El escalofriante “negocio” de los asesinatos por encargo: cómo operan los profesionales de la muerte

– La violencia en las protestas venezolanas se ha incrementado de manera alarmante incorporando formas horrendas de criminalidad y asesinatos a sangre fría nunca antes vistas en nuestro país y que solo se explican por el incremento desbordado en los últimos años de inmigrantes colombianos cuya cultura de la muerte por encargo es una forma de vida que desde hace décadas hace estragos en esa hermana república, y más allá de sus fronteras, como lo revela este escalofriante reportaje del diario El Clarin de Buenos Aires –

sicario

El escalofriante “negocio” de los asesinatos por encargo: cómo operan los profesionales de la muerte

John enciende un cigarrillo y entrecierra los ojos. Recuerda: “La cita era un viernes desde las diez de la noche, en el edificio de siempre. Estaban los que vivían en los departamentos del complejo y otros invitados. Eramos más de cien colombianos festejando un cumpleaños. En el boliche del edificio, varios comentaban los envíos de cocaína al exterior y los robos a departamentos de esa semana. Muchos andaban armados. Sonaban canciones de Vicente Fernández, Antonio Aguilar y Darío Gómez. Había platos con cocaína y marihuana, para que los invitados consumieran libremente. La cerveza, el whisky y los cigarrillos los vendía el ex policía que alquilaba esos departamentos amueblados”.

La escena podría vestir cualquier película de Quentin Tarantino, pero es real y ocurrió en el centro de Buenos Aires, a pocas cuadras de la avenida Rivadavia, una noche tibia del invierno de 2009.

El testigo de aquel festejo y que lo recuerda en una entrevista concedida a Clarín -a quien llaman John a lo largo de la nota- dice que es en eventos como ese donde se comienzan a idear los crímenes entre colombianos, ejecutados por sicarios.

“Como están todos borrachos, se hacen comentarios sobre quién anda en el país, qué robaron, qué envío llegó a destino, dónde está el que no pagó una deuda. Siempre hay alguien que escucha y luego da aviso a los narcos que buscan a alguna persona para matarla. Aquel día todos estábamos sorprendidos de la cantidad de socios que estaban llegando a Buenos Aires”.

John cuenta que aquella vez, a la medianoche comenzaron a competir: “esa semana, en una casa de Rosario, se habían robado tres mil balas, y jugaban a ver quién vaciaba más rápido un cargador. Las prostitutas de los cabarets Seguir leyendo “El escalofriante “negocio” de los asesinatos por encargo: cómo operan los profesionales de la muerte”

Anuncios