Chavismo: la insoslayable presencia de lo sobrenatural

Por: Alberto Aranguibel B.

“No me gustan las ciencias ocultas, porque nunca las encuentro”
Pedro Reyes / El rey del absurdo

Apenas conocidos los resultados de las elecciones regionales, el connotado terrorista Freddy Guevara le salió al paso con su proverbial “inteligencia” a las voces que desde la oposición aceptaban los números que la presidenta del Poder Electoral, doctora Tibisay Lucena, presentaba aquella noche como definitivos.

A esa hora, el único que gritaba “¡Fraude!” sin la más mínima prueba de su infundio, como es ya tradicional en la oposición venezolana, era Gerardo Blyde, jefe del Comando de Campaña de la mal llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que agrupa a los inefables líderes del antichavismo en el país.

La recién electa Gobernadora del estado Táchira, jefa máxima de la oposición en esa localidad, vociferaba en su primera declaración frente a la prensa que ella no se había pronunciado antes de ese momento por no poseer evidencia: “Yo reconozco la evidencia que tengo en la mano… Ya tenemos la evidencia; asumimos porque tenemos la evidencia. Y vamos a acompañar todas las denuncias de los Estados donde, a pesar de existir la evidencia (SIC), se haya vulnerado la voluntad el pueblo”, decía en su atribulada declaración, dejando claro que el único lugar donde respetaría los resultados electorales sería sola y exclusivamente aquel donde ella obtuviera el triunfo.

Exactamente los mismos términos usados por el también recién electo Gobernador, pero del Estado Zulia, Juan Pablo Guanipa, quien anunció categórico que se sumará a las impugnaciones de absolutamente todos los procesos electorales, a excepción del que lo favorece a él porque… en su Estado no hubo fraude.

Guevara, cuyo partido no estuvo ni cerca de ganar en ninguna localidad, puso entonces en su cuenta Twitter que “la trampa no está en las actas (las tenemos). La trampa ocurre antes, y es un proceso más sofisticado que requiere auditoría internacional.”

Una idea tan retorcida de ridiculez pura, que me hizo comprender por fin el desespero de los opositores que integran mayoritariamente la mesa en la que me corresponde votar, en el Municipio más opositor del país, cuando saltaron frenéticos para tratar de impedir que yo me tomara la foto que tradicionalmente se toma uno para dejar constancia de su participación en la jornada cívica que representan las elecciones en Venezuela.

La foto (que por supuesto tomé por encima de las berraqueras de los escuálidos que ahí se arremolinaban para obstaculizar mi derecho a hacer lo que absolutamente todo el mundo hace ese mismo día a lo largo y ancho del país) entrañaba para aquellos pobres seres aterrados por el aura diabólica que seguramente veían desprenderse de mi serena humanidad la irrefutable prueba de la perfidia con la que los chavistas alteran los resultados electorales. Por eso tenían que impedir a toda costa que yo me hiciera aquella “peligrosa” selfie.

Votando_1.jpg

No saben cómo, no saben de dónde, no tienen idea de la forma en que el comunismo se multiplica dentro de las máquinas electorales, pero entienden que su deber es acorralar a todo aquel que ellos intuyan como chavista, para frenar mediante cualquier tipo de malabarismo el maléfico artificio de tramposería que ellos, con su más entera convicción, les suponen.

No puede ser sino a través de una triquiñuela muy perversa, dirán para sus adentros, urdida según ellos por la mente cochambrosa de los diabólicos agentes del G-2 cubano, como puede explicarse que en toda elección que se lleve a cabo en el país los números siempre hagan aparecer gente que no existe, gente horrible que ellos jamás han visto en ninguna parte, y desaparezca la que en efecto Dios sí trajo al mundo, con toda seguridad, en forma de sociedad civil. Ningún otro comportamiento humano sobre la tierra es hoy tan arrogante y prepotente.

Deber existir algún prodigio de la lógica cuántica que le permita a la sociedad civil del este del este comprender el absurdo fenómeno de la conversión del voto mayoritario opositor en votos indeseables apenas ingresa a ese pavoroso sistema, que de tantas auditorías que se le hacen ha terminado convertido más en incredulidad del alma que en certeza de los sentidos.

No puede haber tanto “marginal hediondo”, al decir de la señora D’Agostino, ni tanto “malviviente”, al decir de Ramos Allup, ni tanto “negro sudoroso”, al decir de Ocariz, en un mismo territorio. La naturaleza no puede haberse descarrilado tanto como para permitir tan desproporcionada aberración.

Para ellos, tiene que ser obra del demonio. Algún incompresible desequilibrio de lo natural tiene que estar descomponiendo el universo, que la constante más persistente en el sistema electoral venezolano es la de la presencia chavista en cantidades inaceptables para su tan particular capacidad de raciocinio.

Para nada se les pasa por la mente que la imbecilidad de sus líderes cada vez que abren la boca para decir barbaridades o contradecirse de un día para el otro; que cada engaño que les es develado, uno tras otro, día a día; que cada torpeza (como la de prometer “ingeniosos” sistemas para la reutilización de los barriles de petróleo con los que se contabiliza el crudo); que cada ridiculez (entre las miles que acumula ya ese mismo grupito dirigencial), podría tener algo que ver con la desproporción numérica que tanto les alarma.

No se les ocurre ni por casualidad que algo tendría que ver la ineptitud demostrada con sus decenas de convocatorias fallidas a huelgas inexistentes; a trancazos de puro infortunio; barricadas de autosecuestros demenciales; asesinatos de civiles y de funcionarios a mansalva (grabados por cientos de celulares y cámaras que desbordan las calles hoy en día).

Que la feria vendepatria que han montado por el mundo ofreciendo las riquezas del país henchidos de complacencia rastrera, como si de una caja chica de su particular peculio hubiesen brotado, pudiera indignar a uno que otro de sus propios militantes. Incluso a cientos o a miles de ellos.

Que quizás a la gente no le gusta que le liberen los precios a los productos, como clama esa dirigencia en su discurso antichavista cuando habla de “cambiar el modelo”, sino que hasta su propia gente implora por los viejos controles y regulaciones que la derecha se antojó en eliminar con la anarquización de la economía y con la inflación inducida a la que ha jugado por casi un cuarto de siglo para intentar acabar con la Revolución Bolivariana.

Que muy probablemente la gente sepa sacar cuentas y concluya con criterio propio que los culpables de la escases de alimentos y medicinas sean quienes le ruegan permanentemente al mundo el bloqueo económico contra nuestro país.

Exigen reforzamientos de todo el proceso, y reforzamientos del proceso se les conceden. Incluso los más arcaicos métodos de verificación, como el de la marcación con tinta indeleble (hoy totalmente en desuso), han debido incorporarse en algún momento para despejar toda sospecha de vulnerabilidad o posibilidad de alteración de los resultados electorales. Auditorías de constatabilidad y aseguramiento que desbordan infinitamente todo lo científicamente aceptable, antes, durante y después, forman parte integral del sistema. Pero la convicción más absoluta de la oposición es que hay fraude.

Cargan sobre sí la penuria perpetua de lo sobrenatural que no comprenden. Pero que tienen muy claro que hay que desterrar, con su tenaz concurso, de la faz de la tierra y para siempre.

Por eso esta misma semana aprobaron por unanimidad en la Asamblea Nacional un acuerdo en rechazo a los resultados de esa histórica elección de Gobernadores en la cual se desbordaron todos los records de participación para un evento de esa naturaleza en el país.

“¡Hay que cambiar el sistema!”, gritó Guevara en su derecho de palabra, añadiendo tajante: “Las condiciones electorales de este 15 de octubre eran las mismas del 6 de diciembre (del 2015) cuando fuimos electos… ¡Contra eso combatimos!”.

Es decir; solo será perfecto un sistema en el que gane únicamente la oposición. Exactamente igual al del inefable Mariano Rajoy, líder y mentor principalísimo de la oposición venezolana, para quien las elecciones serán válidas y legítimas solo si son para reafirmar a los borbones en el trono. De resto, serán ilegales y como tal debidamente reprimidas por la fuerza pública al servicio del Rey.

Vaya clase de demócratas.

@SoyAranguibel

 

El hombre que calculaba… mal

– Publicado en el Correo del Orinoco el lunes 21 de septiembre de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

Malba Tahan fue el pseudónimo utilizado por un notable carioca de principios del siglo XX, quien como virtuoso profesor de matemáticas escogió el misticismo de los escenarios árabes para explicar como una serie de fascinantes aventuras la complicada ciencia de las álgebras y los números que tanto le apasionaba. Su nombre era Julio César de Mello e Souza. Su libro más famoso “El hombre que calculaba” (1938), quizás uno de los textos sencillos más vendidos a través de la historia.

Por décadas, el pseudónimo fue asumido por el mundo entero como el nombre de un auténtico escritor de fábulas infantiles, para muchos de origen árabe y para otros hasta hindú. Confusión con la cual siempre estuvo complacido el matemático brasileño, autor que llegó a escribir más de 103 libros, de entre los cuales 50 fueron firmados con el pseudónimo Malba Tahan (incluyendo ficción, textos escolares y obras científicas), entre otras razones por el éxito universal que su alter ego llegó a alcanzar conquistando infinidad de premios, la admiración de notables escritores como el mismísimo Jorge Luis Borges, y un total de casi tres millones de ejemplares vendidos a lo largo de su vida.

Beremiz Samir, el personaje central del libro, trascendió como el más ingenioso de cuantos matemáticos hubiese conocido el género humano. Mediante formulaciones de prestidigitación, su aritmética asombraba hasta al más sabio de los mortales aún cuando en realidad tales cálculos no eran sino estafas prodigiosas a las que siempre les sacaba buen provecho. Como aquella de la división de los 35 camellos entre tres hermanos con la cual logró hacerse en un santiamén de dos muy útiles dromedarios para sus extenuantes travesías.

Quizás fundados en su deslumbrante ejemplo cada vez existen más Beremices en la vida real, que dada la circunstancia específica no dudan ni un instante en presentarse como rectores de las cuantificaciones numerológicas para resolver todo género de disfunciones sobre la tierra y alcanzar a la vez una posición social cada vez más envidiable a punta de embaucar a la gente con sus estafadoras elucubraciones algebraicas.

Probablemente de ahí surgen los llamados porcentualistas, que todo lo refieren en términos de porcentajes con una propiedad legislativa y de exactitud que ni los relojes alimentados con energía atómica. Una conversación con un porcentualista, esa pandemia pseudo estadística que invadió al mundo con la llegada de la calculadora de bolsillo, no saldrá jamás del terreno de las proporciones arbitrarias como: “El ochenta por ciento de la juventud padece de…” ó “El treinta y tres por ciento de las amas de casa opinan…”, irresponsablemente calculadas pero presentadas siempre bajo el signo de la rigurosidad científica.

Con base en eso, hoy puede decirse sin temor a equivocarse que “un alto porcentaje” de la sociedad es porcentualista. Otro es calculador. Y otro no menos elevado es, con toda seguridad, estafador.

Felipe González Márquez, ex presidente del gobierno español, es las tres cosas.

En su última declaración a la prensa se ha atrevido a sostener una infamia que nadie, ni siquiera en el ámbito del fascismo más recalcitrante, se ha atrevido. Que la dictadura de Pinochet fue más respetuosa de los Derechos Humanos que el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Lo cual hace a partir de su desacuerdo personal con la sentencia dictada soberanamente y plenamente ajustada a derecho por un Tribunal de la República Bolivariana de Venezuela contra un terrorista.

Cualquier porcentaje que le haya asignado González al más cruel genocida que recuerde Latinoamérica en toda su historia de brutales dictaduras neoliberales, presentándolo como respetuoso de los Derechos Humanos en alguna medida, por muy escasa que fuera, es la más insolente ofensa que pueda hacerse ya no solo contra un continente, sino contra el mundo civilizado.

González lo hace porque, además de miserable y ruin, es muy calculador.

Él apuesta a la desmemoria de los pueblos, porque desde la óptica oligarca que él representa, los pueblos son lerdos, sumisos y descerebrados. Fue así como él entendió que era el pueblo español cuando lo eligió por trece años como presidente. Ningún otro político español se ha mantenido tanto tiempo en ese cargo.

Pero no fue por sus dotes como político que el pueblo lo eligió por tanto tiempo, sino por estafador. Porque supo engañar a los españoles, traumatizados como estaban todavía por aquel entonces con la terrible secuela de muerte y destrucción que sembró en la tierra de Cervantes, de Lorca y de Hernández, el criminal de Francisco Franco cuyo sanguinario saldo Felipe pactó esconder hasta que murieran los sobrevivientes del holocausto español que él mismo cohonestó con su silencio.

La revelación de tan inmunda inmoralidad la cuenta el propio González en el libro de Juan Luis Cebrián “El futuro no es lo que era”, según se recoge en un artículo de Luis Diez, publicado en el portal Cuarto Poder, en el que dice: “…el general Manuel Gutiérrez Mellado le pidió (a González) que esperase a que los de su generación se murieran para abrir el debate de lo que supuso la Guerra Civil. Gobernaba todavía Adolfo Suárez. Y González cumplió tan bien su palabra que hasta el día de hoy –40 años después de la desaparición del dictador–, no se ha podido conocer esta faceta de la represión franquista.”

En ese mismo libro, González hace gala de un morbo fascista sin precedentes, amén de un asqueroso cinismo pitiyanqui, con una aseveración tan inmoral (o tal vez más inmoral) que la que hace la semana pasada junto a la esposa del terrorista Leopoldo López, cuando afirma que “Europa, especialmente, pero también Japón, tiene una deuda de gratitud con los Estados Unidos, que han mostrado su solidaridad con las democracias en las dos grandes guerras mundiales, que no provocaron ellos. Esta deuda lleva a los europeos a solidarizarse con el dolor americano y a participar en la respuesta contra los ataques (en Estados Unidos contra las torres del Word Trade Center y el Pentágono en 2001). Es lógico no sólo por agradecimiento, sino porque la amenaza es común.”

Las otras treinta y cinco guerras provocadas por Estados Unidos después de terminada la Segunda Guerra mundial, incluido el lanzamiento de dos bombas atómicas contra poblaciones indefensas en Japón, no le perturban en lo más mínimo al siniestro personaje. Mucho menos los millones de vidas que en conjunto han provocado esas injustas conflagraciones movidas solo por el afán de dominación planetaria del imperio. Según él, ese genocidio debe ser agradecido hasta por los masacrados. Como los sobrevivientes y descendientes de Hiroshima y Nagasaki, por ejemplo, o por los familiares de la cantidad de muertos que su política de exterminio causó en España a lo largo de toda la década de los 80’s mediante las infaustas bandas GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) con los que los Derechos Humanos que hoy dice defender fueron violados de manera sistemática sin ningún miramiento ni compasión.

En su empeño calculador y fraudulento, lanza hoy un porcentaje arbitrario a favor del fascismo pinochetista y en contra de la Revolución Bolivariana porque supone que la verdad del mundo sigue siendo hoy la que los sectores dominantes han construido a su antojo e impuesto a través de la historia como les vino en gana, y que una infamia como esa podría traducirse automáticamente, por su sola palabra, en un triunfo electoral de la derecha el 6 de diciembre en las elecciones parlamentarias venezolanas. Un mal cálculo frente a la conciencia y la dignidad revolucionaria del pueblo venezolano y latinoamericano.

Otra opción es que piense que esa pueda ser una manera muy simpática de coquetearle a una dama a la que le corresponderá ahora asumir la irresponsabilidad de un marido que por golpista va a tener que abandonar el hogar por muchos años.

De calculador y farsante se llega directo a viejo verde.

 

@SoyAranguibel

Todo se les derrumbó

– Publicado en Últimas Noticias el sábado 23 de mayo de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

¿Cómo puede ser un triunfo que en una elección primaria llevada a cabo en un país en el que la población electoral crece año tras año se obtengan cinco veces menos votos que en el anterior proceso de exactamente las mismas características?

En la mal llamada MUD, o lo que pueda quedar de ella por ahí, se empeñan en hacerle creer al mundo que han obtenido el mayor de los logros electorales, cuando su Secretario Ejecutivo anuncia a viva voz frente a las cámaras que en tres años no alcanzaron ni siquiera a duplicar su propia votación.

Uno no entiende si es un sarcasmo de postrimerías o una reacción nerviosa vulgar y silvestre.

Pero, cuando se examina en detalle, la barbaridad es inconmensurable. Decir que se ha duplicado la votación cuando se presenta como cifra referencial la cantidad de trescientos dieciséis mil electores que habrían sufragado en las primarias de 2012, echa por tierra toda aquella alharaca por los supuestos dos millones novecientos mil que en un primer momento anunciaron hace tres años en una rueda de prensa similar a la de esta semana. Y que fueron los que nunca permitieron que se constataran con su rabiosa quema de cuadernos electorales de entonces, con la que violentaron incluso una decisión en contrario del máximo tribunal del país.

Ahora resulta que, tal como se supuso desde múltiples apreciaciones basadas en la innegable falta de afluencia a las mesas electorales que el país pudo percibir durante toda aquella jornada de hace tres años, nunca hubo tales dos millones. Exactamente igual a la ensordecedora falta de afluencia electoral que resonó a lo largo y ancho de las poquísimas mesas que en esta ocasión activaron. Y los muy cínicos se regodean en su burdo intento de engaño nacional como si de una morisqueta colegial se tratara.

Apostaron durante años por la desaparición física del Comandante Chávez porque creyeron que su ausencia daría rienda suelta a un torbellino de deserciones del chavismo hacia la MUD y lo que estamos viendo es el descalabro más grande en la historia de las organizaciones políticas en el país.

Como en la vieja canción, parece que efectivamente todo se les derrumbó dentro de ellos, solo que no lo aceptan.

Son tan mentirosos que, como dijera Enmanuel, “hasta su aliento ya les sabe a hiel”.

@SoyAranguibel

Clorox, o el mito de la eficiencia capitalista

– Publicado en el Correo del Orinoco el 29 de septiembre de 2014 –

Fraudex
Por: Alberto Aranguibel B.

Rara crisis económica esa de la que habla la derecha en Venezuela, en la que los bancos no solo no quiebran sino que crecen exponencialmente, captando cada vez más dinero (proveniente del caudal de circulante que generan las políticas sociales inclusivas puestas en marcha por la revolución desde hace más de una década) y ampliando su red de distribución como nunca antes se había visto en el país. En medio de la vorágine capitalista por captar esa masa monetaria construyendo cada vez más numerosos y descomunales centros comerciales a lo largo y ancho del territorio nacional, los primeros que se instalan ahí son siempre los bancos.

La expansión bancaria se apoya impúdicamente en la matriz catastrofista que el antichavismo se empeña en sostener como discurso, con acciones como el incremento desmedido del límite de crédito de los tarjetahabientes que de la noche a la mañana ven como un anuncio celestial el correo en el que su banco les informa que su línea de crédito ha sido multiplicada hasta por tres y cuatro veces su monto anterior, con lo cual la banca se convierte en cómplice directa de los sectores especuladores que han instaurado en el país la cultura de las compras compulsivas que hoy son las causantes de la mayoría de las colas en abastos y supermercados para la obtención de productos de todo tipo. El hábito que cultiva esa cultura especulativa no es el de comprar lo necesario sino la mayor cantidad de lo que haya. Desde su perspectiva, el ahorro (base de la intermediación financiera que debería desempeñar la banca) es hoy un concepto caduco. El propósito de la banca con esa virosis consumista es hacerse del dinero de los trabajadores para que las políticas salariales revolucionarias se conviertan en sal y agua de la manera más rápida posible. Pero más que eso, es la fórmula de sobrevivencia a la que apela históricamente el capitalismo para intentar sobreponerse a sus propias crisis. La de la socialización de las pérdidas.

En “El Capital” Marx definía a los bancos como “la forma de contabilidad general y de la distribución de los medios de producción”. Es decir, como una herramienta del capitalismo, más no del Estado. Lenín acotaba: “Los datos que muestran el aumento del capital bancario, el aumento del número de oficinas y sucursales de los bancos más importantes y de sus cuentas corrientes, etc., nos muestran en concreto esa “contabilidad general” de toda la clase capitalista y aun no solo capitalista, pues los bancos recogen, aunque sea no más que temporalmente, los ingresos monetarios de todo género, tanto de los más pequeños patronos como de los empleados y de una reducida capa superior de los obreros”.

De modo que cuando se da rienda suelta a las pretensiones de cada vez mayor intervención (que no intermediación) financiera de la banca en la economía, lo que se genera no es mayor desarrollo económico sino mayor acumulación de riqueza en manos de la oligarquía, como sucede principalmente en las naciones capitalistas, evidenciándose de manera palpable como en ningún otro escenario el fenómeno de la división de las atribuciones y responsabilidades entre el Estado y el sector privado en cuanto al funcionamiento y dinámica de la economía.

Al apropiarse por vía del incremento en su actividad financiera del potencial económico de la sociedad, la economía tiende a mermar sus verdaderas posibilidades de desarrollo y expansión, en virtud de la limitada capacidad de maniobra del Estado para la generación de inversiones por sí solo. A eso, precisamente juega el capital privado en la búsqueda del espacio irrestricto para ampliar sus mercados y para asegurar la acumulación de la riqueza para la cual está concebido.

El Comandante Chávez, en su infinita capacidad para visualizar estos fenómenos, avanzó con propuestas como la nacionalización de aquellos bancos que en un momento determinado decidieron enfrentarse al gobierno aduciendo problemas de caja y otras justificaciones en un intento por obligar al Estado a asumir las pérdidas de esas entidades causadas por su ineficiencia y por su abierta indisposición a invertir en el desarrollo económico de un modelo socialista como el que Chávez planteaba. Según la lógica del modelo neoliberal, la banca no solo debe estar al servicio de la acumulación de la riqueza en pocas manos, sino que ella debe realizarse mediante el control del diseño de modelo industrial, empresarial, económico, social y hasta político de la sociedad, a través de su capacidad discrecional para el otorgamiento de créditos. En el capitalismo, es el sector bancario quien decide cuáles áreas de la industria deberán desarrollarse o no de acuerdo a sus políticas crediticias y de inversión. El carácter privado de la institución financiera y no las regulaciones que imponga el Estado, como aducen los voceros del capital, es ahí lo determinante. Las fórmulas de trueque o intercambio ideados por el Comandante para ser puestas en práctica en los Consejos Comunales (ideas ridiculizadas por la derecha hasta más no poder), son apenas una muestra de su profunda preocupación en este sentido.

Comentando ideas de Fidel y de Borón en las Líneas de Chávez, el Comandante decía (refiriéndose a las causas verdaderas de la llamada “crisis perfecta” del capitalismo), “Pero a estas causas estructurales (de la crisis) hay que agregar otras; la acelerada financiarización de la economía, la irresistible tendencia hacia la incursión en operaciones especulativas cada vez más arriesgadas. Descubierta la “fuente de juvencia” del capital gracias al cual el dinero genera más dinero prescindiendo de la valorización que le aporta la explotación de la fuerza de trabajo y, teniendo en cuenta que enormes masas de capital ficticio se pueden lograr en cuestión de días, o semanas a lo máximo, la adicción del capital lo lleva a dejar de lado cualquier escrúpulo”.

Y la crisis de la trasnacional Clorox en Venezuela es una crisis de escrúpulos. El hábito recurrente del capital por apropiarse de manera absoluta de los logros en su productividad, convertidos en utilidades que por su naturaleza privada jamás se reinvierten en desarrollo sino en riqueza para unos pocos (engrosando, como en este caso, economías extranjeras como la norteamericana y no la nacional), y de evadir sus responsabilidades cuando de problemas se trata, para delegar siempre en el Estado la carga de las pérdidas, es el causante de la quiebra ilegal de esa empresa en el país. Ahora, luego de haberle asignado millones de dólares en divisas para que cumpliera con sus obligaciones, el gobierno nacional tiene que salir a asumir las responsabilidades que ella fue incapaz de asumir.

¿Por qué, si el ineficiente es el Estado, el capitalismo no le sirvió para superar sus dificultades? ¿Por qué ningún banco, nacional o extranjero acudió en su auxilio? ¿Por qué no uso en resolver sus problemas los más de veinte millones de dólares que se le otorgaron oportunamente?¿Por qué quiebran a diario miles de empresas en el mundo capitalista dejando en la calle a millones de trabajadores sin haber allá control cambiario, ni mercados paralelos, ni devaluaciones que, como dicen, les impiden trabajar aquí?

Exactamente por la misma razón por la que las líneas aéreas internacionales se han erigido en un cártel usurero que ha encontrado en la exacerbación que se ha dado en el país de esa lógica neoliberal según la cual el Estado debe sufragar el rescate de la ineficiencia del sector privado el más grande negocio de la historia. La misma que llevó a la empresa Polar a desbocarse esta semana publicando un sorpresivo aviso de cierre de operaciones en la producción de harina de maíz, cuando en verdad no existían en modo alguno razones que justificaran tal alarmante anuncio, tal como se lo demostró el gobierno revolucionario en la reunión a la que fueron convocados de inmediato sus directivos. Un vulgar intento de “robo de base”, pues, con una nada sutil intención desestabilizadora.

La fraudulenta quiebra de Clorox en Venezuela evidencia una vez más que el capitalismo no es un buen sistema social sino un mal modelo económico. No solo no genera por sí mismo desarrollo, ni industrial, ni económico, ni social, ni ambiental, en modo alguno, sino que su tendencia es a destruirlo. Por eso el Estado, con apego a Leyes justas concebidas en función del interés nacional, debe regular el desempeño de la empresa privada.

@SoyAranguibel