Oligarquía contra Papa

Por: Alberto Aranguibel B.

Acostumbrada al ancestral hábito de mandar en la forma más despótica a su servidumbre, la oligarquía se dirige a todo aquel que considere inferior con la arrogancia y la prepotencia de los seres que se consideran predestinados por el poder Celestial para imponer sus criterios al mundo de una manera total e inapelable.

Para la oligarquía resulta un deber de la gente, de la humanidad toda, atender con rectitud y obediencia a cuanto mandato tenga a bien pronunciar el oligarca, porque los designios del Creador, el Padre Eterno, adjudicándoles a ellos el inobjetable don de la omnisapiencia y la supremacía nadie puede rebatirlos, so pena de la excomunión y del infierno.

Por eso toda desviación de la doctrina supremacista oligarca en la que ose incurrir eventualmente la humanidad, será siempre señalada (y repudiada) con el mayor rigor por los voceros de esa élite de la sociedad que, aún siendo apenas una minúscula porción de ella, se considera dueña de los derechos de toda índole que atiendan o correspondan a la humanidad entera, así el supuesto «transgresor» de esa autoimpuesta y arbitraria doctrina sea el Papa mismo de la iglesia católica.

Escribiendo con dominio perfecto de la terminología marxista con la que la izquierda ha acusado desde hace dos siglos a su clase social por todas las atrocidades por ella cometida contra el ser humano, una enzapatada articulista de la más conspicua y rancia extracción oligarca criolla, viva expresión de los engreídos grandes cacaos del inepto y parasitario capitalismo tercer mundista, le escribe al Papa Francisco (al que insolentemente se niega a llamar Papa) acusándolo de cuanta barbaridad se le viene a la mente, empezando por “comunista” y terminando por “pedófilo”, simplemente porque el noble pastor no fija posición al lado del imperialismo y su belicista brazo armado de la OTAN en el conflicto ruso-ucraniano, como si lo hace muy encantada la oligarquía del mundo entero.

Considera la señora que el Papa trasgrede con su indiferencia la ancestral norma de sumisión de la iglesia a los mandatos de opresión a los pueblos que la oligarquía le impuso a través de la historia.

Revela así que para ella la indiferencia deberá ser correcta y aceptable únicamente cuando quien masacre pueblos inocentes y destruya sociedades y naciones enteras sea el imperio norteamericano. Tal como lo hizo hasta ahora a lo largo y ancho del mundo contra millones de seres humanos inocentes sin que la oligarquía dijera ni pío.

@SoyAranguibel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s