían su apoyo “absoluto”.

El parlamento letón apoyó por unanimidad permitir que sus ciudadanos participen en la guerra. El Gobierno danés dijo que no era ilegal que las personas decidieran ir a la guerra.

El Gobierno canadiense anunció que cada ciudadano podía decidir por sí mismo si pelear o no en Ucrania. En una declaración conjunta, los ministerios del interior, de justicia y de relaciones exteriores de Alemania declararon que los ciudadanos alemanes que se unieron oficialmente al ejército ucraniano no estaban sujetos a enjuiciamiento, siempre que no violaran el derecho internacional.

El Gobierno alemán, dijeron los ministerios, no quería impedir que sus ciudadanos fueran a luchar a Ucrania por una cuestión de principios. Ello a pesar de que el reclutamiento de un ciudadano alemán para el servicio militar en apoyo de una potencia extranjera está penado con prisión de tres meses a cinco años, según el Código Penal, e incluso el mero intento de reclutamiento para este fin es punible.

Mientras tanto, numerosos legionarios de todo el mundo han partido hacia Ucrania. Según el ministro de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, el 6 de marzo se habían registrado 20.000 voluntarios de 52 países. Muchos han venido de Georgia y Bielorrusia, pero también se dice que muchos vienen de Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña.

Según la embajada de Ucrania en Washington D.C., hasta 3.000 voluntarios en EEUU han respondido al llamado de Zelensky. Numerosos informes sobre voluntarios han aparecido en los medios de comunicación internacionales, dejando claro que hay muchos extremistas de derecha entre ellos. El Frankfurter Allgemeine Zeitung, que preguntó entre los voluntarios y en grupos de chat relevantes, informó el 7 de marzo: “Los que esperan extremistas entre los voluntarios no se equivocan. En Telegram, un hombre preguntó cómo puede pelear. Su foto de perfil incluye el dicho ‘Lealtad y honor’, detrás está el ‘Sol negro’, un conocido signo rúnico de la escena neonazi”.

Y en otro punto, el artículo afirma: “En los grupos de Telegram no se pasa por alto lo que significa la operación. Los combatientes publican primeros planos de los rostros de los rusos muertos, cubiertos de sangre, con la boca entreabierta”. BuzzFeedNews escribe: “Los extranjeros occidentales que han venido a Ucrania son un grupo variopinto. Hay idealistas, aventureros y luego están los extremistas que han visto oportunidades para vincularse con grupos paramilitares de extrema derecha que luchan en Ucrania”.

Los periódicos británicos informan que los veteranos con experiencia en las guerras de Afganistán e Irak se están yendo. The Mirror informa sobre un “equipo de élite de veteranos de SAS” que se dirige a Ucrania, “financiado por un país de Europa, aún por nombrar, a través de una empresa militar privada”. Según el diario, “entre ellos hay francotiradores altamente capacitados y expertos en el uso de misiles antiaéreos y antitanque”. The Times escribe: “Más de 150 exparacaidistas que sirvieron en Afganistán están en camino para luchar en el frente con Ucrania contra Rusia”.

  • Peter Schwarz, secretario del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. Editor de la edición en alemán del World Socialist Web Site

Fuente: Correo del Orinoco

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s