Todo se les derrumbó

– Publicado en Últimas Noticias el sábado 23 de mayo de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

¿Cómo puede ser un triunfo que en una elección primaria llevada a cabo en un país en el que la población electoral crece año tras año se obtengan cinco veces menos votos que en el anterior proceso de exactamente las mismas características?

En la mal llamada MUD, o lo que pueda quedar de ella por ahí, se empeñan en hacerle creer al mundo que han obtenido el mayor de los logros electorales, cuando su Secretario Ejecutivo anuncia a viva voz frente a las cámaras que en tres años no alcanzaron ni siquiera a duplicar su propia votación.

Uno no entiende si es un sarcasmo de postrimerías o una reacción nerviosa vulgar y silvestre.

Pero, cuando se examina en detalle, la barbaridad es inconmensurable. Decir que se ha duplicado la votación cuando se presenta como cifra referencial la cantidad de trescientos dieciséis mil electores que habrían sufragado en las primarias de 2012, echa por tierra toda aquella alharaca por los supuestos dos millones novecientos mil que en un primer momento anunciaron hace tres años en una rueda de prensa similar a la de esta semana. Y que fueron los que nunca permitieron que se constataran con su rabiosa quema de cuadernos electorales de entonces, con la que violentaron incluso una decisión en contrario del máximo tribunal del país.

Ahora resulta que, tal como se supuso desde múltiples apreciaciones basadas en la innegable falta de afluencia a las mesas electorales que el país pudo percibir durante toda aquella jornada de hace tres años, nunca hubo tales dos millones. Exactamente igual a la ensordecedora falta de afluencia electoral que resonó a lo largo y ancho de las poquísimas mesas que en esta ocasión activaron. Y los muy cínicos se regodean en su burdo intento de engaño nacional como si de una morisqueta colegial se tratara.

Apostaron durante años por la desaparición física del Comandante Chávez porque creyeron que su ausencia daría rienda suelta a un torbellino de deserciones del chavismo hacia la MUD y lo que estamos viendo es el descalabro más grande en la historia de las organizaciones políticas en el país.

Como en la vieja canción, parece que efectivamente todo se les derrumbó dentro de ellos, solo que no lo aceptan.

Son tan mentirosos que, como dijera Enmanuel, “hasta su aliento ya les sabe a hiel”.

@SoyAranguibel

La loca carrera contra el voto

20130301-092036 a.m..jpg

A medida que el PSUV da muestras de su dimensión como partido de masas, no solo movilizando a su militancia de manera efectiva en los eventos del Febrero Rebelde, que en esta oportunidad opera como fastuoso preámbulo para las elecciones municipales de alcaldes y concejales (última en esta fase de la batería de elecciones en las que los venezolanos medirán definitivamente la correlación de las fuerzas políticas nacionales), sino con las cientos de asambleas populares para seleccionar a sus candidatos por la base, como corresponde constitucionalmente a los partidos políticos, la oposición, en vez de apurar la solución del agudo problema de las candidaturas que deberá presentar a esa importante elección, se concentra en un debate bizantino hacia lo interno del antichavismo para tratar de resolver el absurdo asunto de una candidatura presidencial que no está planteada en este momento, con lo cual evidencia que su carrera, como siempre, no es contra el tiempo sino contra el voto.

Aferrada a la enfermedad del Presidente, demuestra que su mayor necesidad es la de acelerar la posibilidad de una elección por la primera magistratura. En primer término porque su interés no ha sido nunca el gobierno local como instancia de poder, sino el control del centro de las decisiones en la administración de los recursos públicos (y muy fundamentalmente de los dineros públicos). Y luego porque el único activo real del que disponía hasta ahora era una candidatura en la que invirtió ya todo lo que disponía en capacidad comunicacional y de construcción de imagen desde hace más de un año, pero que fracasó rotundamente porque evidentemente sus defectos eran mucho mayores que sus escasas virtudes.

En esa loca carrera por tratar de encontrar ahora otra opción que les permita quebrar la tendencia ascendente del chavismo, un crecimiento sustancial como lo prueban las últimas elecciones y lo corroboran los resultados de los más recientes estudios de opinión que reflejan un importante incremento en la valoración de la gestión del gobierno, la oposición se desboca en una discusión extemporánea que solo hace aflorar de nuevo sus inconsistencias y diferencias internas.

Evidentemente no habrá primarias en la oposición.

Otra vez de espaldas al pueblo.