La Semana Venevisión del 31 de agosto de 2013

semana VV_1

El programa “La Semana Venevisión” del 31 de agosto de 2013, contó con la participación de los moderadores de los espacios radiales “Más Allá de la Noticia“, Jesús Rivero Bertorelli, y “Sin Tapujos“, Alberto Aranguibel B. En esta oportunidad el análisis de la noticia en dicho programa versó sobre la crisis política generada por el intento de magnicidio develado por los cuerpos de inteligencia venezolanos, la injerencia del expresidente de Colombia Alvaro Uribe en esos planes de acabar con la vida del presidente Nicolás Maduro, la situación de la salud en el país, la grave crisis social en Colombia, así como la confrontación entre la oposición y el chavismo de cara a las elecciones del próximo 8 de diciembre.

Vea aquí el programa completo:

Anuncios

100 días sin Chávez

20130615-100116 a.m..jpg

Una contrariedad que difícilmente será superable por mucho tiempo en el ámbito del chavismo, es sin lugar a dudas la de referirse al Comandante Chávez en el desagradable pretérito al que los desafortunados designios del cielo nos han obligado.

Complica no solo la racionalidad sino los sentimientos mismos, que para la mayoría de los venezolanos afloraron como una recóndita e impensable faceta de su personalidad hace apenas semanas, y explica el fenómeno del talante fiscalizador en el que cada uno de esos compatriotas se han asumido a sí mismos como resteados vigilantes de la revolución que su líder les encargara en la dolorosa hora de su última comparecencia ante el país.

De ahí que la evaluación de la gestión del presidente Maduro sea cada vez más inclemente por parte de ese pueblo fiscalizador, en cada decisión de gobierno, en cada plan puesto en marcha, en cada expresión incluso, lo que hace de la inmensa responsabilidad del nuevo mandatario nacional un compromiso mayor en todo momento.

Es por ello un verdadero reto al discernimiento analítico rescatar de entre todas esas acciones de gobierno que han dado en tan corto tiempo un avance sustantivo al proyecto de la Patria presentado por Chávez al país, como lo son, por ejemplo, los inmensos logros del “Gobierno de la Eficiencia en la Calle”, del “Plan Patria Segura” y de la gestión de las relaciones internacionales, una en particular que resalte como la más trascendental e importante.

Con la más entera objetividad, habrá que decir que el mayor de los logros de Maduro en estos cien días, ha sido salvar la Patria del colapso al que han jugado con la mayor fiereza y salvajismo con los que jamás hallan atacado a la revolución los sectores más reaccionarios del gran capital y de sus aliados de la derecha, tanto del país como del exterior.

Un logro alcanzado con la tenacidad, el coraje y la lealtad que Chávez reconoció en Maduro cuando le propuso como sucesor en la conducción del proceso, y que ha contado con la unidad monolítica de las fuerzas revolucionarias y de su estamento dirigencial.

Tal como lo sentenciara de manera providencialmente visionaria el Comandante, “Que nadie se equivoque; hoy tenemos Patria”… y Maduro está cuidándola como todo un buen revolucionario.

Imagen

A tres meses de tu luz…

chavez lluvia3

¡Cadena Nacional!

chavistas-de-corazón

Cuando el pueblo le pidió desde un primer momento al comandante Chávez que ordenara la transmisión en cadena nacional de los eventos a los que éste asistía, pedía de manera simple y espontánea justicia social en su más correcta, profunda y sentida acepción.

El empeño de los medios de comunicación en secuestrar los más preciados derechos individuales de la población, como las libertades de expresión y de información, para ponerlos siempre al servicio de los particulares intereses de los propietarios de esos medios, fue a través del tiempo un elemento generador de exclusión y de discriminación social por antonomasia.

La naturaleza profundamente antidemocrática de su origen, el hecho de no surgir esos medios de la voluntad popular sino del poder adquisitivo de sus propietarios, determina el carácter opuesto de sus necesidades a las de las grandes mayorías, que sólo acceden a ese prodigioso avance del conocimiento humano cuando mucho en la escasa condición de desamparado espectador.

El grito “¡Cadena… cadena!” en los eventos de la revolución representa un cambio significativo en nuestra sociedad, porque expresa la conciencia del pueblo acerca de esa conquista que el comandante Chávez nos trajo con su idea de la participación y el protagonismo que consagra la Constitución bolivariana. Un paso apenas en la búsqueda del logro supremo de la democratización de ese activo tan valioso hoy en día para la humanidad que es el espectro radioeléctrico, cuyo propietario es precisamente ese pueblo ancestralmente excluido de las amplias posibilidades que ese gran avance ofrece.

El ataque permanente de la derecha, en particular de su candidato errante, contra las cadenas de radio y televisión usadas por la revolución bolivariana para hacer visibles los logros del Gobierno en esa justicia social que tanto ha reclamado el pueblo, deja ver su desprecio por el verdadero derecho a la información y al libre usufructo de ese bien colectivo que deben ser los medios. Pero, muy fundamentalmente, evidencian su miedo a que la verdad se imponga sobre la perversa manipulación y distorsión de la realidad con la que se inunda a la sociedad desde esos laboratorios de alienación y de mentiras.

Habrá que decir “¡Las cadenas son del pueblo, no de la burguesía!“.

Democracia, encanto y burguesía

democracia socialista

Una de las más portentosas escenas del cine surrealista de todos los tiempos, en “El discreto encanto de la burguesía“, muestra el desesperado intercambio de palabras entre una angustiada pareja de la clase media parisina y el jefe de la policía al que le denuncian la desaparición de su pequeña hija de apenas diez años de edad, quien según sus padres se habría extraviado cuando se encontraba en el colegio recibiendo sus clases regulares.

A medida que transcurre la larga escena, los personajes exploran los más diversos y descabellados escenarios en la búsqueda de una solución al problema de la niña desaparecida, interrumpidos solamente por las intervenciones de la muchachita en cuestión quien en todo momento estuvo presente en la reunión advirtiéndoles que no estaba desaparecida y que nunca lo estuvo, solo que, de tan preocupados que estaban todos por encontrarla, nadie la tomaba en cuenta y más bien la mandaban a callar de manera persistente.

Exactamente igual de absurdo a la tragedia que experimenta la burguesía criolla buscando desesperada hasta por debajo de las piedras una democracia que segundo a segundo se construye y se extiende a lo largo y ancho del territorio nacional, impactando desde hace más de una década a todos y cada uno de los venezolanos sin excepción, incluidos los urticantes seguidores de esa atolondrada burguesía, que por incauta y por inculta es la única en no percatarse de que en definitiva anda buscando lo que no se le ha perdido.

Venezuela está dando lecciones al mundo entero en materia electoral, no solo en términos de los avances tecnológicos que aseguran la idoneidad, transparencia y confiabilidad del sistema, sino en función del alcance y profundización de la cultura democrática que hoy es realidad en el país, con lo cual el venezolano de a pie se apodera de uno de los activos más preciados para los pueblos democráticos del mundo como lo es el derecho al libre ejercicio de la política.

La elección de este domingo es uno de los eventos cívicos más importante de nuestra historia política contemporánea, no tanto por la naturaleza de la decisión que tendremos que tomar, sino también por la significación que tiene la misma en la construcción de ese modelo de sociedad avanzada que todos aspiramos y que tanto nos enseñó nuestro Presidente que debíamos alcanzar.

Sería ya hora de que esa terca y obtusa burguesía criolla aceptara de una buena vez esta maravillosa realidad y se incorporara al curso de esa democracia que los únicos que no ven son precisamente ellos.

Aranguibel en Unión Radio: “Capriles no está tratando de imitar a Chávez, sino diluir las diferencias entre su propuesta y la de Maduro”

el mitin del descaro

Alberto Aranguibel sostiene el lunes 08 de abril de 2013 en entrevista con la periodista Anahí Arizmendi en su programa de Actualidad Unión Radio, que la mimetización de Capriles tratando de aparecer como chavista no tiene el propósito de venderse como el sucesor del Comandante para obtener los votos del chavismo, sino diluir las diferencias entre los modelos antagónicos que representan los dos candidatos, él como candidato del capitalismo y Maduro como candidato de la Revolución, con la finalidad de motivar en el elector la aspiración de cambio propia del modelo democrático burgués. Lo que busca esa estrategia es que el elector llegue a la conclusión de que “Si lo que dice Capriles es lo mismo que lo que dice Maduro, entonces déjame probar con lo nuevo”.

Oiga aquí la entrevista completa:

La nueva Venezuela necesita de una nueva comunicación

comunic popular
Aram Aharonian (ALAI AMLATINA, 23/01/2013)

Venezuela asiste a la consolidación de una nueva identidad política, el chavismo, que trata de definir desde sus consensos internos hasta sus diferencias con los adversarios, y a construir un nuevo relato de país, la nueva narrativa de identificación popular –superando definitivamente el del puntofijismo- y señas identificatorias propias.

Las nuevas realidades imponen nuevas estrategias y tácticas y también políticas que mantengan unido el cuerpo social, habida cuenta del fracaso sistemático de la (falta de) política comunicacional. Hay que repensar, desde el chavismo, la forma de información y de comunicación.

El riesgo de desaparición física (o de accionar político directo de Chávez) parece ser oportunidad para abordar desde el chavismo el postergado debate de articular un liderazgo más colectivo donde diversas figuras compartan la vocería mediática. Y para definir una política informativa, teniendo en cuenta que, entre otras herramientas comunicacionales, seguramente llegue a su fin el Aló Presidente.

La nueva etapa comenzó el 8 de diciembre, cuando Hugo Chávez presentó –según palabras del sociólogo Javier Biardeau– su “testamento político”, y cambió la política comunicacional oficial y el manejo sobre la salud del Presidente.

Pero, ¿y la oposición? Hasta ahora, la mayoría de los medios de comunicación comerciales han manejado con un alto grado de irresponsabilidad y perversión la salud de Chávez y la situación institucional del país.

Pese a que las nueva realidad del país impone nuevas estrategias y tácticas, nuevos lenguajes y protagonistas, en el futuro previsible los medios privados prolongarán seguramente sus políticas, sus posiciones, su escogencia de temas y de tratamientos, comportándose como actores políticos y actores con intereses financieros. Son corporaciones mediáticas, no les interesa la sociedad, la realidad y mucho menos la verdad.

Los acontecimientos que se sucedieron en los primeros días de enero parecen haber consolidado tanto el chavismo -por un lado- como la espiral de odio y violencia que se ha apoderado de la oposición, sobre todo en la mayoría de los medios privados, que han mantenido desde el 2001 mensajes y códigos invariables que intentan suplantar a los partidos por los propios medios, y en que éstos asuman paulatinamente los poderes del Estado.

Como difusores de los puntos de vista de propietarios y anunciantes, es improbable que los medios privados modifiquen su mensaje mientras los gremios patronales no cambien su política, es decir, sus intereses, que apuntan al control total del Estado a través de sus circuitos comunicacionales o de políticos manejados por éstos, señala Luis Britto García.

¿Cómo informarán los medios privados de los planteamientos institucionalistas surgidos desde algunos de los principales voceros de la oposición? ¿Los invisibilizarán?

El reordenamiento político

En Venezuela se ha venido produciendo una reordenación del campo político en torno a la figura del presidente Hugo Chávez, superando la conexión directa y la identificación cuasi religiosa entre el líder y buena parte del pueblo.

Muchos siguen declamando sobre el carácter religioso del liderazgo de Chávez y el endiosamiento por parte de sus seguidores, pero muy poco se ha dicho sobre ese extraño fenómeno psicológico de sus detractores que lo ha convertido en el propio Mefistófeles, explicación “científica” de todas las calamidades del país y responsable de todos los vicios de nuestra política, señala el opositor Leopoldo Puchi.

La grave enfermedad crea ansiedad y desequilibrios en el cuerpo social, más aún si se trata de un liderazgo que ha removido las aguas del conflicto social venezolano y en el que se sienten representados vastos sectores populares. La carga emocional, no puede ser ignorada y esta delicada situación política debió y debe manejarse con suma responsabilidad y sensatez por los círculos dirigentes.

Sin embargo, es perturbador que la Conferencia Episcopal abriera el fuego hablando de “una interpretación acomodaticia de la Constitución” y anunciando, como consecuencia, un escenario de violencia. La Iglesia perdió otra oportunidad de jugar un papel de mediación política, como sostén a las instituciones

También hubo apresuramiento desde el oficialismo, hablando de un criterio de continuidad antes de que se expidiera el Tribunal Supremo de Justicia, e, incluso, sembrando dudas sobre la obligatoriedad de convocar a elecciones, en caso de falta absoluta.

Son lamentables expresiones –y campañas- surgidas del antichavismo nacional e internacional, ya que en ningún caso la sentencia puede ser catalogada de “convalidación de una usurpación”, como si la oposición hubiese sido despojada abusivamente de un poder que le perteneciera por derecho. Hasta la OEA sabe que es imposible sustentar que el chavismo sigue en el poder porque ha dado un golpe de Estado: acaba de ganar las elecciones presidenciales del 7 de octubre y las de gobernadores en diciembre.

La derecha regional e internacional aparece con mucha más capacidad de percepción política, más consciente del peligro que supone Chávez, el chavismo y la actual Venezuela. El uso sistemático del «latifundio mediático» a su servicio para desprestigiar a Venezuela es el mejor exponente.

En la última década se han producido hechos relevantes, Seguir leyendo “La nueva Venezuela necesita de una nueva comunicación”

Aranguibel en Canal I: “La oposición va a terminar una vez más haciendo güarimbas en vez de propuestas al país.”

Alberto Aranguibel sostiene en entrevista con Juan Fco del Corral, en el programa “I Algo +”, transmitido por el Canal I el 07 de enero de 2013, que la oposición no está articulando en modo alguno una propuesta de país, como ha sido su comportamiento recurrente desde hace más de 14 años de ejercicio antichavista, sino que muy probablemente “va a terminar haciendo güarimbas, porque es lo que sabe hacer a falta de discurso político de altura”. De la misma manera rebate la torcida lectura que hace de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela el abogado Raúl Arrieta, refiriéndose al acto de juramentación presidencial contemplada en la misma para el 10 de enero.

Imagen

2013: la nueva era

20130104-054943 p.m..jpg

De nuevo aparece Venezuela figurando entre los países cuya población, mayoritariamente, se declara feliz. Esta vez la revelación la hace la prestigiosa empresa norteamericana de investigación de opinión Gallup. Varios organismos internacionales de reconocida solvencia y confiabilidad han dicho lo mismo. Como la Universidad de Columbia, entre otros.

El Sistema Nacional de Orquestas Juveniles ha permitido proyectar hacia el mundo sobre cuáles pilares se asienta esa felicidad. Un ser humano atendido íntegramente desde su más temprana edad es el cambio de paradigma que hasta ahora no conoce el mundo capitalista, porque su premisa filosófica fundamental es aquella que ubica al hombre en el plano del instrumento orientado a la producción de bienes transables y nada más. Cuando el hombre deja de ser útil a la empresa, aún siendo hijo, padre, hermano o simple amigo de sus semejantes, carece de interés para la sociedad y es desechado bajo el estigma de “menesteroso”, de “carga social” o de “problema”.

La condición saludable e íntegramente formada del individuo, objeto de inclusión social en todos sus aspectos, es algo que interesa solamente a un Estado revolucionario, cuyo propósito sea precisamente la instauración de un modelo de justicia social, con base en el respeto a esa necesidad del vivir bien que Chávez nos propone como meta superior del proyecto bolivariano.

Alcanzarlo no es tarea fácil, sobre todo cuando se deben sortear los obstáculos que opone una derecha obtusa y mezquina como la venezolana, que carente de racionalidad culpa a los demás, en particular al comandante Chávez, de sus desatinos y torpezas recurrentes, traducidos en constantes fracasos electorales que jamás terminan por reconocer como el producto de su proverbial incapacidad para conectarse con el pueblo.

Pese a ello, el país avanza indetenible hacia su mejor porvenir. Exactamente el que Chávez ofreció y que él ha construido con tesón inédito en la historia. Por eso nuestro país es feliz. Porque nuestro pueblo sabe que Venezuela entró en una era de crecimiento sostenido e irreversible, al ritmo de sus aspiraciones y anhelos.

Una nueva era que empezó hace 14 años y que seguirá avanzando con el respaldo de los hombres y mujeres de bien de esta noble tierra.

Aranguibel en VTV: “El triunfo de Capriles en Miranda es lo más parecido a una derrota”

Alberto Aranguibel, entrevistado por Ronald Muñoz en el programa “Cara a Cara”, transmitido el 17 de Diciembre de 2012 por Venezolana de Televisión, sostiene que lo que la oposición denomina “triunfo” en las elecciones regionales, el pasado domingo 16, es en verdad “lo más parecido a una derrota” dadas las características del deplorable resultado electoral de la MUD y el avance del socialismo no sólo en todo el país sino en particular en Miranda, donde la Revolución arrasó en 15 de los 21 municipios que lo constituyen, con lo cual la derecha queda ahora virtualmente confinada a los pocos espacios de las clases oligarcas de la sociedad.

Aranguibel en RNV ACTIVA:”Hay que estar atentos porque el debate comprende también muchos riesgos”

Alberto Aranguibel alerta este martes 13 de noviembre de 2012 en RNV ACTIVA acerca de la discusión del Plan Nacional Socialista, sobre los riesgos que siempre comporta en debate político, porque en la anarquía que puede desatarse quienes tienen la posibilidad de salir beneficiados son los poderosos de siempre, que como producto de esa crisis terminan imponiendo la fuerza del capital por sobre las aspiraciones de los pueblos.

Oiga aquí la entrevista:

[audio http://ia600709.us.archive.org/29/items/AranguibelEnRnvActivahayQueEstarAtentosPorqueElDebateComprende_577/RnvActiva131112.mp3]

Capriles: ¿ganador o truhán?

El candidato de la burguesía no hace caso. Chávez le dijo que hablara claro y lo que hace es enredar más lo que probablemente pase a la historia como la más chambona y rocambolesca campaña que jamás haya llevado a cabo sector político alguno.

En vez de hablar con franqueza y de manera abierta sobre su verdadera concepción de lo que debe ser el modelo de sociedad que le propone al país, escoge los caminos más entreverados y contradictorios para articular el pobrísimo discurso de eslóganes con que pretende seducir a la gente.

Como vivo exponente de la generación Pepsi, su discurso no es más que un repetitivo catálogo de gritos destemplados construido a base de frases publicitarias, hilvanadas en un casi demencial disco rayado de ofertas sin sustanciación o desarrollo ni siquiera medianamente lógico, en el cual la gente pueda encontrar al menos un atisbo de viabilidad o factibilidad a tanta fábula vertida en los escasos cinco minutos que en promedio habla el deplorable candidato de la derecha.

En medio de la farragosa perorata populista, le ha dado por decir ahora, en tono de sentencia divina, que él jamás le ha quitado nada a nadie y que nunca ha perdido una elección. Y el rebaño escuálido, dócil y sumiso como es, resplandece de felicidad infinita como quien ve la luz al final del túnel de la muerte.

Pero resulta que Capriles jamás ha ganado nada. Todo lo que ha logrado en política lo ha usurpado o lo ha obtenido de manera fraudulenta o inconstitucional. Como aquello de fundar su partido con dinero robado a la nación.

Arribar al Parlamento nacional como llegó él a finales del siglo pasado, como el insigne desconocido que era, sólo era posible como producto de las perversas componendas financieras de los carteles políticos del puntofijismo.

De resto, todo lo que ha experimentado él es la fortuna de postularse siempre en escenarios que reúnen a lo más granado del antichavismo visceral, que en esos reductos opositores vota siempre contra Chávez sin importar siquiera quién es el candidato ni su catadura moral o la carencia de ella.

Capriles no ha ganado; se ha beneficiado con la fuerza amor-odio que desata el inmenso liderazgo de Chávez.

Pero el 7-O será distinto. Perderá abrumadoramente porque esta vez le toca medirse de manera frontal con ese gigante.