Liberen wifi

– Publicado en Últimas Noticias el sábado 25 de abril de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

En La tragedia de Ricardo III, que relata las vicisitudes del último rey de la dinastía Plantagenet, Shakespeare coloca en boca del desesperado monarca durante la batalla de Bosworth en la cual Ricardo terminaría muerto en combate, el grito “¡Un caballo, un caballo!… Mi reino por un caballo!” dando a entender lo angustiante que debe haber sido la insalvable y difícil batalla en la que acabó su vida, más o menos por los mismos años en que Colón arribaba por primera vez a suelo americano.

En la vida real, luego del pavoroso trepidar de la tierra que llenó de dolor y angustia a la población caraqueña de principios del siglo XIX, el joven independentista y futuro Libertador de América, Simón Bolívar, reacciona contra la infamia de la cúpula eclesiástica que pretendía sacar provecho de la adversidad y proclama enérgico “¡Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca!”, con la cual se definiría de manera indiscutible el carácter gallardo del que conduciría al pueblo hacia su libertad.

Poco después, en 1815, el Emperador Bonaparte regresaba de su exilio en la isla Elba sorprendiendo al mundo entero con su audacia al enfrentar al ejército del rey Luis XVIII con apenas su escolta privada. A la hora de su detención, llevada a cabo por una avanzada del ejército francés, les dice desabotonando furioso su camisa: “¡No permitiré que mis soldados derramen su sangre sin motivo. Si alguno de vosotros aún está dispuesto a disparar a su Emperador, aquí lo tenéis!”

Más o menos en los mismos términos en los que el Che Guevara se enfrentó a la muerte cuando el asesino que lo ejecutó cobardemente se le presentó a su celda: “Apunte bien y dispare. Va usted a matar a un hombre”, le dijo, a sabiendas del infausto final que le esperaba.

Aquí las turbas antichavistas, en vez de valerosas arengas, lo que piden a gritos en medio de las refriegas incendiarias que desatan contra la paz del país, es que “¡Liberen wi-fi!”.

Una absurda forma de lucha que deja en manos del tuiter las posibilidades de triunfo, solo evidencia, además de un gran ridículo, la fragilidad y la insensatez de ese lamentable proyecto.

Más aún si se considera que la revolución, esa supuesta dictadura contra la que dicen pelear, ha llenado el país de puntos wi-fi totalmente libres y sin costo alguno.

Solo para Amargados

escuálida llorando

¿Y si amanece y el patrón sigue al mando, quiero decir… si despiertas? 

¿Y si después de tanto pesar llega el sosiego, de tanto escozor llega el reposo, de tanta tremolina la calma? 

¿Cómo harás con el carnaval que no viviste? 

¿Qué le dirás a tu niño que encontró el disfraz que le habías comprado para el desfile? 

A tu vecino que atormentaste y al otro que aborreciste… ¿Qué les dirás? 

Y si llega Abril santo y Mayo perfumado… ¿Te veré en la procesion?

¿Comprarás el regalo para el día de la madre? 

¡Ah!… ¿Y qué de Agosto?… ¿Te irás de Vacaciones? 

Y si ellos volvieran a convidarte… ¿Serás capaz de pensar por ti esa vez? 

Fredy Salazar 
Pdvsa – Pto La Cruz 

Las cuentas de la oposición

borges y las cuentas

LAS MATEMÁTICAS NO MIENTEN

¿Qué significa 100%?

¿Qué es dar MÁS del 100%?
¿Alguna vez te has preguntado qué quieren decir esas personas que dicen dar MÁS del 100%?

¿Qué quiere decir eso?
¿De qué está compuesto el 100%?
A continuación una simple fórmula matemática que puede ayudar a responder a estas preguntas. Para ello vamos a utilizar la siguiente tabla que le da un equivalente numérico a cada una de las letras de nuestro alfabeto. ¿OK?

A = 1
B = 2
C = 3
D = 4
E = 5
F = 6
G = 7
H = 8
I = 9
J = 10
K = 11
L = 12
M = 13
N = 14
Ñ = 15
O = 16
P = 17
Q = 18
R = 19
S = 20
T = 21
U = 22
V = 23
W = 24
X = 25
Y = 26
Z = 27

Entonces podemos deducir lo siguiente sobre algunas actitudes o acciones utilizadas comúnmente en las actividades laborales:

T-R-A-B-A-J-A-R
21+19+1+2+1+10+1+19 = 74%

S-A-B-I-D-U-R-I-A
20+1+2+9+4+22+19+1 = 78%

D-E-C-I-S-I-O-N
4+5+3+9+20+9+16+14= 80%

I-N-I-C-I-A-T-I-V-A
9+14+9+3+9+1+21+9+23+1= 99%

D-E-S-E-M-P-E-Ñ-O
4+5+20+5+13+17+5+15+16 = 100%

Y veamos ahora, entonces, los que dan más del 100%:

L-A-M-E-C-U-L-O-S
12+1+13+5+3+22+12+16+20 = 104%

I-N-Ú-T-I-L-E-S
9+14+22+21+9+12+5+20 = 112%

M-E-N-T-I-R-O-S-O-S
13+5+14+21+9+19+16+20+16+20 = 153%

C-O-R-R-U-P-T-O-S-
3+16+19+19+22+17+21+16+20=153%

S-I-N-V-E-R-G-Ü-E-N-Z-A-S
20+9+14+5+19+7+22+5+14+27+1+20 = 163%

Definitivamente, las matemáticas no mienten. Lo demuestran las cuentas de la oposición venezolana.

El fin del mundo

 

seguidores capriles lloran

La profecía Maya que advierte que será hoy la fecha final de la existencia sobre el planeta, sugiriendo incluso la desintegración de la tierra y del universo mismo bajo una llamarada infernal de dimensiones bíblicas inexorables, es clara e inequívoca; el más gigantesco cataclismo imaginado jamás por el ser humano arrasará en algún momento de aquí a la medianoche hasta con la más recóndita e infinitesimal partícula material de toda galaxia conocida, en apenas cosa de segundos.

La ancestral predicción fundamenta su carácter infalible en los sorprendentes e innegables avances de esa civilización en todos los ámbitos del conocimiento. Es simplemente inconcebible que la cultura más precisa de su tiempo en todas las categorías científicas, todavía no superada por la ciencia moderna en muchos aspectos, haya podido cometer un error de cálculo en un asunto tan sencillo como debe haber sido para ellos el tema del fin del mundo.

No hay poder humano sobre la tierra ni potencia supranacional alguna, por muy imperialista que se considere, capaz de alterar el designio de la importante civilización indoamericana. Mucho menos en el escaso lapso de tiempo que nos queda en estas pocas horas hasta la consumación definitiva del exterminio previsto.

Ahora bien; si después de todo las cosas en el planeta siguen su curso y en nuestro continente, así como en el resto del mundo, se sigue realizando el prodigioso acontecimiento de la vida, con sus padecimientos y sus alegrías, sus problemas y sus logros, como hasta ahora ha sido el ritmo de la historia, entonces habrá que terminar por concluir tajantes que los Mayas eran escuálidos.

Porque no se puede ser tan irresponsable asegurando fallidamente la inexorabilidad de un acontecimiento tan delicado y tan sensible para la gente como lo es el fin del mundo, si no eres un opositor consumado e inequívoco, habituados como son a la práctica de la estafa prediccional sobre todo tipo de evento, como las elecciones y sus mayorías por ejemplo.

Lo otro es que los Mayas no hayan hablado jamás del fin del mundo sino de la MUD, cuya extinción sí se cumplió ya el pasado domingo 16, y que solamente se hayan equivocado por unos cuantos días. De ser así, debieran merecer todo nuestro respeto por tan deslumbrante exactitud.