Dar o no dar; he ahí el dilema

dolares venezuela
Por: Alberto Aranguibel B. / noticiasbarquisimeto.com

Parte fundamental de la crisis económica por la que atraviesa el país, producto de las distorsiones que de manera brutal desató el sector privado mediante la práctica del acaparamiento de mercancías y la especulación exorbitante de precios que obligó al Gobierno bolivariano a emprender acciones contundentes para recuperar los equilibrios en un área signada por el consumismo voraz y el pánico sembrado en la población por los medios de comunicación privados, es sin lugar a dudas el factor mediático.

Los medios han promovido como nunca antes en nuestra historia la idea de una catástrofe al borde de la cual estaría el país, tal como lo ha repetido monótonamente desde hace más de quince años el liderazgo opositor sin ningún tipo de fundamentación ni responsabilidad, anunciando recurrentemente el inminente fin ya no solo de la democracia sino de la libertad y hasta de la vida en Venezuela solo porque ellos no están en el gobierno, en lo cual han fracasado recurrentemente como han fracasado en las elecciones de todo tipo en las que participan siempre sin lograr respaldo popular que les brindara una mínima autoridad moral para lo que tan infundada y temerariamente sostienen.

La participación de los medios en la guerra económica emprendida por la derecha desde el momento mismo en que se supo la gravedad de la terrible enfermedad que aquejaba al Comandante Chávez hace casi dos años, en claro delirio con la idea de la extinción de la Revolución Bolivariana a que siempre ha aspirado, ha sido factor determinante en el complejo proceso de falsificación y manipulación de la realidad que busca predisponer al venezolano en contra del Presidente cuyo compromiso de continuar el legado de Chávez juró masivamente el pueblo en la calle el 10 de enero de 2013, como la más grande declaración de amor que haya podido recibir jamás líder alguno en la historia.

A ese pueblo combativo que se ha resteado en mil batallas por alcanzar la suprema felicidad social que le fue negada durante siglos por esa misma oligarquía que hoy pretende usarle como carne de cañón en sus planes desestabilizadores para reinstalar en el país el mismo neoliberalismo que tanta hambre y miseria generó en el país en el pasado, los medios han pretendido engañarle una vez más con disparates tan absurdos como aquello de que el gobierno habría quemado dieciocho universidades durante las guarimbas, como impúdicamente colocó a ocho columnas El Nacional en su edición del 7 de mayo de 2014. (1)

Ahora, frente a la respuesta contundente que está dando el gobierno del presidente Maduro para contrarrestar la felonía golpista de los sectores terroristas y las acciones desestabilizadoras del sector privado, que se empeña en violentar la tranquilidad de los venezolanos con especulación, acaparamiento y contrabando de extracción de los productos de primera necesidad a los que el pueblo tiene derecho, los medios de comunicación se confabulan para la creación de matrices igual de infames como absurdas, como eso de que el gobierno revolucionario habría saqueado las reservas nacionales con una demencial cifra de 22 mil empresas fantasmas que le habrían birlado a la nación igual cantidad de dólares sustraídos ilegalmente de CADIVI.

La barbaridad no tiene límites en la irracionalidad, cuando se pretenden crear la percepción en esas campañas mediáticas que no hubo en modo alguno fraude al Estado por parte de empresarios privados ni de gente del común que el país vio durante meses negociando dólares en el mercado negro que ese mismo sector privado estimuló o raspando cupos en forma demencial fuera del país, pero que sí hubo una procesión de dirigentes del PSUV retirando divisas del ente cambiario de manera irregular y hasta criminal. Que se otorgó esa inmensa suma de dinero en forma irresponsable, se dice en los medios a través de una infinidad de noticias manipuladas y artículos de opinión definitivamente golpistas y delincuenciales. Qué dónde estaban los funcionarios del Gobierno que debían cuidar esos dólares y evitar que se produjera la hemorragia que defraudó al país impunemente, sostienen con heroica furia.

Pero a la par, y sin mediar la más mínima vergüenza ni sentido común, se avanza con el brutal ataque a ese mismo gobierno del presidente Nicolás Maduro, exactamente en el mismo periodo, acusándole de no entregar las divisas que supuestamente requeriría ese mismo sector privado que ha desatado la peor ola especulativa de nuestra historia desde que somos república, para importar las mercancías que ellos mismos han dejado de poner en los anaqueles con sus prácticas de acaparamiento y contrabando de extracción.

En su afán golpista, no explicarán jamás esos medios cómo es entonces que debe ser correcta la política económica del Gobierno para salir de la crisis si, según ellos, entregar dólares es lo que genera esa crisis económica pero no entregarlos también. Ni el Hamlet de Shakespeare debe haber padecido un dilema tan enrevesado.

Es como rezaba la vieja cumbia… ¡Tú lo que quieres es que me coma el tigre, que me coma el tigre, mi carne morena!

@SoyAranguibel

Fuente:

(1)http://www.el-nacional.com/sociedad/universidades-atacadas_0_404359786.html

Jorge Luis Rojas: Celular de marca, Cadivi y viviendas caras

bbc bb

Por: Jorge Luis Rojas / aporrea.org

Hace algunas semanas leí un artículo en el portal de BBC Mundo que resultó revelador de la situación actual del mercado inmobiliario y vehicular de nuestro país, al mismo tiempo que esclareció la estrategia del gobierno detrás del control cambiario, en la opinión de empresarios y opinadores no vinculados al gobierno e incluso antagónicos a él.

Titulado y escrito por Abraham Zamorano ( ver http://tinyurl.com/qb7nsgp ), el artículo coloca como víctima a la transnacional canadiense fabricante de teléfonos celulares inteligentes, la cual no sólo ha sufrido la pérdida de clientes en manos de la competencia (iPhone y Android) sino que además ha tenido que lidiar con el estricto control cambiario venezolano, lo cual le ha impedido repatriar capitales.

Citando al presidente de BlackBerry, Thorsten Heins, el artículo explica que la empresa está buscando recuperarse de las pérdidas que ha tenido en el primer trimestre de 2013 sacando nuevos productos al mercado. Esta recuperación es vista como un maratón en el que compiten diferentes productos tecnológicos. Zamorano agrega que: “Sin embargo, ese maratón del que habló Heins se encuentra con un obstáculo que comparten todas las trasnacionales que operan en Venezuela: el control de cambios que está impidiendo repatriar capitales.”

Aparentemente el reportero de la BBC no ve contradicción entre esta afirmación y un anterior artículo en el que afirmaba que el control cambiario prácticamente no impedía la fuga de capitales. (ver http://tinyurl.com/au3mmh3 ). La identificación del reportero venezolano y de los opinadores que entrevista con las transnacionales es tan grande, que lo que bien podría ser una buena noticia para el país, es presentado como una mala noticia para esa empresa.

Haciendo una breve búsqueda encontramos noticias similares en El Nacional y en El Universal tituladas respectivamente “BlackBerry perdió 72 millones de dólares en Venezuela” (ver http://tinyurl.com/k2c2lrk ) y “Blackberry perdió 72 millones de dólares por control cambiario en Venezuela” (ver http://tinyurl.com/krnh7y9) en las que se hace el mismo planteamiento. Uno se pregunta si el titular no podría ser: “El control cambiario evita que 72 millones de dólares salgan de Venezuela”. Mejor sería que ambos periódicos se fusionasen tomando el nombre de “El Transnacional”.

Siguiendo con el artículo de la BBC encontramos una información reveladora por parte del director de Econométrica, Ángel García Banchs: “No hay forma de irse. Las trasnacionales están trancadas en Venezuela. No hay dólares para operar, ni para repatriar dividendos, por tanto no pueden ni siquiera cerrar. Lo mejor es comprar activos reales para proteger el valor del patrimonio”

Esto no lo dice el gobierno, lo dice un economista vinculado a la oposicion. Las trasnacionales no pueden repatriar dividendos y ni siqueira pueden cerrar (¡qué maravilla!). Deben gastar esos dividendos en Venezuela. La estrategia del gobierno evita que toda esa riqueza pagada por cada venezolano que compra un Blackberry se vaya del país a enriquecer a los accionistas extranjeros de la empresa, y esa riqueza se queda en el país. Esto es lo que se llama proteccionismo; el proteccionismo que han utilizado todas las potencias de mundo para desarrollarse.

Pero no todo son buenas noticias para el país. Otra valiosa información la suelta el gerente general de la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria, Carlos Tejera, citado por BBC Mundo:

“Tejera comentó que para protegerse, las multinacionales extranjeras han optado por comprar bienes inmuebles, flotillas de automóviles o hacer inversiones en negocios locales.”

Las malas noticias no vienen por el hecho de que los pobres accionistas de Blackberry se vayan a morir de hambre, sino del hecho de que esa enorme cantidad de riquezas que se quedan en el país, no están siendo utilizadas en su mayor parte para el desarrollo productivo (bienes de capital) sino en la compra de bienes de consumo durables (vivienda y automóviles).

Esto resuelve una gran incógnita para quienes no entendíamos el aumento vertiginoso de los precios de viviendas y automóviles. Responde a una pregunta muy sencilla ¿quién puede pagar esos precios tan elevados? Ahora tenemos la respuesta, las transnacionales. Una empresa como BlackBerry es la que puede darse el lujo de adquirir viviendas y automóviles de millones de bolívares, cosa que si bien permite mantener esa riqueza en el país, saca del mercado bienes necesarios para muchos venezolanos, y provoca además un aumento general de sus precios.

Para que la victoria sea completa es necesario entonces crear un mecanismo que no sólo evite la fuga de dividendos, como de hecho se está evitando, sino que además canalice esos dividendos hacia la producción de bienes de consumo y no hacia la compra de bienes de consumo. Que esa riqueza sea destinada a que haya más alimentos, medicinas, textiles y tecnología en lugar de menos viviendas y vehículos para los venezolanos.

jorgerojasve@gmail.com