Un Congreso, siete líneas y un destino

Por: Alberto Aranguibel B.

El 12 de enero de 2008, fecha de la instalación del Congreso Fundacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, la Revolución Bolivariana había transitado ya por los caminos más intrincados e inhóspitos en su propósito de sentar las bases para un verdadero modelo de justicia y de igualdad social en el país.

Bajo la denominación de MVR, el proceso se enfrentó hasta entonces a ataques brutales y despiadados como ningún gobierno fue atacado nunca antes en nuestra historia; guerra mediática de manipulaciones y falseamiento de la realidad, acusaciones destempladas contra el comandante Chávez ante el Tribunal Supremo de Justicia, golpe de Estado con el peor ensañamiento contra el pueblo, criminal paro petrolero con saldo de más de quince mil millones de dólares en pérdidas para la nación, intento de revocatorio del Primer Mandatario, acusaciones recurrentes de fraude electoral, todo cuanto pudo hacer la oposición para tratar de derrocar al gobierno y acabar con la revolución fue intentado a través del uso de los más cuantiosos recursos económicos, políticos y mediáticos que la derecha haya usado jamás contra nadie en el país.

Sin embargo, aquel gallardo y victorioso movimiento debía replantearse, tal como el Comandante entendía que se estaba replanteando la realidad social, política y económica de una Venezuela que definitivamente ya no sería jamás la del pasado de oprobio, exclusión y desigualdad. El curso que la lucha del pueblo por sus reivindicaciones más preciadas estaba señalando, apuntaba hacia un destino promisorio que ya no era tan utópico como en sus primeros días, sino que avanzaba sobre los restos de la derruida democracia representativa, con la fuerza de la emancipación que día a día se iba gestando entre la revolución y su pueblo.

Chávez comprendió, con su prodigiosa capacidad de visualización más allá del horizonte y de la historia, que la evolución de movimiento de cuadros a partido político popular de alcance nacional, era el paso indispensable para impulsar en forma vigorosa y sostenida el modelo socialista bolivariano que con el cual la inmensa mayoría de las venezolanas y los venezolanos ya estaban más que comprometidos.

De manera casi simultánea con su nacimiento, el Partido Socialista Unido de Venezuela emprendía entonces el inmenso reto de enfrentar un proceso electoral de importancia trascendental, como lo eran las elecciones regionales para Gobernadores que estaban en puerta, en medio de la titánica tarea de hacerle llegar al pueblo los atributos y características de la nueva organización y la nueva propuesta de corte abiertamente socialista, elevando a la vez la credibilidad en los candidatos que postulaba en todo el país, para asegurar así el triunfo que era tan indispensable para la sobrevivencia de la nueva propuesta partidista, y, por supuesto, para la evolución y perdurabilidad del proyecto revolucionario.

El eslogan desarrollado por la incipiente Comisión Nacional de Propaganda del PSUV en aquel momento, recogía en una sola frase la dimensión del compromiso que asumíamos; “¡Vamos con Todo!” (que años después la írrita dirigencia opositora quiso robar para su entente antichavista).

Hoy, a una década exacta de aquel histórico acontecimiento en la vida política venezolana, el PSUV se activa de nuevo para un Congreso Ideológico de importancia excepcional, en el cual la participación directa del pueblo es probablemente el aspecto más relevante y significativo.

Exactamente igual al convulso periodo de su génesis, la derecha continúa arremetiendo contra el pueblo, tal vez con peor saña y mayor inmisericordia, y con la fuerza que nunca antes tuvo, al disponer hoy de un respaldo del Departamento de Estado norteamericano completamente descarado y sin el más mínimo respeto por el derecho internacional, que orquesta abierta e impúdicamente la criminal agresión internacional de la que es víctima nuestro país.

Frente a esa brutal arremetida, el presidente Nicolás Maduro ha dado pasos sustantivos en la lucha por impedir los estragos de la guerra sobre las venezolanas y los venezolanos. Quienes le acusan de “no hacer nada” para contener la especulación desatada por los sectores más usureros de la economía, así como por los delincuentes que juegan, nacional e internacionalmente, a la destrucción de nuestro sistema económico para sacar provecho político del sufrimiento del pueblo, dejan de lado el inmenso esfuerzo de organización en medio de la guerra que significan acciones contundentes de protección social como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, que aseguran hoy la cobertura a más de seis millones de hogares (unos veinte millones de venezolanas y venezolanos) con una cesta de alimentos que ningún gobierno del mundo sería capaz de distribuir en medio de ninguna guerra, así como el Carnet de la Patria, que viene a resolver uno de los más perversos mecanismos de destrucción de un sistema económico cualquiera, como lo son los llamados “bachaqueros”, a quienes el Carnet de la Patria les representa un obstáculo de inviolabilidad en las políticas de subsidios directos que el Gobierno Bolivariano entrega hoy a la población a lo largo y ancho del país. Sin dejar de mencionar el Petro, como fórmula de evasión de las ilegales y criminales sanciones que hoy limitan la capacidad de pagos del Estado.

Pero los esfuerzos del Presidente Maduro no se limitan al ámbito del gobierno, sino que se apoyan en la acción de actores políticos de envergadura como la Asamblea Nacional Constituyente, en la batalla por garantizar la estabilidad a lo interno y la confiabilidad de Venezuela ante el mundo.

Por eso en su reunión con los más importantes empresarios e inversionistas durante su reciente gira por Turquía y otros países, tomó como instrumento de soporte en su intensa agenda de intercambios comerciales e industriales, la recién promulgada Ley de Promoción y Protección de la Inversión Extranjera, que la ANC tuvo a bien aprobar para facilitar la labor de recuperación económica del país en la cual está empeñado el Jefe del Estado. De ahí las Ocho Líneas de Acción Estratégica lanzadas por él este mismo mes como tareas impostergables a cumplir en esta nueva y exigente etapa de la Revolución.

Un momento excepcional de la historia, en el cual convergen de nuevo retos políticos de particular relevancia, como los que comprende el IV Congreso del PSUV en su apuesta por la construcción del poder popular desde las bases y sin alcabalas políticas de ningún tipo (tal como lo manda la doctrina chavista), y retos económicos de singular importancia que el país espera con la mayor ansiedad que terminen de concretarse en el bienestar que solo la Revolución Bolivariana puede ofrecerle al pueblo.

Congreso y Líneas Estratégicas deben ser entendidas, entonces, como un solo frente de batalla en función de un mismo destino, irrenunciable e inequívoco, como lo es el socialismo venezolano que Chávez nos legó, junto al logro de la independencia y la soberanía que hoy nos toca defender a toda costa junto a su hijo Nicolás y a la dirigencia revolucionaria que ha dado todo de sí misma para salvaguardar ese preciado sueño del pueblo de Simón Bolívar.

Se reafirma así el curso de una Revolución que vino para hacer justicia social y para quedarse por los siglos de los siglos en el alma de las venezolanas y los venezolanos.

@SoyAranguibel

Resurrección

Por: Alberto Aranguibel B.

En la tradición cristiana, la resurrección aparece como uno de los acontecimientos más controversiales. Justamente el evento que sucede al más minuciosamente detallado del Nuevo Testamento (la pasión de Jesús en la Cruz en el que los hechos se relatan casi minuto a minuto como no sucede con ningún otro relato de la Biblia) pero que sin embargo no le queda claro a ninguno de los teólogos y los científicos que han estudiado el tema desde el origen mismo del cristianismo.

Quienes sostienen la tesis de la reencarnación física de Jesús de Nazaret, se aferran a la hipótesis del Poder de Dios como factor determinante del prodigio que permitió a su Hijo elevarse al cielo unos 40 o 50 días después de crucificado.

Quienes descartan tal posibilidad, argumentan que posiblemente el fenómeno sea solo el resultado de una metáfora referida inicialmente al resurgimiento de la fe entre los judíos años después del padecimiento que condujo a Jesús a la muerte.

Para la iglesia católica, la necesidad de una reencarnación de quien era asumido por sus seguidores como un auténtico mesías, era indispensable para la perpetuación de la fe. De no existir Cristo, su impulsor más poderoso, la extinción del cristianismo sería inexorable. Como inexorable sería la pérdida de credibilidad de los fieles en el Poder de Dios.

En la teología paulina, la resurrección tiene un significado mucho más trascendental y valioso que el del milagro que pudiera representar la vuelta a la vida después de la muerte, atribuyéndole a ese deslumbrante acontecimiento un carácter fundacional. De ahí que Pablo sostenga en sus epístolas: “Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.”

De modo que lo más cercano a una coincidencia de puntos de vista entre incrédulos y creyentes de la reencarnación de Jesús, es la posibilidad de que en cualquier caso (verdad o metáfora) tal hipótesis estuviera determinada por la fuerza de la fe antes que por ningún otro factor.

Tal posibilidad es factible cuando se constata la persistencia del ser humano a lo largo de la historia en la creencia en una fuerza superior cuya lógica imprecisa y hasta inexplicable serviría sin embargo para dar coherencia y justificación a todo aquello que le resulta incompresible.

Si algo define el término “religión” es precisamente la capacidad del hombre a través del tiempo para reunir en un esfuerzo común la fuerza de esa fe que le es tan particular como la especie más prominente sobre la tierra. Poderosa no es la iglesia (en términos estrictamente espirituales) sino el ser humano que la integra. La misión de la iglesia es hacerle creer a ese ser humano lo contrario, utilizando la esperanza como instrumento de convicción.

En el venezolano es fácil reconocer ese comportamiento ancestral del hombre en muchos eventos que signan la vida y el quehacer de la gente, que sirven a la vez para explicar muchos de los fenómenos por los que hemos venido atravesando como nación desde la llegada de Hugo Chávez al poder.

Ciertamente nada fue más semejante al anuncio de un mesías que aquel revelador “Por ahora” del 4 de febrero de 1992, que el pueblo entendió en su momento como una auténtica anunciación.

Nada más parecido a la devoción de los humildes por aquel que solo por la fuerza de su palabra consideraban su redentor, que lo que sintieron los venezolanos que en buena hora emprendieron su andar tras aquel Comandante que se se entregó a su pueblo para recorrer junto a él los caminos de la Patria en busca de justicia para los pobres.

Su temprano paso al plano de la eternidad estuvo signado por el dolor más intenso que haya sufrido ese pueblo. Se trataba de la despedida de aquel que vino a salvarle ya no solo en el ámbito de la tierra sino en los espacios más profundos del alma. Lo que partió la historia del país en un antes y un después definitivo.

Fue exactamente de esa particular circunstancia de donde surgió la sensación de desasosiego que embargó al pueblo durante meses y años, en los que la aviesa campaña de infamantes detracciones contra la Revolución Bolivariana, y en particular contra el Presidente Nicolás Maduro, intensificó su ataque para tratar de quebrar la devoción de aquellos que habiendo abrazado la causa que predicó aquel excepcional líder, llegaron a pensar, en medio de la incertidumbre y los agobios de la más cruenta guerra económica que se haya lanzado contra un pueblo, que todo lo que el sueño bolivariano comprendía se había frustrado para siempre.

Nada ha sido más arduo, sin lugar a dudas, para el Presidente Maduro que tratar de convencer a esos millones de venezolanas y venezolanos que el sueño podía continuar bajo el signo del ideario chavista, sorteando los perniciosos efectos de la vorágine neoliberal que la derecha nacional e internacional desató contra la Revolución desde aquel triste momento de la partida del Comandante.

Pero era muy poco el crédito que se le daba a la posibilidad de un gobierno de corte chavista pero con rasgo propio, que respondiera a las particulares exigencias y realidades del tiempo histórico que le correspondía enfrentar. La gente seguía aferrada a la idea de que lo que se estaba haciendo por salvar al país de la arremetida capitalista era solo un acto de compromiso militante en memoria del Comandante, que ya no estaría más entre nosotros sino en el recuerdo amoroso que el pueblo en todo momento le ha profesado.

De ahí los tropiezos y reveses que la Revolución ha tenido a lo largo de todo ese tan complejo periodo de nuestra historia. Como el del 6 de diciembre de 2015, día en que la derecha se hace de un Poder del Estado gracias a la desmovilización de buena parte de la militancia revolucionaria que en aquel momento cayó presa de la desconfianza inoculada por los sectores contrarrevolucionarios.

Se le hizo creer a buena parte de esa población, que gracias al modelo impulsado por el Comandante Chávez fue redimida por primera vez en la historia desde que somos República, que la única opción que quedaba era regresar al modelo de alternabilidad al que apelaba el pueblo en el pasado como único recurso de salvación frente al hambre y la miseria que la democracia representativa generaban inevitablemente.

Hasta que la voracidad y las torpezas de esa derecha atrabiliaria e irresponsable colocó al país frente al espejo del fascismo, y nos tocó experimentar la crudeza y el horror del odio y de la muerte como el escenario de confrontación que esa irracional derecha proponía como única posibilidad de expresión política.

Ahí entonces el pueblo reaccionó con la proverbial sabiduría que lo ha hecho grandioso desde siempre, percatándose del error cometido con la incomprensión del momento y de la realidad por los que atravesábamos.

El sueño debía continuar construyéndose ya no como un homenaje de sentida nostalgia hacia su Comandante, sino como un compromiso impostergable de lucha permanente, tal como se lo había advertido su líder aquella dolorosa noche del 8 de diciembre de 2012, en el más sorprendente paralelismo con la “ultima cena” en la que Jesús bendijo a sus apóstoles a la hora de su despedida.

Había que replantear el dolor que millones sentían por la ausencia física de su redentor, para imprimirle, con el renovado esfuerzo por avanzar hacia el bienestar y el porvenir al cual como revolucionario se había comprometido el pueblo, el carácter de elevación a la gloria imperecedera que le debía más allá del jurado amor eterno.

Dos eventos en especial marcaron esa maravillosa impronta; el ensayo electoral del 16 de julio y la elección de la Asamblea Nacional constituyente el 30 del mismo mes.

La gigantesca y entusiasta movilización de millones de venezolanas y venezolanos a lo largo y ancho del país en dos grandes compromisos con la Revolución, que dieron al traste en menos de quince días con las ínfulas de una derecha embustera y arrogante que se pretendió mayoría durante meses sin siquiera estar cerca de ello, selló el despertar de una poderosa fuerza revolucionaria que hoy retoma su curso de la mano de un líder como Nicolás Maduro que se ha revelado como el gran estadista y estratega político del continente en lo que va de su mandato, en el cual la gente ha encontrado que puede confiar como verdadero hijo de Chávez y como gobernante que sabe exactamente lo que tiene que hacer en una coyuntura tan difícil como la actual.

Atravesando ríos e intrincadas montañas en defensa del sagrado derecho a votar para vivir en paz y con soberanía, ese pueblo que aprendió a amar a Chávez como a ningún otro líder de nuestra historia, lo hizo renacer como inspiración, como guía y como fuerza enaltecedora para avanzar con brío y convicción revolucionaria hacia el futuro y no para quedarse en los himnos y los relatos de su gloriosa gesta emancipadora.

Chávez ha renacido para comenzar a transitar la senda del futuro convertido en millones desde lo más alto.

@SoyAranguibel

 

Así.. ¡Como si nada!

Mandrake
Por: Alberto Aranguibel B.

El legendario Lee Falk, creador de dos de los más fascinantes personajes que jamás se hallan inventado en las tiras cómicas, “El Fantasma” y “Mandrake el Mago”, seguramente jamás supuso que alguno de ellos pudiera ser reproducido en modo alguno en la realidad ni que sus ingeniosos recursos de fantasía, como aquello de una playa de arena de oro en polvo de la cual disponía el “duende que camina” para su exclusivo uso personal (al fondo de la cual le esperaba siempre para su intimidad amorosa con su eterna prometida Diana Palmer, embajadora plenipotenciaria de la ONU en el continente asiático, una choza tallada en una sola pieza de jade importado para él por algún ignoto emperador directamente desde lo más profundo de la antigua China), o el sorprendente gesto hipnótico mediante el cual Mandrake sometía a cuanto ser humano o animal se interpusiera en su camino, sin siquiera tocarlo o infligirle daño alguno. Solo levantar rápidamente la mano derecha con sus dedos índice y medio extendidos, de la misma forma en que lo hacen los papas para rendir a la feligresía, le bastaba al mago para influenciar a todos cuantos le rodeaban con el influjo de su poderosa magia. Era así como les hacía creer que se convertían en marranos, en guacamayas, en ratones o en simples diputados de la oposición, y eso le era más que suficiente para desarmarlos e inmovilizarlos.

Pero se equivocó por completo.

Probablemente por no haber pisado nunca la tierra de los indómitos indios Caribes, fue que no pudo prever que su desbordada imaginación podría ser no solo perfectamente recreada en la vida real a este lado del Río Grande, sino que podría ser superada hasta lo indecible por la fabulosa capacidad inventiva de los líderes de la MUD, con sus proverbiales ocurrencias políticas que más parecen actos de prestidigitación de principiantes de circo que de ideología alguna.

De la noche a la mañana, el entente antichavista aparece reuniendo como si de barajitas se tratara corrientes ideológicas diametralmente antagónicas, como la socialdemocracia y el socialcristianismo, junto a agrupaciones de ultraizquierda o de pensamiento desarrollista con versiones diferentemente matizadas de neoliberalismo mezclado con laborismo de derecha en una misma busaca, y pretenden que el país los asuma como una propuesta unitaria de orientación nacionalista.

El miedo a enfrentar a un pueblo consciente de su condición de clase, políticamente maduro y socialmente movilizado, con el planteamiento contra revolucionario que los aglutina, les ha hecho indispensable apelar cada vez con mayor inevitabilidad a la fórmula de la demagogia que por siglos le ha sido tan oportuna a los sectores dominantes para engañar y someter a los pueblos. En su empeño, la falsificación de la realidad es una constante atormentadora que disuelve por completo la división entre la verdad y la mentira a extremos inequívocamente patológicos.

Igual que los personajes de tiras cómicas, le pierden absolutamente la vergüenza al ridículo y asumen que en cada aparición hay una historia nueva, sin solución de continuidad con la anterior, en la cual, y en cada caso, se puede reformular arbitrariamente el discurso sin el menor atisbo de incomodidad o inconveniencia.

Cual vendedores de feria, presentan y desechan modelos políticos alternativos al país, como si de conejos sacados de una chistera se tratara y saltan de “desarrollismo” a “neoliberalismo” (como hacían en el siglo XX), con la misma facilidad con la que saltan de “capitalismo popular” a “progresismo”, como hacen ahora María Machado y Capriles, en el convencimiento pleno (como se les nota) de que están deslumbrando a la audiencia mediante un simple acto de prestidigitación al mejor estilo de Mandrake el mago.

En solo dos años apenas, Capriles ha sostenido ante el país con la misma fuerza e irresponsabilidad, las tesis de la “libre empresa” contenidas en su programa de gobierno, del “perfeccionamiento del socialismo del siglo XXI” en su discurso de campaña, del “fascismo” a la hora de su segunda y más dolorosa derrota (de las cuatro que como líder opositor lleva en fila) y ahora del “progresismo” de cara a las elecciones parlamentarias del 2015, como quien ofrece a su clientela una nueva y más exquisita fragancia de champú.

Así de simple… ¡como si nada!

@SoyAranguibel

Alberto Aranguibel: la desintegración de la MUD significaría el fortalecimiento del chavismo

(Caracas, 16 de julio. Noticias24).- El analista político y periodista, Alberto Aranguibel, aseguró que la desintegración de la Mesa de la Unidad Democrática originaría la posibilidad de que crezca la unidad nacional en torno al proyecto chavista “que sí es consistente”.

Aranguibel planteó este escenario debido a las recientes declaraciones del vocero del partido Voluntad Popular, Ramón José Medina en las que se refirió al opositor Leopoldo López y que han generado polémica y “contradicciones” en la MUD. “No hay una unidad, nunca la habido. De manera que lo que pasó no debe extrañar a nadie”.

“Se está más cerca de la transformación del Estado en búsqueda de bienestar por la vía de la revolución, que de las propuestas inciertas que hace la oposición de manera arbitraria”.

Agregó que el mayor defecto de la tolda es que “los desborda el odio” por no tener organización política. “Eso es lo que termina en forma de guarimba, en forma de terrorismo urbano, porque no hay forma de reunir a su propia militancia en una propuesta de orden ideológico y programático para debatir, porque la orientación no es el debate político, es la de rescatar el poder para reinstaurar un modelo neoliberal”.

“Nunca ha habido un liderazgo que genere lealtad a partir de las ideas, sino a partir de acciones para acabar con el chavismo”, insistió.

Fuente: Noticias24

Lista la aplicación SoyAranguibel

MANO JOSE_ 1024x500

Para ofrecer una más cómoda y funcional herramienta para visitar tanto las entradas de este blog como todos los materiales nuestros en la WEB (videos, entrevistas, fotografías, archivo de audio, así como la línea de nuestra cuenta twitter) ponemos a disposición de tod@s nuestr@s amables seguidor@s la aplicación SoyAranguibel, en sus versiones nativas y web, las cuales podrán ser descargadas a partir de hoy directamente en las tiendas App Store y Google play, para las plataformas IOS y Android respectivamente, así como desde la sección “Enlaces” en la columna derecha de este blog, tanto para las aplicaciones nativas como para la versión HTML5 (haciendo clik en el celular rojo rojito), que permite ser ejecutada desde el explorador bajo cualquier otra plataforma, incluso desde tablets y equipos desktops.

Mediante esta práctica aplicación l@s usuari@s podrán acceder directamente a la señal en vivo de YVKE Mundial para escuchar el programa Sin Tapujos, que conducimos por esa señal de lunes a viernes de 6:00 a 7:00 de la mañana, así como a toda la programación de la emisora durante las 24 horas del día, y conectarse con el canal Albarangui de YouTube, que contiene nuestros videos con programas, entrevistas y selecciones audiovisuales publicadas periódicamente en Soyaranguibel.com.

iPhone-AndroidAdemás de ello, la aplicación SoyAranguibel permite navegar la selección de fotos de Venezuela que a través de nuestros recorridos permanentes por el país vamos captando con nuestra cámara viajera y que nos complace tanto compartir con el mundo como modesto aporte a la mayor difusión de nuestros maravillosos e infinitos paisajes venezolanos.

Descarga desde aquí la versión de SoyAranguibel en forma completamente gratuita, de acuerdo al sistema operativo de tu celular:

Banner Appstore_2googleplay banner

O desde acá si prefieres correr la aplicación desde el explorador de tu dispositivo o computadora:

iphone 5_960x640_1

Desde ya les hacemos llegar nuestro más sincero y profundo agradecimiento por acompañarnos en esta fatigante pero muy satisfactoria labor comunicacional en función del proyecto revolucionario de Patria y soberanía que nos legara nuestro entrañable y eterno Comandante Chávez.

Sin Tapujos del 04 / 03 / 2014

Programa de análisis político conducido (a partir de esta emisión) todos los martes a las 11:00 PM por Alberto Aranguibel B. a través de la señal de Venezolana de Televisión, hablando en esta oportunidad de la diferencia entre el carácter profundamente humanista y pacífico de la Revolución Bolivariana y la naturaleza irremediablemente violenta y antidemocrática de la oposición venezolana, no sólo hoy en día sino desde la fundación de la llamada “democracia representativa” que los partidos de la derecha instauraron en el país durante toda la última mitad del siglo XX.

Golinger: “Chávez: Un Gigante bajo la Luna” (a un año de su partida física)

chavezviena

Por Eva Golinger

Un año ha pasado desde la desaparición física de nuestro amigo Hugo Chávez y aún es imposible aceptarlo. Su voz era un constante en la Venezuela revolucionaria, sus lecturas y enseñanzas una escuela en desarrollo permanente. Hombre humilde de alma noble, Chávez tenía la valentía de guerreros y el pulso de patria en su corazón. Desafiaba a los más poderosos e imponentes intereses, sin guindarse. Nunca le temblaba la mano, jamás se arrodillaba, estaba siempre firme con serenidad y convicción para enfrentar grandes amenazas. Su valor era inmenso, un soldado del pueblo, un guerrero de paz, un gigante de siglos. Conocerlo fue un privilegio, un tesoro sin precio.

Chávez impactó al mundo, dejando su huella en luchas y sueños por la justicia social desde el norte hasta el sur. Su legado es transcontinental, sin fronteras. “Chávez” se traduce a todos idiomas como el símbolo de la dignidad.

Tuve la fortuna de acompañarlo en varios de sus giras internacionales. Pude presenciar la multitudinaria recepción de apoyo y alegría que recibía en casi todos los continentes. Su mera presencia inspiraba a millones. El representaba los sueños de tantas luchas, tantos compromisos a la humanidad, y comprobó, contundentemente, que otro mundo sí era posible.

De todas partes del planeta, corría gente para verlo de cerca. Solo esperaban escuchar a sus palabras llenas de esperanza, sencillas y a la vez llenas de una íntima profundidad. Chávez respiraba amor, y aunque millones lo recibían con brazos abiertos, siempre habían peligrosas amenazas en su contra. Los más poderosos intereses le temían. Era impredecible, siempre un paso por delante. Washington lo llamaba un “sabio competidor”, y viniendo del gobierno estadounidense… Seguir leyendo “Golinger: “Chávez: Un Gigante bajo la Luna” (a un año de su partida física)”

Sin Tapujos del 23 / 12 / 2013

Emisión del programa Sin Tapujos correspondiente al 23 de diciembre de 2013, que transmite Venezolana de Televisión los días lunes a las 11:00 pm conducido por Alberto Aranguibel.

Aranguibel en RNV: “En la reunión con alcaldes opositores, el Pdte. Maduro obtuvo el mayor logro político para el país”

maduro alcaldes oposicion

En Entrevista en el programa Con Todos los Hierros que transmite a diario la Radio Nacional de Venezuela, Alberto Aranguibel sostuvo este jueves 19 de diciembre que el mayor logro político de la reunión de este miércoles entre el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela y los Gobernadores y Alcaldes de la oposición en el Palacio de Miraflores, “fue sin lugar a dudas el haber superado el error de haber trasladado siempre la confrontación política a todos los ámbitos de la vida nacional, con lo cual se afectó desde hace mucho la gestión de los gobiernos legítimamente electos”, en detrimento de la calidad de vida de la población en general. Según el analista, “Los grandes bloques del país enfrentados políticamente, comienzan a partir de hoy una nueva época de desempeño político conjunto, en el que, sin claudicaciones de ningún tipo, se puede llevar adelante la gestión pública que reclama la gente, dejando de lado a esa dirigencia opositora que ha venido promoviendo la confrontación y la violencia… y eso definitivamente tiene que ser reconocido como el mayor logro del Presidente Maduro en función de la paz y del entendimiento del país“.

Oiga aquí la entrevista completa:

Andrés Aguilar-Pérez:”La historia es así… meramente así”

venezuela chavista 8d

Por: Andrés Aguilar-Pérez

Por allá en el año 92 José Ignacio Cabrujas decía, ante una carta de los prisioneros de Yare: “…la acción del 4 de Febrero, inconstitucional y violenta, pero al mismo tiempo tan precisa y auténtica como la ira que logró provocarla, determinará por mucho años una buena porción de nuestras vidas“. No se equivocó Cabrujas. Una frase trascendente y gloriosa. Todavía la clase política que hacía vida en la Cuarta República, a más 20 años de esos sucesos no ha comprendido que este país cambió profundamente, se niega obstinadamente a no entender que aquel POR AHORA era el grito que vaticinaba que vendrían momentos que romperían la historia en dos, para que surgiera, un líder indiscutible, Hugo Chávez Frías. Esa frase se quedó inscrita en el corazón de muchísimos venezolanos y seguirá teniendo allí, por los años venideros, un lugar de privilegio.

La política es muy seria; quienes la practican deben saber que equivocarse se paga caro y cuando esto sucede ella cobra de contado. No vale eso de que voy a borrar y regreso. Ella ya sabe que estás herido de muerte que llevas su nombre, entre pecho y espalda, es decir, MUERTE POLÍTICA.

Los petrimetes de Primero Justicia y los partidos corifeos ¿Qué le van a decir a sus militantes sobre la paliza que acaban de llevarse y cómo cambiar un mapa que está teñido de rojo rojito? Me pregunto ¿Dónde andará Ramos Allup, que sabiendo lo que les venía encima no fue capaz de salvar el cascarón vacío que es Acción Democrática?

Si alguien no le mintió al pueblo fue Hugo Chávez Frías. Esa es una verdad que muchos no comprendieron. El con una paciencia digna de Job, cada vez que esa oposición sin norte se alebrestaba la fue desgastando en todos sus intentos. Veamos, el Golpe de Estado; el Paro Petrolero; la conspiradora Fedecámaras; la vetusta CTV; la Plaza Altamira con su caterva de generales y almirantes sin tropa; el Referéndum Revocatorio; 18 elecciones ganadas y otras más, que son muchas y no las recuerdo ya.

Mientras la oposición seguía mirándose el ombligo, el Comandante Chávez le montaba el tinglado con su revolución bolivariana y socialista, veamos: Barrio Adentro y sus hermanos mayores los CDI II, III y IV; comida barata a través de Mercal y Pdval y los niños pudieran… Seguir leyendo “Andrés Aguilar-Pérez:”La historia es así… meramente así””

Sin Tapujos del 18 / 11 / 2013

Programa Sin Tapujos transmitido por Venezolana de Televisión el 18 de noviembre de 2013 conducido por Alberto Aranguibel

Aranguibel en Unión Radio: “La del 8-D será la mayor derrota de la oposición en toda su historia”

Alberto_1

Alberto Aranguibel sostiene el jueves 12 de septiembre de 2013, en entrevista con Esther Quiaro en Actualidad Unión Radio, que Capriles Radonski se ha convertido en un problema para los sectores de oposición por la cantidad de errores políticos que viene cometiendo desde que se produjeran sus dos derrotas como candidato presidencial, en los que evidencia no sólo inmadurez política sino una clara convicción personalista y fascista que ha terminado por secuestrar las posibilidades de ese sector político en el país. Dice Aranguibel que con esa actuación Capriles ha frustrado las posibilidades de construir una verdadera generación de liderazgos regionales con los cuales pudieran enfrentar las candidaturas de la revolución para las próximas elecciones de Alcaldes y Concejales previstas para el 8 de diciembre, por lo que estima que la derrota que sufrirá la MUD en esa contienda será con toda seguridad la más estruendosa de su historia.

Oiga aquí la entrevista completa:

[audio http://ia601007.us.archive.org/27/items/AranguibelEnActualidadUnionRadioEl1209De2013/ActualidadUninRadioestherQuiaro12_09_13.mp3]