Matar para ganar

– Publicado en Últimas Noticias el 27 de septiembre de 2014 –

barack 2014

Por: Alberto Aranguibel B.

Desde la óptica burguesa en la que se ha desenvuelto siempre, el derecho político ha establecido que “totalitarismo” es aquel sistema en el cual las libertades individuales se supeditan a los intereses del colectivo que a su vez son resumidos en un poderoso Estado que representa al conjunto de la sociedad y que en función de ella decide todo y controla todo.

Cuando esa concepción arbitraria de la democracia es ejercida por los imperios, la ciencia social no hace objeción alguna. El término “totalitario” se adjudica solamente a los gobiernos que surjan de la voluntad popular y que persigan construir su bienestar económico, social y político, bajo la premisa de la independencia y la soberanía. Se oculta así que “totalitarismo” es lo que surge del desespero de las clases pudientes al verse desplazadas por las mayorías depauperadas cuando estas ejercen el poder para labrar la justicia y la igualdad social.

Por eso, el que un emperador abogue frente a una treintena de millonarios por la libertad de unos cuatro o cinco presidiarios del mundo desde un gran salón de festejos en la segunda capital del imperio norteamericano, es algo muy bien visto por las clases con mayor poder económico y político de todo el planeta. De ahí que todos los medios de comunicación coloquen ese gesto demagogo como noticia principal de primera plana.

“Leopoldo López merece estar libre”, dice el cínico emperador, y su voz retumba en el salón como la tromba ensordecedora en que se convierte la voz de los dioses cuando ordenan desde El Olimpo.

Le han puesto preso a un soldado. A un gladiador de sus ejércitos. Y con su necia bravata deja claro que le importan un comino los más de cuarenta y tres muertos que ese miserable terrorista mandó a matar en las calles de Venezuela, con el audaz propósito de asaltar el poder mediante el único mecanismo con el que cree que tiene alguna ventaja sobre la mayoría que no ha aceptado, ni aceptará jamás, su propuesta neoliberal como proyecto de país… la muerte.

Solo un emperador desquiciado como él, que delira de gozo cuando desata el horror de la muerte contra los pueblos a los que acusa de totalitarios para justificar sus genocidios, puede ufanarse de exigir libertad para los criminales.

¡Sí será pendejo ese emperador!

@SoyAranguibel

Anuncios