Predicciones del año pasado

– Publicado en Últimas Noticias el 03 de enero de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

No se deja de ser millonario quien no compra la lotería. Lo que deja es de creer que va a ser millonario. La única certeza del juego de azar no es otra que la ansiedad auto inducida a la que se somete en un momento determinado la gente que, ante su propia incompetencia para resolver sus problemas, decide entregar al destino la carga de esa responsabilidad. Un simple proceso de evasión, sujeto siempre al imprevisible capricho del destino.

Los charlatanes, como se les conoció a toda clase de timadores, vendedores de elixires, prestidigitadores y videntes de plazoletas, fundaron su arte milenario precisamente en esa propensión del ser humano a buscar en las profecías y en las anunciaciones, que igual desde siempre ofrecieron las religiones y las sectas de todo tipo como sanación de todos los males, el remedio a su desesperanza.

La mayor ansiedad desatada masivamente en una sociedad fue la que se produjo entre la oposición a la hora del fallecimiento del Comandante Chávez, cuando sus líderes, sus medios y sus astrólogos les dijeron que había llegado la hora del triunfo tan largamente anhelado por ellos. Les aseguraron a diestra y siniestra la llegada de una nueva vida como si de la salvación eterna se tratara y les llenaron el alma con la ilusión de quien cuenta pollos antes de que nazcan los huevos.

Desde sus distintos frentes de batalla para crear esa narcotizante fascinación, les hicieron todo tipo de predicciones triunfalistas en las que anunciaban justicias divinas, nuevos amaneceres, llegadas de gladiadores portentosos que renacerían la vida. Pero no les advirtieron jamás acerca de las muertes que esos guerreros ocasionarían, ni de la justicia verdadera, ni la cárcel que por su criminalidad les tocaría.

Por eso el llamado a la violencia desatada el 2014 con frialdad y crueldad nunca vistas pudo tener un hálito de credibilidad entre los incautos que, embaucados una vez más por sus charlatanes de siempre, vieron cumplirse ahí la profecía del “Chávez vete ya” por el que tanto han padecido y por el que tanto han fracasado. Una “salida” tan segura como la del que juega lotería.

Ahora les dicen que el 2015 será el año de la derrota del chavismo. Que ahora sí cae Maduro. La misma predicción del año pasado. Y los muy ingenuos vuelven a creérsela.

@SoyAranguibel

Imbecilidad militante

fascistas agreden 2

Publicado en Últimas Noticias el 08 / 02 / 2014

El bloqueo del los Estados Unidos contra Cuba no es solo un asunto de simple arbitrariedad, ejercida de manera antojadiza por un imperio prepotente para imponer sobre las naciones pobres un particular modelo de sociedad cuyo principio fundamental es que solo habrá democracia donde no exista ninguna otra expresión ideológica que no sea el capitalismo.

La idea según la cual no hay democracia en aquellas naciones donde no se permita la difusión irrestricta de los medios de comunicación privados, persigue colocar a los pueblos contra cualquier tipo de regulación a la televisión y la radio, porque es a través del mensaje alienante y transculturizador del contenido mediático como se derriban hoy las barreras de soberanía e independencia de las naciones que luchan por la igualdad y la justicia social en el mundo, para someterlas bajo el yugo del consumismo que fortalece y perpetua el modelo de dominación burguesa que ha generado el hambre y la miseria a lo largo de la historia y que ha enriquecido a esas potencias imperialistas.

La pobreza en Cuba es producto del criminal cerco económico que durante más de medio siglo ha impuesto los EEUU contra la isla, con lo cual el desarrollo de un sistema diverso de medios de comunicación, así como las dificultades de la población para acceder a servicios como Internet, se hace casi imposible. Pero el mismo causante de esas limitaciones las presenta como producto del comunismo.

El bloqueo cumple pues una función fundamentalmente propagandística, cuya finalidad es hacer creer al mundo que la pobreza es producto de la aspiración de los pueblos a su autodeterminación, a la vez de instaurar en el imaginario colectivo el temor al supremo poderío de una nación dispuesta a acabar con el mundo si no se acatan de manera absoluta sus designios.

Solo que ese cuento de terror ya no le mete miedo a nadie. Las naciones del mundo se han rebelado progresivamente contra la arbitrariedad de una potencia que ya no es tal, como lo demuestra el amplio respaldo ofrecido al gobierno cubano por todos los miembros de la CELAC, UNASUR, el ALBA, PETROCARIBE, y por organismos como la OEA; la Unión Europea y hasta la mismísima ONU.

Los únicos que repudian a Cuba hoy en el mundo son los fascistas de la oposición venezolana… ¡Están claritos!

Ilusiones perpetuas

movimiento perpetuoPublicado en Últimas Noticias el 30 / 11 / 2013

Desde mucho antes de la Edad Media, el ser humano ha procurado cada vez con mayor ansiedad la solución al insalvable reto de la invención de la máquina del movimiento perpetuo. Se dice que tanto han buscado los más tercos científicos de la historia resolver el tan inexpugnable proyecto, que en la oficina de patentes de la ciudad de París (una de las dos más importantes del mundo) habrían colocado en alguna oportunidad un cartel sobre la puerta de entrada que rezaba “Si viene Ud. con el invento de la máquina del movimiento perpetuo, por favor devuélvase y no nos haga perder tiempo… Aquí estamos trabajando”.

Son infinitos los anhelos del ser humano que perduran a través del tiempo muy a pesar de las desalentadoras constataciones de inviabilidad que la mayoría de esas ilusiones cargan sobre sí. Como por ejemplo la de la fuente de la eterna juventud, quizás la más recurrida de cuantas se han dado en el imaginario universal a lo largo de la historia. O la de la resurrección de la carne, prima hermana de la anterior, reivindicada como propuesta no sólo por el cristianismo sino por los antiguos egipcios, creadores del concepto del ceremonial fúnebre más ampuloso y arrogante jamás concebido, cuyo propósito no era otro que el de la preparación para el retorno a la vida terrenal luego de un breve paso por el inframundo después de la muerte.

Ilusiones signadas desde siempre por la naturaleza religiosa que les daba lugar, hasta que apareció la avaricia. Y con ella, el olvido de la posteridad y el empeño de unos cuantos por hacerse de cada vez mayores fortunas sin importar las penurias que causasen al prójimo con su voracidad.

En Venezuela, ese enfermizo empeño de la derecha por hacerse del poder para usarlo en beneficio de los ricos, tiene su origen en la vana ilusión de reinstaurar el neoliberalismo en el país. Por lo que aparecen siempre defendiendo las inmorales causas de criminales, farsantes y estafadores de toda pelambre.

De ahí su necia insistencia en ilusionar a sus seguidores con inventos cada vez más improbables. Como eso de que el Gobierno ya va a caer, como les dicen desde hace una década, o que en la próxima elección (cualquiera) van a resultar triunfantes, como también les juran.

Igual que aquellos inefables inventores de la máquina del movimiento perpetuo.