Esperando la orden

Por: Alberto Aranguibel B.

A medida que queda al descubierto la farsa que encarna el proyecto de asalto del poder mediante la figura de un pusilánime autojuramentado, que salen a la luz pública sus carencias como propuesta política y se van constatando con hechos sus cualidades delincuenciales, va quedando también en evidencia que muchos de los países que hace casi dos años le brindaron su apoyo a ese disparate golpista en realidad lo hacían producto de la desinformación mediática y el engaño urdido desde el imperio norteamericano para hacerse del control de Venezuela.

Habituados como han estado la mayoría de esos países a la lógica colonialista que les fue tan provechosa durante siglos, siguieron sin incomodidad alguna la orientación que se les dictaba desde Washington, pensando, quizás hasta de buena fe, que derrocar a un gobierno legítimamente electo (siempre y cuando no fuera en Europa sino en el para ellos muy lejano “nuevo mundo”) no estaría mal si con ello se beneficiaba el alicaído neoliberalismo y se contenía de alguna forma la vocación revolucionaria de los pueblos latinoamericanos que cada día claman con mayor fuerza por justicia e igualdad social.

Como toda farsa, el proyecto estaba destinado al fracaso con el pasar de los días, semanas, y meses, en los que no solo no se concretaba la ilusoria promesa, sino que afloraban con inusitada profusión las falencias e insostenibilidad del mismo, ya no en boca de los defensores de la Revolución o del gobierno venezolano, sino en todas y cada una de las voces críticas que desde el seno mismo de la derecha y la ultraderecha radical empezaron a darse a conocer denunciando cada vez con más fuerza la inmoralidad y la ineptitud de los principales actores del audaz y bochornoso sainete.

Se convirtió así el apoyo de lo que un día denominaron “los miles de países” en un verdadero torneo de resistencia en el que la contundencia inicial se fue tornando en una tenue y muy relativa solidaridad, que luego fue tímida y esporádica, y que finalmente aparece en muchos casos simplemente condicionada al dictamen de la Casa Blanca para ver si continúan apoyando o no el destartalado proyecto.

Es el vaivén de la dirigencia del mundo neoliberal que, sin importar lo que piensen en verdad sus pueblos, se arrodillan impúdicos a los designios del imperio.

 

@SoyAranguibel

El librito de Bolton

Por: Alberto Aranguibel B.

No se trata de ninguno de los dos tomos de “La Segunda Guerra Mundial” de Winton Churchill, o de alguna antología de Antonio Gramsci. Tampoco de las obras completas de Noam Chonsky o las disertaciones teóricas de Francis Fukuyama prediciendo el futuro de la política.

Nada de eso. Se trata solamente del compendio de reconcomios y añoranzas delincuenciales de un fascista cagalitroso que, curtido ya por su dilatada trayectoria como halcón del imperio,  no quiere morirse sin anotarse una última guerra en su largo historial de genocida insaciable, apostando un último resto de perversión en la misma mesa sobre la cual su antiguo jefe, al que hoy ataca en ese libro con la misma inmoralidad y desvergüenza con la que ambos atacan a los comunistas, ha dicho que tiene puestas encima “todas las opciones”.

No es un texto luminoso de ninguna manera, como incluso los pensadores más preclaros de la izquierda quieren ponerlo por el solo hecho de que supuestamente deja en evidencia al orate que maneja hoy las riendas del imperio más criminal de todos los tiempos.

No revela nada. Solo confirma lo que desde siempre se ha dicho sobre el magnate presidente y su desquiciada manera de conducir a una nación que bajo su mandato ha experimentado la más vertiginosa carrera de su historia hacia el desastre económico, social y político.

Su larga retahíla de chismes mal hilvanados (y pésimamente redactados) tampoco le es útil a nadie, porque, por una parte, por su carácter de obra escrita personalísima, no posee fuerza legal incriminatoria. Y, por la otra, porque en esencia es un texto que, aún desnudando al inquilino de la Casa Blanca en la forma descarnada e incontrovertible en que lo hace, no es de ninguna manera un texto ni “anti Trump”, ni mucho menos “anti imperialista”. En virtud de lo cual no tiene el poder de hacerle perder la elección a nadie. Y mucho menos de hacérsela ganar.

Sembrar esperanzas en ese supuesto poder estremecedor que algunos le atribuyen al librito de John Bolton es tan erróneo como asumir que el problema del hambre y la pobreza en el mundo es un asunto que deriva de la ineptitud de uno o varios individuos y no de la decadencia de un modelo económico y social fracasado como el capitalista.

El librito pudiera ser, eso sí, y cuando mucho, una innecesaria distracción de lo importante.

 

@SoyAranguibel

País a la machimberra

Por: Alberto Aranguibel B.

En Venezuela hay un grupito, pequeño pero muy ruidoso, habituado a exponer al mundo su inconformidad como único argumento político válido.

Es un grupito que solo sabe pedir y mentir. No sabe armonizar criterios ni llegar a acuerdos, sino patalear porque se les complazca en todo sin importarle en lo más mínimo los derechos de los demás. No le interesa el concepto de conjunto social. Ni mucho menos la idea de justicia e igualdad. Solo busca su satisfacción propia a como de lugar.

Pide elecciones porque dice que la falta de éstas es signo revelador de las tiranías. Pero cuando se hacen las elecciones llama a la abstención y desconoce sus resultados, incluso desde antes de estos obtenerse.

Dice que necesita pruebas irrefutables de transparencia electoral. Dichas pruebas siempre le son concedidas y en señal de conformidad con las mismas firma las actas de certificación de todas y cada una de ellas. Pero, aún así, termina cantando fraude.

Pide entonces conteo total de votos (porque en su obcecación no entiende que la elección es en sí misma un conteo) y cuando se cuentan en su totalidad pide que la gente descargue una arrechera que no tiene, porque ya con su voto dijo lo que quería decir, provocando así que quienes salgan a las calles sean solo los desadaptados que le hacen el juego a la arbitrariedad de ese grupito que ve en la figuración con la que le ayudan los medios de comunicación de la derecha el oxígeno para su terco empeño.

Vuelve a pedir elecciones y vuelve a exponer su nunca explicada inconformidad como único argumento. No muestra jamás señal alguna de satisfacción porque asume que aceptar satisfacción es claudicar a algún principio. Solo que sus principios son tan inexplicables como su terquedad y complacerle se torna en el perpetuo cuento del gallo pelón.

Provocando sin ningún fundamento desconfianza en el rector electoral, ha pedido por años su destitución y el nombramiento de nuevas autoridades. Con esa excusa ha salido a las calles, ha generado violencia, ha expuesto y sacrificado vidas, llegando al extremo de pedir una invasión extranjera en la que deposita su sed de poder eternamente insatisfecha.

Ahora hay un nuevo CNE, pero tampoco lo acepta.

De nuevo queda claro que jamás ha querido democracia sino apropiarse del país a la machimberra.

 

@SoyAranguibel

Inconsistencia

Por: Alberto Aranguibel B.

Si algo es contrario a la humildad, es la chocante autosuficiencia que denota la expresión “yo lo dije”, que usa el venezolano para refrendar todo hecho en el que se constate una situación cualquiera que le permita aparecer como más inteligente y previsivo que los demás.

La mayoría de las veces la expresión pasa sin pena ni gloria. Como cuando alguien hace precisiones intrascendentes del tipo “¡Yo dije que iba a llover!” que no afectan para nada la vida de la gente.

Sin embargo, en la Venezuela de hoy un muy particular sector de la población que, paradójicamente, suele considerarse a sí mismo como culto e inteligente por encima del común, ha desterrado por completo de su habla cotidiana dicha fórmula. El “yo lo dije” no es ya un constructo retórico válido para el antichavismo, porque jamás acierta nada de lo que anuncia como inexorable.

En su ya proverbial rosario de fracasos, la oposición tiene encima el sanbenito perpetuo de la predicción incumplida, en la que el tic-tac, tic-tac, y el consabido “ya les queda poco”, son quizás las más recurrentes.

Sus profecías son tan inconsistentes como toda su ideología, si así pudiera llamársele al compendio de insensateces pitiyanquis que los orientan. Y su conducta, en perfecta correspondencia con las disparidades e incoherencias de lo que predican, jamás responde a una misma línea.

No pueden decir nunca “yo lo dije”, porque nada se les cumple. Y porque para colmo hacen siempre lo contrario de lo que dicen. Como eso de ir a poner gasolina que supuestamente iba a destruir los motores de los carros. O ir a sacarse el Carnet de la Patria del cual se burlaron hasta más no poder. O esperar con ansias un Clap del que se rieron por meses, o unas viviendas que por años dijeron que eran solo maquetas.

Nada de lo que hacen es consistente con su antichavismo visceral. Pero son antichavistas.

 “Pero, tú no pareces chavista” suelen decir con asombro cuando se tropiezan con alguien que de entrada les resulta simpático pero que, para su infortunio, termina soltando en algún momento un sonoro “¡Camarada!” que los desconcierta.

A la larga, su odio es solo reflejo de una profunda inconsistencia que nada tiene que ver con el verdadero talante del venezolano que desde siempre fue ante todo afable y cordial por excelencia.

 

@SoyAranguibel

El virus que desnudó al terrorismo mediático

Por: Alberto Aranguibel B.

“Los muertos sí salen” Voz popular

Erigida en “cuarto poder” desde los tiempos de Edmund Burke, la prensa se ha arrogado la atribución de orientar a la opinión pública a su buen saber y entender, convirtiendo el universal derecho de la libertad de expresión y de información en propiedad privada de exclusivo uso de los dueños de los medios de comunicación.

Fue así como la humanidad se habituó a la lectura cotidiana de una realidad filtrada, que no necesariamente se correspondía con los hechos verdaderos, pero que resultaba confortable para la comprensión de aquella gente que se formaba bajo los esquemas de esa narrativa y que, en virtud de una autoridad arbitrariamente auto impuesta por el medio de comunicación, no necesitó nunca apelar a recurso alguno de constatación de lo que se le decía en los grandes titulares de la prensa. La verdad es lo que dicen los medios y punto.

En una guerra de terrorismo mediático como la que ha azotado a Venezuela a nivel nacional e internacional, la distorsión de la realidad, la mentira y el infundio convertidos en armas para desacreditar al país, han logrado posicionar matrices sucesivas y recurrentes que obedecen de manera antojadiza a los particulares intereses de una derecha fracasada en sus intentos de hacerse del poder, y en las cuales mucha gente ha creído de una u otra manera precisamente porque en su reconfiguración esas mentiras descaradas y abiertas de las que son víctimas tienen la misma estructura y la misma apariencia a veces de la verdad que la gente siempre ha conocido.

El tema de la muerte como fenómeno resultante de la violencia que imperaría en el país, fue quizás el que con mayor recurrencia fue utilizado por los medios de comunicación privados contra la Revolución Bolivariana. Desde el arribo de Nicolás Maduro a la presidencia de la República, en el años 2013, la matriz más intensamente promovida por esos medios tuvo como su principal fuente noticiosa a la morgue de Bello Monte, desde donde se reportaban a diario los ingresos de cadáveres por decenas. Los grandes titulares se referían invariablemente a estadísticas de horror que daban cuenta del supuesto incremento del riesgo de la población a ser víctima de secuestros, de asaltos, o de asesinatos en la vía pública, generando un insoportable clima de angustia entre la gente que los medios consideraban conveniente a los advenedizos planes de la derecha.

¿Qué pasó con esa morgue? ¿Por qué no es ya una fuente diaria para los titulares? Pues, que los medios están orientados por otra estrategia de generación de matrices. La de exaltar las supuestas cualidades redentoras de un autojuramentado.

Luis Britto García nos lo explica de esta forma: “En 2012 Juan José Rendón (el mismo JJ Rendón del contrato de Guaidó con los mercenarios golpistas de 2020. Nota nuestra) decretó que la campaña opositora debía centrarse en un solo tema: “Inseguridad”. La oligarquía la enfocó en la Guerra Económica, que se le quedó fría; no tiene más remedio que obedecer a su asesor en Guerra Sucia. Síntoma de ello, la aparición en Caracas, Barquisimeto, Mérida y otras ciudades, de tabloides exclusivamente dedicados al amarillismo. Vuelven las portadas horrendas con sangre y los titulares que no reportan noticias sino estados de ánimo”. (Luis Britto García, Otra vez la inseguridad. Enero de 2014)

Cifras descabelladas eran presentadas a diario como auténticos estudios científicos en los que se afirmaban disparates como “El riesgo a morir a manos de secuestradores se ha incrementado en más de 150%”, “Aumentaron los homicidios y el hampa fue más violenta”, “Una investigación de campo establece que la resistencia a denunciar ha ido en aumento. Los casos no registrados llegan a 85% en Mérida y a 67% en la Parroquia Sucre de Caracas. El mayor incremento criminal se reportó en Nueva Esparta, Barquisimeto y Valles del Tuy” (El Nacional, viernes 27 de diciembre de 2013).

¿Cómo se elaboraba esa estadística? ¿Midieron en verdad el porcentaje de “riesgo a ser secuestrado”? ¿Cómo se mide ese riesgo, y a qué factor es atribuible? ¿Entrevistaron a quienes se negaban a denunciar? ¿Denunciar qué; homicidios no llevados a cabo? ¿Cómo llegaron a ellos si no habían hecho denuncia alguna? ¿De dónde salía entonces las cifras de Mérida y Caracas si eran casos no registrados? ¿Cómo supieron que en Margarita, Barquisimeto y Valles del Tuy hubo un mayor incremento de casos no denunciados? Todo sonaba a falso anuncio apocalíptico más que a noticia de hecho cierto y comprobable. Pero esa era la matriz urdida y había que publicarla a como diera lugar.

Como siempre por aquellos días, las más alarmantes cifras eran las referidas a la muerte: “Al menos 471 cadáveres fueron ingresados a la morgue de Bello Monte en lo que va de mes” (El Nacional, viernes 27 de diciembre de 2013).

Independientemente de la avieza manipulación que significaba la omisión del desglose de causas por las cuales esas personas habrían fallecido, incluidas las causas naturales, los infartos, los crímenes pasionales, los accidentes automotrices, etc., que jamás se mencionaban, estaba la desproporción de una cifra imposible de alcanzar sin que tal nivel de mortandad se hiciera evidente más allá de los simples titulares de la prensa.

Hoy el coronavirus nos trae a la vista la contundencia e irrefutabilidad de un hecho que de ninguna manera puede ocultarse tras las cuatro paredes de una pequeña edificación como la morgue de Bello Monte. En Ecuador, apenas aparecida la pandemia del Covid-19 en marzo de este año, lo primero que empezó a aparecer fueron los cadáveres en las calles, a plena luz del día, porque ni los organismos forenses del Estado ni las funerarias privadas se daban abasto para atender tal número de muertes en un mismo lugar y en un mismo momento.

De ahí en adelante, hasta los países más desarrollados y con la mayor capacidad de respuesta a una contingencia de tal magnitud, como Estados Unidos, Brasil, España e Italia, se vieron forzados por la avalancha de cadáveres a cavar gigantescas fosas comunes como nunca antes se había visto en la historia, porque, además de resultar indispensables por razones de salubridad pública, en realidad era que no tenían cómo llevar a cabo tal cantidad de entierros en la forma convencional que todo sepelio exige.

El mundo capitalista comenzó a tambalearse con esa demoledora verdad que ni el inmenso poder de manipulación de los medios de comunicación, al servicio del gran capital como lo están, pudo falsear o adecuar en ningún momento a su particular discurso. El virus no solo desnudó de un solo golpe la incapacidad del capitalismo para resolver los problemas de la gente, sino la naturaleza desalmada de su liderazgo, que subestimó a la pandemia en todo momento.

Tal como sucedió en la Alemania nazi, en la Colombia de Alvaro Uribe, en el México de Vicente Fox y de Peña Nieto, en la España de Franco, en la Argentina de Vilela, en el Chile de Pinochet, y en la Venezuela de la 4ta república, las fosas comunes son hechos reales incontestables que denuncian siempre la atrocidad de la muerte producida en masa.

La pandemia que hoy padece la humanidad impuso en el siglo XXI la modalidad de las muertes en masa producto de una afección contra la cual no existe cura conocida. Lo que puso también de manifiesto, de la manera más cruda y lamentable, que centenares de muertos son imposibles de ser escondidos.

Queda así definitivamente al descubierto la burda manipulación que hicieron durante años los medios de la derecha venezolanos con el tema de la muerte violenta, cuando inventaban escenarios sobredimensionados y pavorosos que hablaban de cientos de cadáveres en un mismo pequeño depósito, con los que perseguían obtener beneficio político simplemente porque hasta entonces hacer afirmaciones escandalosas con base en cifras, pero no en realidades, era suficiente para engañar e incluso para convencer.

Mintió siempre esa guerra mediática con las cifras de muertes violentas, tal como ha mentido con el número de opositores que supuestamente los apoya; con la cantidad de emigrantes que dicen que se han ido del país; con la verdadera condición delincuencial de los presos por ellos llamados políticos. Y con todo lo que denigran del inmenso esfuerzo que libra la Revolución Bolivariana por alcanzar el bienestar y la independencia plena del país.

@SoyAranguibel

Max Boot: “El peor presidente estadounidense de todos los tiempos”

Por: Max Boot
(The Washington Post)

Hasta ahora, había sido reacio a etiquetar a Donald Trump como el peor presidente en la historia de Estados Unidos. Como historiador, sé cuán importante es permitir el paso del tiempo para obtener un sentido de perspectiva. Algunos presidentes que les parecieron espantosos a sus contemporáneos (Harry S. Truman) o simplemente mediocres (Dwight D. Eisenhower y George H.W. Bush), lucen mucho mejor en retrospectiva. Otros, como Thomas Jefferson y Woodrow Wilson, ya no se ven tan bien como solían hacerlo.

Ya había escrito, el 12 de marzo, que Trump es el peor presidente de los tiempos modernos, pero no de todos los tiempos. Eso dejó abierta la posibilidad de que James Buchanan, Andrew Johnson, Franklin Pierce, Warren Harding o algún otro don nadie, pudiera ser juzgado con mayor severidad. Pero en el último mes, ya hemos visto lo suficiente como para eliminar la clasificación “de los tiempos modernos”. Con su catastrófica gestión ante el coronavirus, Trump ya es el peor presidente en la historia de Estados Unidos.

Su único gran competidor por ese dudoso honor sigue siendo Buchanan, cuya indecisión contribuyó a que termináramos en la Guerra de Secesión, el conflicto más letal en la historia de Estados Unidos. Buchanan podría seguir siendo el perdedor más grande. Sin embargo, hay buenas razones para creer que la Guerra Civil se hubiera desatado de cualquier manera. En cambio, no hubo nada inevitable acerca de la magnitud del desastre que enfrentamos actualmente.

La situación es tan crítica que es difícil aceptarla. The Atlantic destaca: “Durante la Gran Recesión de 2007 a 2009, la economía sufrió una pérdida neta de aproximadamente 9 millones de empleos. La recesión de la pandemia ha visto casi 10 millones de solicitudes de prestaciones por desempleo en apenas dos semanas”. The New York Times estima que el índice de desempleo está alrededor de 13%, el más alto desde el fin de la Gran Depresión, hace 80 años.

Mucho peor que eso es la mortandad. Ya tenemos más casos confirmados de coronavirus que cualquier otro país. Trump declaró el 26 de febrero que la epidemia pronto estaría “casi en cero”. Ahora sostiene que si el número de muertos es de 100,000 a 200,000 —una cantidad mayor que todas las muertes estadounidenses en todas nuestras guerras combinadas desde 1945— será una demostración de que ha hecho “un muy buen trabajo”.

No. Será una señal de que él es un miserable fracaso, porque el coronavirus es la catástrofe más previsible en la historia de Estados Unidos. Las advertencias sobre los ataques de Pearl Harbor y el 11 de septiembre fueron evidentes solo en retrospectiva. Esta vez, no se requirió de ninguna inteligencia ultrasecreta para ver lo que se venía. La alarma fue activada en enero en los medios por expertos y por líderes demócratas como el ahora candidato presidencial, Joe Biden.

Algunos funcionarios del gobierno ofrecieron advertencias similares directamente a Trump. Un equipo de reporteros del Post escribió el 4 de abril: “El gobierno de Trump recibió su primera notificación formal sobre la epidemia del coronavirus en China el 3 de enero. En cuestión de días, las agencias de espionaje estadounidenses le confirmaron la seriedad de la amenaza a Trump, incluyendo una advertencia sobre el coronavirus —la primera de muchas— en el informe diario presidencial”. Pero Trump no estaba escuchando.

El artículo del Post es la disección más minuciosa del fracaso de Trump en prepararse para la tormenta inminente. Trump fue informado por primera vez sobre el coronavirus por el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, el 18 de enero. Sin embargo, de acuerdo con la nota del Post, “Azar le comentó a varios allegados que el presidente creía que estaba siendo ‘alarmista’ y Azar tuvo dificultades para captar la atención de Trump para que se concentrara en el problema”. Cuando se le preguntó públicamente por primera vez a Trump sobre el virus, el 22 de enero, afirmó: “Lo tenemos totalmente bajo control. Es una persona que viene de China”.

En los días y semanas siguientes a que Azar lo alertara sobre el virus, Trump habló en ocho mítines y se fue a jugar golf seis veces, como si no tuviera ninguna preocupación en el mundo.

La incapacidad de Trump en enfocarse en el problema, señala el Post, “sembró una importante confusión en el público y contradijo los mensajes urgentes de los expertos en salud pública”. También permitió que varios errores burocráticos no fueran atendidos como fallas graves, como realizar suficientes pruebas de diagnóstico o almacenar suficientes equipos de protección y respiradores.

Países tan diversos como Taiwán, Singapur, Canadá, Corea del Sur, Georgia y Alemania lo han hecho muchísimo mejor, y sufrirán muchísimo menos. Corea del Sur y Estados Unidos descubrieron sus primeros casos el mismo día. Corea del Sur tenía el 8 de abril 200 fallecidos , cuatro muertes por cada millón de personas. La tasa de mortalidad en Estados Unidos (25 por cada millón de habitantes) es seis veces peor y está aumentando rápidamente.

Este fracaso es tan monumental que hace que nuestros recientes presidentes fallidos —George W. Bush y Jimmy Carter— luzcan dignos del Monte Rushmore en comparación. El anuncio de Trump del 3 de abril sobre el despido del inspector general de los servicios de inteligencia que reveló su intento de extorsión a Ucrania, demuestra que él combina la ineptitud de un George W. Bush o un Carter con la corrupción de Richard Nixon.

Trump, como lo hace característicamente, está trabajando más duro que nunca en culpar a otros —China, los medios, los gobernadores, el expresidente Barack Obama, los gestores del juicio político demócrata, todo el mundo menos su caddie de golf— de sus equivocaciones. Su mantra es: “No asumo ningún tipo de responsabilidad”. Queda por ver si los votantes se creerán sus excusas. Pero pase lo que pase en noviembre, Trump no podrá escapar del implacable juicio de la historia.

En algún lado, un aliviado James Buchanan debe estar sonriendo.

Max Boot  Max Boot / The Washington Post

Cifras dinámicas

Por: Alberto Aranguibel B.

Una lección que sin lugar a dudas nos deja el coronavirus es la importancia de los números en la vida del ser humano. Chávez, que hablaba siempre de la forma en que Dios obraba a través de las matemáticas, insistía en el uso de esa poderosa herramienta del conocimiento humano para encontrar respuestas y soluciones precisas a los problemas.

Hoy una de las actividades más comunes en todo el planeta es la verificación cotidiana que hacen los organismos multilaterales, los gobiernos y la gente en general, de las cifras de mortalidad que ha ido causando la pandemia en el mundo.

Eso es así, porque el problema más grande que enfrentamos es que el virus es dinámico. Así como dinámicas son sus consecuencias.

La naturaleza cambiante de los números nos permite ver su carácter determinante no solo en el ámbito de la ciencia o de la economía, sino también en la política. Países que ayer se alineaban incondicionalmente al imperio norteamericano, por efecto del coronavirus hoy abrazan a naciones solidarias que antes consideraban enemigas.

La democracia se basa en números. De ahí la importancia del voto como instrumento esencial para la cuantificación de la voluntad popular. Una voluntad que debe ser revisada periódicamente mediante el acto electoral en virtud del carácter cambiante de la opinión pública.

Por eso en uno de los momentos más críticos de la vida democrática venezolana, el presidente Nicolás Maduro convocó al poder constituyente; había un gobierno legítimo surgido del voto, pero la derecha sostenía que el pueblo ya no pensaba lo mismo. La elección fue la manera de corroborar irrefutablemente la verdad que ya se sabía.

Esa derecha, reacia como ha sido siempre a escuchar la voluntad popular, insiste ahora en el supuesto respaldo que sesenta países le dieron hace más de un año a un ficticio presidente autoproclamado. Pero ¿sigue existiendo ese mismo respaldo?

En aquel momento el mundo, que no conoce ni tiene por qué conocer la verdadera realidad política y social de nuestro pueblo, no sabía ni lo mentiroso ni lo tracalero que era el impostor. Ni tenía idea de su capacidad para robarse el dinero de los venezolanos en la forma en que lo hace. Mucho menos conocía sus estrechas relaciones con el criminal mundo de los Rastrojos.

Hoy, esa insoslayable verdad de la farsa que es ese impresentable ser hasta para sus propios seguidores y para la mayoría de los opinadores que hasta ayer lo exaltaban como un excepcional estadista, no descansan insultándolo y reclamándole su bochornosa ineptitud y su fracaso como líder. ¿No es lógico que suceda lo mismo con aquellos países que, más allá de las presiones del imperio, hayan respaldado ese disparatado proyecto de buena fe y creyendo en verdad en ideas democráticas?

¡Hasta cuándo la farsa de los sesenta países!

 

@SoyAranguibel

María A. Díaz: Mala captura, buena detención

Por: María Alejandra Díaz

No hay que olvidar que el Estado de derecho norteamericano ha sido caracterizado como un Estado de derecho judicial (Tocqueville).  Su modelo constitucional de 1787, marcado por la independencia del continente fue una clara protesta contra las leyes del Parlamento británico. No compartían el enfoque del legislador virtuoso y omnipotente, ciego sordo y mudo frente a las transformaciones sociales. Asumen la Constitución como pacto, acto de manifestación de voluntad superior de manera consciente.

El lema de este constitucionalismo podría ser el triunfo de la razón sobre la historia frente al naturalismo determinista de la historia. Esta es una obra premeditada que se quiere perfecta y definitiva, enfrentada a la naturaleza consuetudinaria e insegura de un orden basado en la tradición. Frente a unos privilegios singulares decantados en el transcurso del tiempo, los derechos naturales son conquistados de una vez y para siempre; en fin, frente a la legitimidad que suministra el pasado porque es viejo, la Constitución reposa en la legitimidad de lo que se proclama racional descubierto por las luces. (Zaglebelsky).

Herencia constitucional asumida desde nuestros países, como beneficiosa:  figuras como el método del control de constitucionalidad, Doctrina de la Judicial Review of Legislation, en Marbury vs Madison, fundamenta el poder que tiene cualquier juez en aplicar controles a los actos estatales a la luz de la Constitución, privilegiando a ésta, o como el carácter vinculante de las decisiones de estos jueces en resguardo de la Constitución, denominada doctrina del precedente o stare decisis.

Juez creador de derecho. Así sucedió cuando eliminó restricciones al voto femenino, o eliminó la segregación racial, o protegió el plan de recuperación de Roosevelt en 1929 para enfrentar la crisis económica de entonces. Juez constitucional, no como boca de la ley, sino como actor social que acompaña los cambios sociales o los impulsa. 

Sin contrapesos o límites, esta herencia beneficiosa del constitucionalismo norteamericano también tiene sus sombras: una de ellos es el precedente legal conocido como Mala captus, bene detentus, una captura ilegal, ilegítima, por la fuerza, deviene en apresamiento válido y subsiguiente juzgamiento también válido. 

Precedente que un dudoso Fiscal, sometido a investigaciones por su participación en la justificación legal del apresamiento de Noriega en Panamá y su consecuente invasión, pretende aplicarle a un grupo de venezolanos, judicializándolos. Nefasto antecedente para el constitucionalismo y las relaciones internacionales, sentado tempranamente en 1886 (Ker vs Illinois), donde tribunales, con la complacencia de su Cancillería, toleran y alientan el secuestro como mecanismo “legítimo” de captura de supuestos perpetradores de delitos graves cometidos en o contra ese país, pero guarecidos en territorio extranjero. Ejemplos sobran: Frisbie vs Collins en 1952; United States vs Toscanino; US vs Rauscher; Jaffe v. Smith, 825 F.2d 304 (1987); Verdugo-Urquidez; United States vs Najohn, Lujan vs Gengler, Sosa vs Alvarez-Machain, en 2004.

Ilógica e ilegal conducta aplicada a las autoridades venezolanas: derecho interno aplicado para justificar arrestos y secuestros extraterritoriales, acciones incompatibles con el derecho internacional consuetudinario, la Carta de DDHH, incluso con la Cuarta Enmienda de su propia Constitución, todo ante la mirada complaciente de la ONU, esperpento de supuesta protección y unión de las naciones, que merece desaparecer para dar paso a una verdadera unión democrática de naciones. 

Grave error de la administración norteamericana, tomada por neoconservadores antipatriotas, globalistas, que junto con Obama, destruyeron su economía. Enemigos del pueblo norteamericano, también lo son del pueblo venezolano. Somos pueblos de patriotas, no de globalistas nihilistas.

Recordando el significativo aporte constitucional hecho desde EEUU, apartando precedentes desdichados como el de “mala captura, buena detención”, comprendamos que el equilibrio del mundo necesita una patria estadounidense con sus equilibrios internos (Jalife). Hagamos grandes nuestras naciones, sin aplastar a nadie.

Desde Venezuela, exigimos respeto por el Derecho internacional,  a las instituciones y a nuestro liderazgo honesto y luchador, a una justicia no plegada a los amos del poder, aberrada de flagrantes irrespeto de las leyes por pura animosidad personal. Es hora de cesar la martirización y persecución de los venezolanos y venezolanas, sin cometer ningún crimen somos objeto de castigos y sanciones.

En esta amarga hora  planetaria el globalismo no sólo aspira a la disminución del Estado Nación y de la población mundial sino a su aniquilamiento, convirtiéndolo en un sujeto inmoral de infinitas pretensiones moralizadoras, unamos esfuerzos para evitar el vaciamiento moral, financiero, político, social, expresado en un catálogo de normas que dejan de lado la visión ética y bondadosa alcanzada desde la democracia y la humanidad. Hoy es tarea de todos ser mejores.

Maria Alejandra Díaz  María Alejandra Díaz Marín / Constituyente

 

Pino Arlacchi: El basurero político anti-Maduro no tendrá ningún efecto

Por: Pino Arlacchi
Ex Vice Secretario de la ONU

La noticia de la acusación contra el presidente Maduro y los miembros de su gobierno por tráfico de drogas me dejó sin palabras. Al observar la persecución contra Venezuela, he visto tantas cosas, pero honestamente no pensé que la asociación delictiva en el poder en los Estados Unidos llegaría tan lejos.
Después de robar $ 5 mil millones de los recursos financieros de Venezuela depositados en bancos de 15 países. Después de establecer un bloqueo de toda la economía del país a través de sanciones atroces, con el objetivo de golpear a la población civil para empujarla a rebelarse (sin éxito) contra su gobierno. Y después de un par de intentos de golpe fallidos, aquí está el tiro final, la calumnia más infame.
El golpe es tan fuera de medida que no creo que tenga consecuencias relevantes. Ni las Naciones Unidas, ni la Unión Europea, ni la mayoría de los estados del planeta que votaron a favor del actual ejecutivo de Venezuela y su presidente durante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, le darán el menor peso a este episodio de guerra asimétrica.
No pasará nada porque no hay la más mínima evidencia para apoyar la calumnia de que Venezuela ha inundado a los Estados Unidos con cocaína en los últimos años.
He quedado además desconcertado  porque me he ocupado de antidrogas durante cuarenta años, y nunca me he encontrado  a Venezuela en mi camino. Antes, durante y después de mi cargo como Director Ejecutivo de UNODC (1997-2002), el programa antidrogas de la ONU, nunca he tenido la oportunidad de visitar ese país porque Venezuela siempre ha estado fuera de los principales circuitos de tráfico de cocaína: entre Colombia, el principal país, productor, y EE. UU., el principal consumidor.
No existe, sino en la fantasía enferma de Trump y sus asociados , algún comercio ilegal de narcóticos entre Venezuela y los Estados Unidos. Bastaría consultar  las dos fuentes más importantes sobre el tema, el último informe de la UNODC sobre drogas (1) y el último documento de la DEA, la policía antidroga estadounidense, con fecha de diciembre de 2019 (2).
Según este último, el 90% de la cocaína introducida en los EE. UU. proviene de Colombia, el 6% de Perú y el resto de orígenes desconocidos. Pueden estar seguros de que si en ese 4% restante existiera cualquier olor a Venezuela, no habría pasado desapercibido.
Pero es el informe de la ONU que proporciona la imagen más detallada, mencionando a México, Guatemala y Ecuador como los lugares de tránsito de drogas a los Estados Unidos. Y la evaluación de la DEA cita a los famosos narcos mexicanos como los mayores proveedores en el mercado estadounidense.
No hay rastro de Venezuela en ninguna página de los dos documentos. Y en ningún otro material de las agencias anticrimen de los Estados Unidos en los últimos 15 años (conozco muy bien el tema) se mencionan hechos que puedan conducir indirectamente a las acusaciones lanzadas contra el presidente legítimo de Venezuela y contra su gobierno.
Por lo tanto, es exclusivamente basura política, que espero será tratada como tal fuera del sistema  político mediático de los Estados Unidos.
pino arlacci Pino Arlacchi / ExVice Secretario de la ONU

No se suiciden

Por: Alberto Aranguibel B.

Una de las más luminosas periodistas de la derecha venezolana publica un tuit alarmada porque considera rigurosas y excesivas las medidas tomadas por el presidente constitucional de la República, Nicolás Maduro, en virtud de la pandemia que amenaza hoy al mundo entero y que, hasta hoy, ha acabado ya con la vida de casi una veintena de miles de seres humanos.

No es el texto más resaltante de muchos que ha publicado la gente de la oposición, referidos al mismo tema del coronavirus, entre los que destacan: el del dirigente opositor que acusa demencialmente al Primer Mandatario de ser el creador del virus; el ya clásico en circunstancias similares del aguerrido ultraderechista que implora al cielo porque el mal se expanda a lo largo y ancho del país para que acabe con la vida de todos los chavistas; y el del ingenuo que dice no entender por qué en una situación tan delicada como ésta no está su presidente imaginario, Juan Guaidó, al frente de la articulación de los operativos del Estado.

Ni se diga la infinidad de mensajitos opositores inventando estadísticas de falsedad que buscan quebrantar la credibilidad y la fe del pueblo en la capacidad del gobierno revolucionario para enfrentar la crisis, ni los que usan la coyuntura como justificación para el más vulgar y horrendo oportunismo político, buscando hasta debajo de las piedras algún error con que justificar su ataque al presidente y a todo lo que tenga que ver con la revolución.

Sin embargo, el texto de la periodista que se queja de lo excesivo de las medidas de prevención y combate al coronavirus es digno de la mejor ubicación en el ranking del cretinismo opositor, porque expresa mejor que ninguno la más irracional y acabada lógica oposicionista de un sector que, por muy ilustrado que parezca, jamás transige ni comulga en lo más mínimo con ninguna idea o propuesta del chavismo, así se trate del niño Jesús Bendito en los brazos de María Gabriela Chávez.

Es esa forma retrógrada del pensamiento político que lleva directamente a elucubrar ¿qué haría ese sector de irracionales si al presidente Maduro se le llegara a ocurrir pedirles en cadena nacional que NO se suiciden?

¿No sería esa una ingeniosa fórmula para detectar (y disminuir) los verdaderos niveles de insensatez en la oposición?

 

@SoyAranguibel

Néstor Francia: Washington Post: tú lo que quieres es que me coma el tigre

Por: Néstor Francia

El cine y la televisión nos han acostumbrado a una serie de películas y seriales sobre epidemias y pandemias, de desigual calidad: Epidemia, Contagio, Virus, Doce monos, The hot zone, Ceguera, Guerra Mundial Z, Soy Leyenda, Cargo, Tren a Busan. En todas el combate contra el virus es liderado por individuos excepcionales o por pequeños grupos heroicos. En ninguna se muestra a todo un colectivo, a un pueblo mayoritario enfrentando a la enfermedad. Esta me parece una buena introducción para referirme al “reportaje” publicado recientemente por el Washington Post con el largo y revelador título “Venezuela’s broken health system is uniquely vulnerable to coronavirus. Neighbors are afraid the country will hemorrhage infected migrants” (El quebrado sistema de salud de Venezuela es excepcionalmente vulnerable al coronavirus. Vecinos temen que el país cause una hemorragia de migrantes infectados”), y firmado por Ana Vanessa Herrera y Anthony Faiola.

Por supuesto, el “reportaje” es una colección de manipulaciones y mentiras, lo cual no tiene nada de nuevo. Lo importante es desentrañar cuál es la nuez de la matriz que se quiere imponer para cubrir cualquier eventualidad que depare el futuro a la lucha contra el coronavirus en Venezuela. Es la creación de la plataforma conceptual para denostar de nuestro país sin importar lo que el futuro nos depare en el enfrentamiento a la pandemia en nuestro territorio.

El “informe” del WP abunda en la descripción interesada de la situación del sistema de salud venezolano. Sería deshonesto negar que esa área en Venezuela está en problemas, en buena parte por las criminales sanciones político-económicas contra el país, en parte por fallas de gerencia que no son tan raras en este experimento de gobierno popular. Claro, el WP refiere horrores del sistema público de salud, pero calla la conducta criminal del sector privado del área, absolutamente especulador y pesetero, con médicos que amasan fortunas valiéndose de la necesidad de seres humanos, y con un sector de aseguradoras cuyas pólizas son tan costosas como irrisorias sus coberturas. Aunque se comercia en el país una cierta cantidad de medicamentos genéricos a precios razonables, que son insuficientes, en general las medicinas son caras y a veces inaccesibles.

Creo, sin embargo, que la situación del sistema de salud es pasto también de las exageraciones comunes de la canalla mediática. Yo soy, a pesar de mi edad -más de 70 años- una persona que he tenido en los años recientes pocos y menores problemas de salud. Recuerdo que dos veces he sido hospitalizado por dengue en clínicas privadas. Entonces las pólizas de salud de instituciones del Estado en las que trabajaba fueron suficientes para cubrir los gastos, cosa que ya no ocurre. Dos veces he tenido que acudir a CDI (centros públicos de diagnóstico y atención primaria), donde he sido muy bien atendido. Recientemente me hice unos exámenes en el hospital Jesús Yerena de Lídice, y doy fe de que este hospital del Estado se encuentra en muy buen estado, limpio y con solícita atención. Hace unos cinco años mi esposa tuvo que pasar 22 días hospitalizada en el hospital Pastor Oropeza de Barquisimeto, víctima de una fractura de fémur. Allí fue bien atendida y exitosamente operada. Pero esas son limitadas experiencias personales, probablemente otros tendrán relatos menos felices. Aceptemos, en todo caso, tanto que hay problemas reales como que al Washington Post le importa muy poco la salud de los venezolanos, y sigamos adelante con el análisis.

Obviemos los detalles terroríficos del “reportaje” sobre el sistema de salud de Venezuela, es más de lo mismo, vamos directo a las matrices. Es bueno prestar especial atención al uso interesado del lenguaje como herramienta de manipulación. Citemos al WP: “Los analistas dicen que Venezuela, que ya está luchando bajo una mezcla peligrosa de carencias en agua limpia y jabón, hospitales públicos mal equipados y mal abastecidos y trámites burocráticos autoritarios, es especialmente vulnerable a la pandemia.

A medida que el gobierno del presidente Nicolás Maduro intenta desplegar una respuesta histórica a un desafío global que no está bien equipado para enfrentar, los vecinos de Venezuela temen cada vez más que el país se convierta en una placa de Petri para el nuevo coronavirus, con una hemorragia de los migrantes infectados y propagando el virus a través de fronteras difíciles de controlar. ‘Un número explosivo de casos obviamente superaría la capacidad del sistema de salud venezolano y terminaría con mucha gente exigiendo atención en Colombia’, dijo Fernando Ruiz Gómez, ministro de salud de Colombia. ‘Los servicios de cuidados intensivos serán los más críticos’”. Siendo posible que las drásticas y correctas medidas que el gobierno venezolano ha tomado rápidamente logren un resultado positivo en cuanto a controlar la cadena de transmisión del coronavirus, comienza a prepararse la matriz que responsabilizará a Venezuela, personificada en sus migrantes, de los posibles fracasos de Colombia y Brasil, cuyos gobiernos han actuado con negligencia y tardíamente para enfrentar la pandemia.

Lo anterior es reforzado por WP apelando a la tergiversación descarada de la realidad: “En pocos días, las naciones sudamericanas desde Brasil hasta Bolivia y Perú se han convertido en algunos de los estados más proactivos del mundo en tratar de controlar el virus, imponer toques de queda, desplegar el ejército, cerrar fronteras y prohibir muchos, y en algunos casos todos, vuelos internacionales”. ¿Ignoran los dos canallas del WP redactores de tales mentiras que Iván Duque trató de impedir la colaboración con Venezuela para enfrentar la situación y que en Chile hubo cacerolazos para exigir al gobierno de Piñera que decrete la cuarentena? ¿Desconoce que Jair Bolsonaro se niega a que se suspenda misas y otras actividades religiosas presenciales?

El WP reconoce a regañadientes y con puñetera manipulación las acciones tomadas por nuestro Gobierno: “Pero pocos fueron tan tempranos o agresivos como Venezuela. Maduro cerró negocios y limitó las reuniones públicas el viernes pasado. Los soldados y la policía han establecido bloqueos de carreteras, limitando el movimiento a las personas que viajan al trabajo, mercados, farmacias y hospitales. Las calles de Caracas ahora están inquietantemente tranquilas”. Fíjese el lector la manera torcida como se presentan los hechos, restando todo mérito a los ciudadanos que han asumido disciplinada y voluntariamente la cuarentena nacional y presentando la respuesta venezolana como una especie de estado de sitio impuesto a los ciudadanos con represión y en contra de la voluntad de la gente.

Por supuesto, no podía faltar la alusión a la supuesta dualidad de poderes en Venezuela:“La respuesta se complica por el estancamiento político del país: en Venezuela, incluso la cuestión básica de quién está a cargo sigue en duda. Maduro, quien reclamó la presidencia el año pasado después de una elección ampliamente vista como fraudulenta, ha tratado de usar la crisis para demostrar su control de facto del país. El líder de la oposición, Juan Guaidó, es reconocido por los Estados Unidos y más de otras 50 naciones como su líder legítimo”. Si en algún momento la patraña del “gobierno interino” ha quedado desnuda es en esta situación de emergencia. Maduro no necesita demostrar que su Gobierno está en control del país, esa es una verdad del tamaño de Júpiter. La dualidad de poderes es un engendro mediático y un espejismo creado por la diplomacia del imperialismo norteamericano y sus aliados, un puñado de gobiernos de derecha que no constituyen ni siquiera un tercio de los países que forman parte de la Organización de la Naciones Unidas (hoy más desunidas que nunca). A esa minoría la llaman ellos “Comunidad Internacional”, al fin y al cabo se creen dueños del mundo.

La loable actuación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, desplegada para la protección de los venezolanos y para garantizar pacíficamente el fiel cumplimiento de las justas medidas instrumentadas en esta emergencia sanitaria es presentada de manera falsa y canallesca por el WP: “El gobierno de Maduro, mientras tanto, está militarizando la nación. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, anunció esta semana que todas las ramas militares y la policía nacional estaban siendo desplegadas para hacer cumplir la cuarentena”. Realmente lo que está haciendo el Gobierno Bolivariano es tratar de prevenir el uso de la Fuerza Armada para tareas tan tristes como la que ha tenido que asumir el ejército de Italia, donde se usa convoyes militares para trasladar montones de cadáveres.

La película de terror viral del WP sobre Venezuela es una torcedura mal intencionada de la verdad. El guion de nuestra película es otro. No estamos los venezolanos en situación de que nos salve un héroe solitario o un pequeño grupo de elegidos. Aquí hemos emprendido una lucha colectiva contra el coronavirus, en la que la absoluta mayoría de los ciudadanos está participando voluntaria y solidariamente, con una actitud ejemplar que debería ser un modelo para todo el mundo y con un gobierno que ha tomado el toro por los cachos con coraje y gran sentido de responsabilidad. Aunque es justo reconocer una verdad en el “reportaje” del Washington Post: en las calles Caracas hay una “inquietante tranquilidad”. Inquietante, sí, para los enemigos de Venezuela. Por eso se preparan para manejar dos escenarios. Si tenemos éxito en la lucha contra el coronavirus, será porque una dictadura se impuso militarmente reprimiendo a los ciudadanos y porque forzamos a los venezolanos a migrar para contagiar a otros países.

Si fracasamos, lo cual es poco probable por lo visto hasta ahora (han pasado diez días desde que se anunciaron los dos primeros contagios y aun no tenemos ni un fallecido, gracias a Dios y al pueblo), será culpa de la “narcodictadura” de Maduro. Nunca fue más patente el dicho: tú lo que quieres es que me coma el tigre.

 

nestor  Néstor Francia

Cuarentena cerebral

Por: Alberto Aranguibel B.

Mi abuela, que era una dama adusta y calculadora, era una perfecta maniática (en el buen sentido del término) con eso de encontrarle utilidad a las cosas, asignándoles las más de las veces funciones insólitas a los artefactos que, por lo general, no tenían nada que ver con aquellas para las cuales fueron concebidos.

Si en alguna de nuestras caminatas para llevarme a la escuela se encontraba, por ejemplo, una pieza que bien pudiera haber sido por igual restos de una vieja máquina de coser como de un carburador de motocicleta, mi abuela me apuraba “Anda, hijo, agarra eso ahí que de seguro sirve para aguantar la puerta del patio”.

Sin embargo, su peor manía no era inventarles un uso, sino el empeño en encontrar para qué servían originalmente las piezas que aparecían de repente en cualquier parte; debajo de alguna mesa o en algún rincón de la casa, y de las cuales solía ser difícil precisar a qué equipo o aparato pertenecían. Su vida se iba en tratar de encontrarles el lugar que les correspondía. Lo que casi siempre terminaba en frustración y, como consecuencia de ello, las gavetas de mi casa terminaban llenas de cachivaches sin utilidad ni sentido alguno.

“Esta piecita tiene que ser de algo, porque, si no, no la habrían inventado.” decía.

Y eso es exactamente lo que le pasa a la oposición con Juan Guaidó. Un martirio perpetuo tratando de encontrar para qué sirve en verdad su presidente ficticio, sin lograr arribar jamás a un escenario de certidumbre que les permita superar la frustración de la eterna derrota frente al chavismo.

Desde aquellas mentiras iniciales del asalto al poder que les prometió hace más de un año (incluido el cuento de que no había hablado con Diosdado), pasando por las incontables evidencias de corrupción en las que cada día aparece más involucrado, la alianza con el paramilitarismo, la gran estafa en las que terminaron sus llamados a marchas finales, sus fallidos anuncios de ingreso de ayuda humanitaria y de invasión norteamericana, los opositores han sufrido la decepción más recurrente y dolorosa que liderazgo alguno le haya causado jamás a su propia militancia.

A ese rosario de fracasos se les suma ahora la amarga contingencia del coronavirus. Ingenuos, como son, les sorprende que los organismos del Estado y la población en general sigan las instrucciones del presidente Nicolás Maduro, y ninguna del inefable Guaidó.

Justo ahora, cuando creían que por fin iban a ver la verdadera garra de su líder como estadista, descubren alarmados (como si fuera la primera vez que el farsante los estafa) que para esto, tan importante y tan trascendental para el país, tampoco sirvió para nada.

Se parece a los corotos de mi abuela.

 

@SoyAranguibel

Carnavales por la vida

Por: Alberto Aranguibel B.

El carnaval en Venezuela fue de nuevo una demostración maravillosa del talante combativo del pueblo venezolano, que colmó por millones los espacios para el esparcimiento y la celebración, tal como lo ha hecho siempre por estas fechas sin importar la estrechez ni el infortunio.

No hubo en este carnaval playa ni bulevar alguno que no fuera abarrotado con esa festividad que tanto sabe disfrutar el venezolano.

En medio de las calamidades en que lo sumen el inclemente cerco económico desatado por el imperio y la derecha vendepatria, el venezolano no acepta la claudicación de su alegría ni se doblega ante la brutal arremetida capitalista que persigue ponerlo de rodillas y acabar con su revolución para imponerle un modelo de exclusión y de injusticia como el que se propone instaurar en el país el neoliberalismo.

Es el pueblo erguido sobre la adversidad, como lo fue en sus orígenes, que hoy asume el compromiso de la lucha a la que está llamado en defensa de la patria con la convicción del deber que le da la conciencia de su protagonismo y su significación en la construcción de ese modelo de soberanía, de justicia y de igualdad, que nos legara el comandante Chávez con su propuesta alternativa a la voracidad salvaje del neoliberalismo que hace estragos en el mundo.

Dimensión del talante revolucionaria que se aprecia con perfecta claridad cuando se pasa la vista sobre la particular realidad que nos circunda más allá de las fronteras.

En Brasil, el fascista Jair Bolsonaro era presentado frente a miles de espectadores en el imponente sambodromo de Río de Janeiro con la figura de un descomunal payaso que concitó la estentórea burla no solo de los brasileños sino del mundo que sigue por millones ese desfile de carnaval a través de la televisión.

La Quinta Vergara, en Viña del Mar, Chile, estallaba con las más resonantes griterías de consignas contra el gobierno que se hayan escuchado jamás en ese escenario, solo que esta vez contra la dictadura de Sebastián Piñera; el brutal represor que ha logrado en apenas pocos meses de protestas en su contra superar la crueldad de su mentor Pinochet contra los chilenos.

Un carnaval de repudios anti neoliberales al que no escaparon Colombia, Santo Domingo, ni Haití, donde decenas de miles siguen en las calles combatiendo por la vida.

@SoyAranguibel

Negociantes del dolor

Por: Alberto Aranguibel B.

 No se conoció nunca en la historia un sector político que promoviera el estallido social de su propio país, para salir luego a recorrer el mundo buscando ejércitos que lo invadieran e intentar después de eso colocarse en el poder prescindiendo de cualquier tipo de procedimiento constitucional o electoral que justificase o soportase tal aberración.

Los guerreros de los que habló la historia, cuando salían de su suelo lo hacían para apertrecharse o para reorganizar sus fuerzas y ser luego ellos mismos quienes invadían su territorio, precisamente para librarlos del yugo de imperios extranjeros que hubiesen osado atravesar sus fronteras para expoliar y someter a sus pueblos.

En tales procesos, la penuria fue el signo común que demostraba la necesidad de librar las batallas que libraban esos luchadores en función de sus pueblos. La escases de recursos, la precariedad y la total inexistencia de confort, fueron siempre la constante en todas las historias de vida de quienes entregaban todo por su patria.

Pero, la oposición venezolana, farsante como es, habla de una fantasiosa e inexistente “invasión de cubanos” en Venezuela, para justificar el derroche de dineros que en nombre de su hipotética lucha de liberación lleva a cabo con recursos robados a la nación de la manera más obscena y descarada, cada vez en mayor cuantía e impudicia, con los cuales recorre el mundo en las más lujosas primeras clases de las líneas aéreas más costosas, y alojándose en los más deslumbrantes hoteles cinco estrellas de América y de Europa.

En su mundana itinerancia por palacios y mansiones de mandatarios y multimillonarios del planeta, no pierden nunca la oportunidad de procurar acciones de potencias extranjeras contra nuestro pueblo, al que castigan pasándole la factura del sufrimiento que generan esas ilegales sanciones que ellos promueven en el exterior, para continuar sacándole el más jugoso provecho al odio que diseminan por el mundo contra el chavismo.

Castigan a ese pueblo por no haber votado nunca por la oposición en procesos electorales en los que el chavismo ha contado siempre con un respaldo indiscutible y mayoritario.

Jamás un sector político fue tan inmoral como la oposición venezolana, que llega al extremo de asesinar gente viva en la calle, sabotear servicios públicos y acabar con la economía del país, tan solo para hacerse de ese grosero, insustancial y frívolo estilo de vida.

@SoyAranguibel